Inicio » No estamos solos » Pequeños proyectos que nos inspiran

Pequeños proyectos que nos inspiran

por Vivir sin plástico

Aunque intentamos ser positivos, en ocasiones el mundo nos supera. A veces tenemos uno de esos días, como imaginamos que tú también, en el que nada parece tener sentido, en los que nos cuesta creer que las noticias sean verdad, en los que el egoísmo parece dominar el mundo y en los que sólo vemos basura por todos lados sin que nadie parezca preocuparse nada más que de esté lo más lejos posible de sus casas, aunque les pertenezca.

Y sí, somos fieles creyentes del poder de las pequeñas acciones, faltaría más, pero sobre todo en esos días también somos conscientes de que, aunque tengamos el mayor cuidado posible con nuestros actos, éstos son realmente insignificantes, que dos pececillos nadando a contracorriente no van a conseguir mucho. Por suerte, cuando este sentimiento nos acecha siempre nos acabamos cruzando con algún proyecto que nos conmueve y nos motiva a seguir nuestro camino, sin preocuparnos mucho por el rumbo que toma el resto del mundo y comprendiendo que hay muchas personas dando lo que está en sus manos para hacer de este planeta un lugar mejor. Nos consuela pensar que la suma de muchas acciones insignificantes sí que pueden marcar la diferencia. Y esto nos motiva a superar esos días y a seguir avanzado.

Hoy os vamos a hablar de algunos de estos proyectos que hemos encontrado últimamente que, aunque no sean muy conocidos, a nosotros nos parecen muy inspiradores.

Boomerang Bags. Es una asociación australiana donde voluntarios hacen bolsas reutilizables (de materiales reciclados que recolectan en su misma comunidad). Estas bolsas llevan una etiqueta que indica “borrow and bring me back” (llévame prestada y tráeme de vuelta) y son distribuidas por diferentes negocios locales. Si a alguien va a comprar y se le olvida su bolsa reutilizable se puede llevar prestada una de éstas y traerla de vuelta la próxima vez que pase por la tienda. Así se evitan el uso de bolsas desechables y además puede hacer plantearse a muchas personas el uso de bolsas de plástico. Todo es a nivel local. Más fácil no puede ser. Nos encanta la pasión con que lo cuenta la abuelilla en este vídeo (en inglés).

Refill Bristol. En la ciudad de Bristol decidieron poner las cosas fáciles para aquellos que lleven una botella de agua reutilizable. Ya no tienen que buscar una fuente pública o un servicio donde rellenar la botella. Han conseguido involucrar a más de 200 negocios, como bares, cafés, galerías, museos… que ofrecen desinteresadamente rellenar la botella de agua a quien lo solicite. Todos esos lugares se identifican con una pegatina azul en la puerta que pone “free tap water”, por lo que son fácilmente reconocibles. También en su web tienen un mapa donde localizar el sitio más cercano. Nos parece una iniciativa genial que puede ayudar a salvar un montón de botellas de agua desechables. Si la gente las sigue utilizando será porque le apetezca, no por falta de opciones.

Who Gives A Crap. Nos encanta comprobar que un negocio puede ser productivo, sostenible y solidario al mismo tiempo y, sobre todo vendiendo algo tan simple como papel higiénico. Who Gives A Crap es una compañía australiana que sólo vende papel higiénico. Y, ¿qué tiene de especial? Pues además de que no viene envuelto en plástico (algo que para nosotros es imposible de conseguir), está fabricado con materiales sostenibles y además el 50% de todos los beneficios obtenidos son donados a Water Aid. Este dinero se emplea para ayudar a que muchas personas tengan acceso a algo que a nosotros nos parece tan básico como un váter.  Hasta ahora han conseguido donar más de 428.000 dólares australianos. Nos parece una auténtica pasada.

https://www.youtube.com/watch?v=NhmmTFZvn_w

Afripads. En países como Uganda, tener la regla es más complicado de lo que cualquiera de nosotras pueda estar acostumbrada. La menstruación es uno de esos campos donde los productos de usar y tirar han llegado para quedarse. Y hay países en los que resulta tan caro comprar compresas o tampones desechables que muchas chicas no se los pueden permitir y cuando tienen el periodo dejan de ir a clase. Algunas están acostumbradas a usar papeles de periódico o hojas en estos días y mancharse en clase puede suponer tal vergüenza que acaban quedándose en casa durante la menstruación. Afripads es una empresa que ha decidido acabar con este problema. Fabrican compresas reutilizables de tela de forma local y sostenible que venden a un precio asequible para que ninguna mujer deje de hacer su vida normal por tener la regla.

