Inicio » Información » Encuentran microplásticos en el 88% de las proteinas

Encuentran microplásticos en el 88% de las proteinas

por Fer Gómez

Hace ya tiempo que sabemos que respiramos, bebemos y comemos plástico. En el caso de la comida la mayoría de los estudios que se han publicado se han centrado en el pescado.

Muchas veces indican que se quedan en el aparato digestivo y que como esa parte no se come no hay problema.

Ocean Conservancy y la Universidad de Toronto han publicado el estudio: “Exposición de adultos estadounidenses a microplásticos procedentes de proteínas comúnmente consumidas“.

Han analizado 16 productos proteicos comprados en EEUU, entre los que se encuentran carne de cerdo, de ternera, de pollo, pescado, tofu y algunas alternativas vegetales proteicas.

Resumen del estudio

  • En el 88% de las muestras analizadas se han encontrado microplásticos (98 de 111 muestras).
  • El 44% de los microplásticos encontrados fueron fibras, el 30% fragmentos de plástico y el 19% goma.
    El 85% de todas las partículas de goma observadas se extrajeron de solo tres muestras: dos muestras de carne a base de plantas contenían y una muestra de solomillo), por lo que este dato parece muy concluyente.
  • No se encontraron diferencias entre las diferentes marcas o tiendas.
  • Los productos altamente procesados tenían una mayor cantidad de plástico que los mínimamente procesados, pero no más que los no procesados.
    Esto puede deberse a que los alimentos más procesados están expuestos a mayores cantidades de tiempo en presencia de o en contacto con equipos de producción de alimentos de plástico (por ejemplo, cintas transportadoras y la ropa de los trabajadores) que los productos mínimamente procesados.
  • Encontraron pocas pruebas que sugieran que el empaque es una fuente importante de contaminación en los productos estudiados. Pocos microplásticos encontrados en las muestras coincidían con las características de su tipo de empaque.
    Identificaron solo siete muestras en total de productos que contenían uno o más microplásticos que coincidían con las propiedades de su empaque original.
    Es posible que hayan pasado por alto partículas de la degradación del empaque debido al método. En estudios anteriores en los que hay evidencia de contaminación de microplásticos por el envase ocurría en partículas más pequeñas a las detectadas por el método de este estudio.
  • No encontraron diferencias entre productos obtenidos en supermercados convencionales versus tiendas que ofrecen principalmente productos naturales y orgánicos.
    Esto sugiere que, independientemente de las prácticas agrícolas, los microplásticos están presentes en la atmósfera y los suelos en todo los lugares
  • Debido al límite de detección asociado con contar e identificar partículas sospechosas de microplásticos bajo un microscopio los resultados se refieren solo a microplásticos de 45 micrómetros o más grandes. Esto significa que los nanoplásticos no están incluidos en nuestros resultados.
    En general, se observa un aumento en el recuento de partículas de microplásticos a medida que disminuye el tamaño de las partículas.
  • Se calcula que los adultos estadounidenses consumen un promedio de 74 ± 220 microplásticos por porción de proteína.
  • Debido a la falta de un marco de evaluación de riesgos para la salud humana, actualmente no se pueden obtener conclusiones sobre los efectos del consumo directo de los microplásticos identificados en la salud.

Lo que a nosotros nos sorprende

  • Encontrar una similar cantidad de microplásticos en todas las proteínas. Imagino que esto se debe a que la mayoría de estos microplásticos vienen del aire. El 44% son fibras, lo que es la que más se encuentra en el aire.
  • Que los productos no procesados tuvieran cantidades de microplásticos similares a los altamente procesados. Esto imagino que se debe a que los productos no procesados estarían en los mostradores de las tiendas (no especifican esto en el estudio) y a mayor tiempo expuesto mayor la posibilidad que se depositen desde el aire.
  • Que solo analizarán plásticos mayores a 45 micrómetros. Si hubieran analizado los nanoplásticos las cantidades hubieran sido mucho mayores.
    Además, por su tamaño, los nanoplásticos parece que son más preocupantes para nuestra salud.

Hace falta una mayor investigación

Este estudio se ha realizado con muy pocas muestras y solo con productos comprados en EEUU, por lo que no es muy concluyente.

Además, debería ser más amplio, no solo se debería comparar alternativas vegetales procesadas, se debería haber estudiado las legumbres en sí, igual que se ha hecho con la carne o pescado.

Se deben de efectuar más estudios al respecto y sobre todo analizar el impacto que pueden tener en la salud humana. 

“Es tentador querer sacar conclusiones como ‘consuma menos de esto y más de aquello’ para evitar los microplásticos en su dieta, pero en este momento aún sabemos muy poco sobre las cargas de microplásticos en alimentos comúnmente consumidos”, explica Madeleine Milne, quien participó en la investigación.

Es preocupante que el 88% de las proteínas analizadas contengan microplásticos, pero sí sabemos que hay plásticos en el agua y en el aire no debería sorprendernos.

Un estudio más que demuestra que debemos replantearnos nuestra relación con el plástico.

¡Comparte para que llegue a más gente!

Quizás también te interese

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.