Inicio » No estamos solos » Entrevistamos a Beth Terry

Entrevistamos a Beth Terry

por Vivir sin plástico
Entrevista a Beth Terry

Si hay alguien puede darnos buenos consejos para evitar es plástico es sin duda Beth Terry. En el año 2007, mientras se recuperaba de una operación quirúrgica, cayó en sus manos un artículo sobre la contaminación plástica en el que venía la foto de un ave muerta, con un montón de piezas de plástico en el estómago, como tapas de botellas, mecheros o un cepillo de dientes. El ver objetos comunes, como los que ella usaba, en el estómago de aquella ave le afectó muchísimo. Comprendió que, inconscientemente, con su forma de consumir estaba contribuyendo al sufrimiento de criaturas que ni siquiera sabía que existían. Esa misma semana decidió dejar de comprar artículos de plástico. Nueve años no han conseguido desanimarla. Cuando conversas con ella te das cuenta si que algo le sobra es pasión y convicción por lo que hace.

Lleva desde entonces escribiendo en un blog, My Plastic-free life donde muestra sus residuos plásticos y comenta sus descubrimientos en las alternativas al plástico.

Además, poco a poco empezó a ser más activista y comenzó a escribir a compañías solicitando la reducción del plástico en sus productos. Una de ellas fue Clorox, en aquel entonces los filtros de agua Brita se podían reciclar en Europa pero no en Estados Unidos. Escribió preguntando el porqué y solicitando que se pudieran reciclar también allí. Le contestaron que los americanos no tenían mucho interés en el reciclaje, así que no les merecía la pena instalar una planta de reciclaje. Así que comenzó una campaña para recoger firmas  y recolectar filtros para ser reciclados. Después de más de 16.000 firmas, de más de 600 filtros esperando ser reciclados y el apoyo de muchas organizaciones medioambientales consiguió que Brita empezase a reciclar los filtros en Estados Unidos. Para que luego pensemos que una sola persona no puede hacer nada. Todo es cuestión de proponérselo.

Pero mejor que nos cuente ella.

Beth, llevas desde el año 2007 evitando el plástico. ¿Cómo ha sido la evolución durante estos años? ¿Es muy diferente lo que haces ahora que lo que hacías cuando empezaste hace nueve años?

Es más fácil ahora que hace 9 años. Ahora todo es un hábito, ni siquiera tengo que pensar sobre ello. Sé dónde conseguir las cosas que necesito y estoy tan acostumbrada que ni se me pasa por la cabeza comprar nada envasado en plástico, bueno hay unas pocas cosas que no puedo evitar.

Aún así todavía sigo encontrando alternativas. Una de las razones de esto es que este año me he puesto el reto de no comprar nada nuevo durante el año y, además evitar todo lo posible comprar comida envasada, incluso productos que vengan en vidrio. Así que intento buscar la forma de hacerlos yo misma para poder evitar el envase. Todavía no lo he hablado sobre esto en el blog, lo tengo en mente, pero lo pondré cuando tenga tiempo, que no se cuando va a ser. En Estados Unidos tenemos un producto que se llama Better than Bouillon, es un concentrado que se utiliza para hacer caldos, o estofados que viene en un tarro de vidrio. He encontrado la receta en internet y lo estoy haciendo yo misma. Es genial, pones un montón de vegetales, champiñones le añades bastante sal, luego lo trituras en el procesador de comida, lo dejas en un frasco en el congelador y por toda la sal que lleva ni se pone malo ni se congela. Esto es un pequeño ejemplo. Siempre estoy intentando encontrar alternativas así, pero no demasiado complicadas. Así puedo evitar un frasco más, o otro envase.

Entrevista a Beth Terry

Beth y Bea Johnson en el Burning man

¿Estás considerando ser zero waste?

¿Conocéis a Bea Johnson? Es un inspiración para mí. Las dos fuimos juntas al Burning Man. Estuve en su casa. Es espectacular, pero yo no podría vivir de esa forma. A mí me gusta tener más cosas alrededor. En su casa no hay nada, para mí es algo muy extremo. Está muy bien, pero no es para mí. Pero me motivó para deshacerme de muchas que no necesito, y descubrí que tenía muchísimas cosas que realmente no necesitaba.

¿Qué hiciste con todas esas cosas?