Sí, puede que proyectos así por si solos no vayan a cambiar el mundo, lo sabemos, pero imagínate un mundo lleno de pequeños proyectos como éstos, con buenas intenciones, en los que el egoísmo o el beneficio no sea el único fin. ¿No sería el mundo un lugar más agradable en el que vivir? A veces parece que lo único importante es generar dinero, cuanto más mejor, sin importar la forma de conseguirlo mientras sea “legal”. No hay nada que nos parezca más deprimente. Se pueden crear negocios con valores, como también proyectos que ayuden a transformar el lugar donde vivimos en el sitio en el que nos gustaría vivir. Y cuando muchas veces nuestros pequeños gestos nos pueden parecer ridículos y nos cansemos nadar contracorriente, tenemos que pensar que hay muchas personas intentando hacer su parte, y que si todos hiciéramos un poco de lo que está en nuestras manos podríamos conseguir mucho. Así que ¿a qué esperamos a hacer nuestra parte?

¡Si te ha gustado, compártelo!

También te puede interesar

6 comentarios

Laura 8 noviembre, 2016 - 19:08

Qué bonito, me habéis ayudado a superar uno de esos días que decís. Sois genialosos totales, que lo sepáis. ¡Y yo quiero una empresa como la del papel higiénico aquí en España!

Contestar
Vivir sin plástico 9 noviembre, 2016 - 10:29

¡Hola Laura!.

Si la montas, ya tienes dos clientes fijos ;) La verdad es que aunque a veces de la sensación de que todo ya está hecho o inventado, hay muchísimas cosas que se pueden hacer y además con buenos fines.

¡Muchas gracias por tus palabras!

Contestar
Celeste 21 julio, 2017 - 17:28

Hola chicos! Sin intentr reducir mis desechos ni eliminar el plastico llegue -no recuerdo como- a uds y me envicie con sus publicaciones! Ya las lei todas y son super inspiradoras. Amé que compartieran su experiencia desde el principio.. eso me hizo plantearme que el desafio d vivir sin plasticos y sin residuos es accesible a cualquiera y que cualquier dificultad se puede ir resolviendo con creatividad y fuerza de voluntad! Gracias x compartir y vivir con AMOR!

Contestar
Vivir sin plástico 27 julio, 2017 - 20:57

¡Hola Celeste!

¡No sabes cómo nos alegra tu comentario! Muchas gracias por dedicar unos minutitos a escribirnos. La verdad es que no es tan difícil como pueda parecer y sí, cualquiera puede reducir la mayor parte de sus residuos. Es sólo cuestión de voluntad e ir pasito a pasito y sin agobios.

¡Un abrazo fuerte!

Contestar
Sabrina Lorena Venturini 12 marzo, 2018 - 5:19

Yo también tengo días en que me pregunto: todo esto que hago… Vale la pena? Pero automáticamente entro a estas páginas ecologistas y me.doy cuenta de que no estoy sola y que mi aporte, aunque sea pequeño, algo ayuda. Saludos a todos desde Argentina!

Contestar
Vivir sin plástico 25 marzo, 2018 - 12:59

¡Hola Sabrina!

A nosotros lo que nos mueve es pensar que no queremos ser parte de este problema. Puede que no podamos cambiar el mundo pero al menos no queremos contribuir a empeorarlo. La verdad es que hay muchísimas personas que están haciendo cambios en su forma de consumir y nos parece el comienzo real de un cambio.

¡Un abrazo!

Contestar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.