Vendí algunas, otras las di gratis a los vecinos. En el vecindario tenemos una página web en la que puedes poner mensajes diciendo que tienes cosas para dar, otras las llevé a tiendas de segunda mano. Encontré un nuevo hogar para todo, no tiré nada a la basura.

En la sociedad, en estos nueve años ¿crees que vamos a mejor o a peor?

Es difícil de contestar a esa pregunta, porque en algunos aspectos vamos a mejor, creo que hay mucha más concienciación. En muchas ciudades en el mundo están prohibiendo las bolsas de plástico. San Francisco, por ejemplo, tiene un decreto por el que todo tiene que ser compostable o fácil de reciclar. Pero por otro lado las empresas están utilizando cada vez más plástico. Una de las cosas que me molesta mucho es que compañías que venden mantequilla de cacahuete en tarros también la vendan en envases pequeños individuales, que los exprimes y sacas un poquito de mantequilla de cacahuete. Es ridículo.

Siempre tienes que preguntar, porque no sabes lo que te van a servir. Si pides una bagel no sabes si te van a poner el queso en la bagel o en en un paquete individual pequeño, o si pides un café no sabes si te van a poner la crema de leche en un envase individual. Así que muchas veces cuando pido café además pido un vaso de leche. Incluso después de nueve años a veces no tengo ganas de dar explicaciones.

Por otro lado, cada vez hay más gente intentando llevar este estilo de vida. En mi libro hay un capítulo sobre gente que está intentando vivir sin plástico en el mundo. No hay nadie de España. Que recuerde en Europa hay una de Portugal, otra de Reino Unido… creo que son los únicos europeos. Luego hay en Taiwán, en Camboya. En Australia y Nueva Zelanda hay mucha gente.

Antes has mencionado que después de estos nueve años todavía sigues encontrando alternativas y recetas

Sí, todavía las encuentro. No suelo ponerlas tanto en el blog como antes porque ahora trabajo jornada completa, cuando empecé tenía más tiempo porque trabajaba tres días por semana. El motivo por el que decidí escribir mi libro después de unos años es porque lo más difícil es investigar, encontrar las alternativas y soluciones, y pensé que podría ayudar a la gente compartiendo algunas ideas que seguramente desconocían para ponérselo más fácil. Aunque ahora para mí sigue siendo fácil vivir sin plástico, porque ya tengo el sistema, no tengo tanto tiempo para el blog y las redes sociales.

¿Cuales han sido los cambios más grandes o más difíciles que has tenido que realizar para evitar el plástico?

Al principio lo más complicado fue el queso. Hace unos años encontré queso local que no estaba envuelto en plástico y lo compro entero. Si lo compro en una tienda ya está cortado y envuelto en film. Al comprarlo entero evito el plástico y además me dura mucho tiempo.

Aparte del queso. ¿Hay algún producto que realmente eches de menos? Yo en un principio echaba mucho de menos las bolsas de mezcla de ensaladas

No soy mucho de ensaladas, prefiero cocinar los vegetales. Son preferencias personales, pero en el 2007 me dio por pensar que tenía que comer más ensaladas, y me enteré que en mi vecindario iban a abrir una tienda Traders Joe’s, que tienen un muchísimas ensaladas preparadas en envases de plástico, con muchos tipos de aliño diferentes. Yo estaba todo entusiasmada pensando que iba a comer ensalada todos los días, iba a ir a entrenar y a ser muy sana pero antes de que abrieran es cuando decidí evitar el plástico (risas).

Pero he encontrado maneras muy buenas de mantener las hojas de lechuga. No es que nunca coma ensaladas, por una temporada las utilizaba mucho como “wraps”, ponía cosas dentro de la hoja de lechuga y las utilizaba en lugar de pan. Las compro en una bolsa de algodón y cuando llego a casa remojo las hojas en un bol grande de agua, luego las escurro y las pongo en una bolsa de tela y la pongo en un bol en la nevera. Si veo que se van quedando seca les añado un poco de agua. Funciona muy bien. Las lechugas y las espinacas conservadas de esta manera duran por lo menos una semana.

Entrevista a Beth Terry

Beth en su campaña de recolecta de filtros Brita

¿Cuál ha sido tu mayor logro estos años?

Creo que escribir mi libro. Porque había mucha gente que visitaba mi web y se sentía inspirada pero había otra mucha gente que no lee blogs, en realidad hay mucha gente que sigue leyendo libros. Escribirlo fue bastante duro para mí, me cuesta hasta sentarme a escribir las respuestas de una entrevista (por eso la hicimos por Skype) así que sentarme a escribir ese libro tan largo y grande fue muy difícil. Lo más divertido fue hacer todas esas entrevistas y lo más tedioso fue escribir todos esos párrafos.

Y otra de las grandes satisfacciones a lo largo de estos años fue conseguir que se reciclaran los filtros Brita. Fue increíble conseguir eso.

Nosotros no podemos soportar los cubiertos de plástico. ¿Hay algún producto de plástico que te moleste especialmente?

En general no me gustan los envases de plástico porque son completamente innecesarios… Pero una de las cosas que más me molestan son esos palitos con hilo dental que usas una vez y los tiras. La verdad es que puedes usarlo más de una vez. Un día estaba en el trabajo y tenía algo entre los dientes que no podía quitarme y alguien me dio uno de esos y seguí usándolo hasta que se rompió. Me duró meses, aunque la mayoría de la gente lo usa una vez y lo tira. Luego tuve que añadirlo a mi colección.

Y otra cosa que me molesta mucho son las cosas empaquetadas individualmente… ¡Oh! ¿Tenéis en España esos vinos servidos y envasados individualmente? La primera vez que oí hablar de ellos fue en Reino Unido. Vienen en paquetes de 4 o 6 copas de plástico con vino y sellados con film. Los hacen para cuando te vas de picnic o a algún sitio, te los llevas, los abres, te los bebes y después tiras todo.

¿Nunca has tenido un mal día en el que has pensado tomarte un pequeño descanso evitando el plástico?

No por un día entero, pero sí a veces cuando he estado muy estresada, o no he dormido lo suficiente, lo que se me viene a la cabeza ahora es una vez que iba en un avión y me apetecía mucho un cóctel y pedí un par de esas botellas pequeñas. No sabía a ciencia cierta si iban a ser de plástico, podrían ser de vidrio, pero estaba convencida que iban a ser de plástico.

Todavía sigo guardando los residuos plásticos que genero, porque quiero estar segura de que sigo con la misma cantidad, como 900 gramos al año. Hace un par de meses en los sitios en donde normalmente compro el queso no tenían y me apetecía mucho, así que fui a comprar un trozo muy grande de cheddar que venía envuelto con un plástico fino, pensé que iba a durar un montón de tiempo, en comparación con las porciones individuales.

Estas son algunas excepciones, pero no pasa muy a menudo.

Lo que realmente quiero decir sobre esto es que nadie es perfecto y no te puedes estresar por no ser perfecto, ni estar todo el rato preocupado por cada trozo minúsculo de plástico, porque entonces no tienes una visión completa del asunto. Tiene que haber un equilibrio.

¿Cómo te mantienes motivada después de tantos años para seguir con tu blog?

Uy, no sé si os habéis dado cuenta que este año solo he puesto tres entradas. No es porque no tenga nada que decir, es simplemente porque llego muy cansada a casa.

Parte de la motivación viene por escuchar a otras personas, de recibir mensajes haciéndome preguntas o diciendo que les sirvió de inspiración leer mi libro, o mi blog y entonces siento que tengo que seguir, que no puedo parar. En realidad no me agota el estilo de vida, lo que me agota es el ordenador. En mi trabajo como contable tengo que pasar todo el día delante del ordenador, así que cuando llego a casa quiero desconectar.

Pienso que las redes sociales son una bendición y una maldición al mismo tiempo. Si no fuera por ellas no estaríamos hablando ahora mismo, pero también puede llegar un momento en el que sólo vives a través del ordenador, no ves el mundo. Y tiene que haber un equilibrio. A veces me gustaría eliminar mi página de facebook.

Entrevista a Beth Terry

Beth con el plástico que usó durante la primera semana.

¿Cuál es tu consejo para la gente que está pensando en empezar a vivir sin plástico?

La primera cosa que yo hice y lo que recomiendo a todo el mundo que haga es hacer una auditoría del plástico que utilizas en tu vida. Guardar los desechos plásticos que generas por una semana o por más, y no sentirte culpable, sino ser completamente honesto. Así vas a poder ver las cosas que más usas, cuáles son los tipos plásticos más comunes que tienes en la basura, y una o dos cosas que seguro que puedes eliminar de inmediato. Entonces preguntarte cuáles son las cosas que son realmente importantes para tí, o que no tienen una alternativa fácil, y no empezar por esas. Comienza por las cosas que puedes prescindir de ellas o reemplazar fácilmente. Después investiga por alternativas. Muchas veces la gente se sorprende. Piensan que no pueden conseguir ciertas cosas, por ejemplo, que no pueden conseguir leche en botellas retornables. Yo doy charlas por todo el país y en Oklahoma mencioné lo de la leche y me dijeron que eso no la tenían por allí, pero yo había descubierto que sí las tenían. Así que les explique dónde conseguirlas. La gente está acostumbrada a comprar siempre en los mismos sitios, y a veces esto requiere salir de donde normalmente compras y buscar alternativas.

Si viniera el genio Aladino y te concediera tres deseos sobre el plástico. ¿Qué le pedirías y porqué?

¿Sólo tres? Quiero muchos más. Creo que lo primero sería que las compañías de comida natural y ecológica que existiera una conexión entre el envase y el producto. El envase es un ingrediente más en la comida. Cada vez hay más comida de agricultura ecológica empaquetada en plástico y esto no tiene ningún sentido. Cuando hablo con las compañías me dicen, “bueno esto es lo que los clientes quieren” o “nuestro producto no se conserva bien sin plástico” y entonces pienso, “quizá tu producto no debiera existir”, pero no se lo digo.

Otro deseo es que como individuos entendiéramos que votamos con nuestro dinero. Que todo lo que compramos o no compramos puede marcar una diferencia.

Y el último sería algo más egoísta por mi parte, quiero comprar tortillas sin plástico (risas). Hay gente que las hace todo el tiempo, pero no es para mí. Las he hecho, sé como hacerlas, pero no las hago.

¿Hay algo más que quieras añadir?

Creo que a veces la gente se queda paralizada con las cosas que no puede hacer y se olvidan de que hay muchísimas cosas que sí pueden hacer. Es todo acerca de empezar e intentar y no de darse por vencido.

Y quiero que la gente sepa que esto es muy divertido. ¿No lo estáis encontrando vosotros divertido?

Si, mucho. Estamos descubriendo muchísimas cosas

Hay que ser muy creativo, ¿verdad? Y es muy también divertido encontrar nuevas alternativas, cosas que puedes hacer tu mismo. Y eso te hace sentir muy bien.

 

Nos ha encantado charlar con Beth. Nos ha parecido muy simpática y muy realista. Hubiéramos estado hablando con ella por horas. Por último te dejamos un video de su charla en TED (en inglés), que seguro que te va a gustar:

 

¡Si te ha gustado, compártelo!

También te puede interesar

8 comentarios

Sónia Cristina Relvas Luciano 2 junio, 2016 - 11:15

Me encanto
Sin palabras pues me siento muy pequeña

Contestar
Vivir sin plástico 6 junio, 2016 - 21:07

Qué bien que te haya gustado.

No es que tú seas pequeñita, Sonia, es que Beth es muy grande ;)

Un abrazo.

Contestar
ariadna 24 junio, 2016 - 13:58

Pensaba que era yo la que lo veía raro pero leyendo la entrevista he visto que no soy yo sola. Estoy totalmente de acuerdo con lo de que es contradictorio que las tiendas bio y eco tengan más plásticos que una frutería o carnicería normal, ahora mismo en bcn hay más cosas a granel en el caprabo grande que en una tienda bio.

Contestar
Vivir sin plástico 4 julio, 2016 - 20:42

¡Hola Ariadna!

Si, es algo totalmente absurdo que tiene que cambiar. De todas las formas, los productos a granel poco a poco están ganado espacio en muchas tiendas, aunque sólo tengan unas pocas cosas, como arroz y legumbres. Y siempre hay tiendas en donde se pueden encontrar fruta y verdura ecológica sin envasar. A mi lo que también me sorprende es que en tiendas de estas todavía a veces te insistan para que utilices una bolsa de plástico para ciertas cosas, como por ejemplo para las lechugas. Pero entre todos también podemos cambiar las cosas. Como dice Rebecca, de Plastic Free July, les podemos hacer saber a los dueños de las tiendas por qué compramos un producto en particular (o porqué lo boicoteamos) y podemos difundir el mensaje votando con nuestro dinero.

¡Un abrazo!

Contestar
Ruty 23 septiembre, 2016 - 17:34

Estoy absolutamente de acuerdo con Beth!! Hay muchas cosas pequeñas que podemos hacer nosotros mismos, y que al sumarse resulta que no son tan pequeñas! He empezado mi «cruzada personal antiplástico» y los primeros días me invadió una culpabilidad y un sentimiento de «pero qué he estado haciendo todos estos años?». Sin embargo, como eso no es constructivo, me he centrado en lo que SÍ estaba haciendo bien: tengo muchísimas cosas de madera en mi casa, por ejemplo en la cocina (soy una fan absoluta de las cosas artesanales…) y hace tiempo que sólo compro jabón de pastilla o me lo hago yo misma…No recuerdo la última vez que me compré una prenda nueva, porque no las necesito, y mi armario es casi todo de segunda mano, poco pero de buena calidad…
Hay muchas cosas más que me entusiama empezar a hacer y en ello estoy. Y me hace muy feliz!

Contestar
Vivir sin plástico 29 septiembre, 2016 - 18:56

¡Hola Ruty!

La verdad es que tiene toda la razón, todos podemos hacer algo. A mí me da un poco de manía cuando alguien me dice «pero si haces esto, también deberías hacer lo otro» y a lo mejor ellos no hacen nada. Parece que si no eres perfecto es mejor que te quedes quietecito y no es así. Tenemos que hacer lo que podamos, cuando podamos, donde podamos y poco a poco iremos avanzando en nuestro camino. A mí me pareces una heroína, lo de la ropa de segunda mano está entre nuestras tareas pendientes ;)

Un abrazo.

Contestar
Montse 15 noviembre, 2016 - 9:23

Vivo en Girona. Y tengo la suerte de poder comprar ecológico en una paradita en el mercado. Y justo delante una tienda donde venden especies, pastas legumbres, cereales, frutos secos …. se llama » La Menuda» y me encanta. La leche y las leches vegetales son lo que se me resisten, aún no he encontrado donde adquirir a granel. El vino y aceite en una cooperativa. Ayer mismo compramos 14 litros aceite en la Bisbal directamente de donde lo prensan, con sistema y prensado en frio.
Realmente aún no me he puesto a luchar por evitar del todo el plástico. Voy pasito a pasito.
Primero, eliminé todos los tuppers de mi cocina, sustituyéndolos poco a poco por potes cristal . Luego comprar productos básicos como verduras, carne ( para mi familia, yo soy vegetariana), pescado, quesos..etc en el mercado. Comprar todo lo que puedo encontrar de segunda mano…etc.
Ahora estoy planeando empezar a hacer «limpieza» de mi casa, deshacerme de mucas cosas inútiles que me ocupan tiempo y espacio. Aunque es complicado cuando la familia te ve casi como un bicho raro.
Trabajo en un horno de pan, y tengo cada dia problemas con las bolsas de plástico. Las cobramos a 3 céntimos. Y aún así se dan a montones. Y gran parte de la población o te grita por restringir y cobrar bolsas o directamente te dice que se las cobres, pero, son contados los clientes que vienen con bolsa de pan de ropa para comprar.
Queda mucho por concienciar, y las autoridades son las más incultas de todo en el tema del medio ambiente.

Contestar
Vivir sin plástico 19 noviembre, 2016 - 8:08

Hola Montse,

¡Qué tienda más chula! Acabamos de añadirla a nuestro directorio.

Nosotros tampoco hemos encontrado leches vegetales a granel, pero por suerte son fáciles de hacer en casa ;)

Qué bien lo del aceite, es nuestra asignatura pendiente. Por aquí no somos capaces de encontrarlo.

Las bolsas son un gran problema, la gran mayoría de las personas lo ve como una cuestión de dinero en vez de medioambiental pero… aun así es súper importante cobrarlas (aunque si por nosotros fuera las prohibiríamos hoy mismo), A las cosas gratis no se les da el valor que muchas veces tienen y así es tan fácil verlas por todos los lados tiradas.

Las autoridades van con mucho retraso en temas medioambientales, por eso es importante que todos pongamos algo de nuestra parte. No podemos quedarnos con los brazos cruzados esperando a que tomen medidas o a que decidan por nosotros. A veces no nos damos cuenta, pero nosotros, como consumidores, tenemos un súper poder. Podemos conseguir muchos cambios.

Encantados de leerte por aquí.

¡Un abrazo!

Contestar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.