Inicio » Consejos » Un año viviendo sin plástico

Un año viviendo sin plástico

por Vivir sin plástico
Un años viviendo sin plástico

¡Ya llevamos más de año evitando el plástico desechable! Cuando tomamos esta decisión pensamos que nos iba a suponer un esfuerzo tremendo y que significaría renunciar un montón de cosas indispensables. A Fer no le atraía mucho la idea, la vida era muy cómoda sin tener que preocuparse por estas menudencias, podíamos comprar lo que se nos antojase sin pensar más allá. Total, tampoco íbamos a cambiar el mundo por evitar el plástico, así que ¿para qué complicarnos la vida?

Y es verdad que el mundo no lo hemos cambiado (ya nos gustaría) pero nosotros hemos cambiado mucho más de lo que nos imaginábamos. Si miramos hacía atrás nos cuesta vernos saliendo del supermercado con un par de bolsas de plástico, o tomando un café en un vaso desechable. ¿De verdad que esos éramos nosotros? Pues sí, así éramos. Lo bueno es que, aunque nos haya supuesto algún que otro esfuerzo, ha sido un camino mucho más liviano de lo que pensábamos y no podemos decir otra cosa: estamos encantados de haber tomado esa decisión. En lugar de complicarnos la vida nos la ha simplificado, y al tener que ser un poco más ingeniosos buscando alternativas nos ha ayudado a agilizar nuestras mentes adormecidas por la rutina de años.

Para celebrarlo, hoy queremos compartir contigo los cambios más importantes que hemos ido introduciendo en nuestra vida diaria en este último año. Esperamos que te puedan servir:

alpesoAlimentación

Hace un año: Comprábamos casi todo en supermercado. Intentábamos llevar bolsas pero muchas veces se quedaba en el intento. La fruta y la verdura sí la comprábamos de vez en cuando en la frutería pero utilizábamos guantes y bolsitas de plástico para pesarlas (sólo cuando comprábamos algo grande prescindíamos de las bolsas). Las lechugas y las espinacas las cogíamos en bolsas ya preparadas. Rara vez comprábamos productos en bandejas de poliespan (pero alguna caía como en el caso de los champiñones), los tomates cherry envasados en plástico eran un básico, también la pizza y los tortellinis.

Hoy: Ya no vamos al supermercado ¡y es una liberación! Cuando tenemos que entrar por lo que sea, nos agobiamos con la música, la gente, las colas y sí, ¡la cantidad de plástico que hay en todos lados!
Ahora hacemos una o dos compras mensuales en tiendas a granel de productos básicos como arroz, cereales, legumbres, pasta, semillas, frutos secos… Y después, vamos par de veces a la semana a tiendas de barrio a comprar fruta y verdura, algún tarro de legumbres, aceites y algún antojo como pesto, chocolate o algún paté vegetal. Siempre llevamos bolsas de tela para cargar la compra y bolsas pequeñas ligeras para la fruta. Nunca cogemos bolsas (ni guantes) de plástico y no compramos nada envasado en plástico.

Bebida

Hace un año: Una vez a la semana, Fer compraba una botella de agua para dejarla en el trabajo que luego rellenaba. Cuando viajábamos también comprábamos agua embotellada. También solíamos comprar a menudo latas de cervezas y tetra packs de leche o leches vegetales.

Hoy: Para el agua llevamos siempre una botella de vidrio que rellenamos.
Tenemos una growler, una garrafa de dos litros, que rellenamos habitualmente de cerveza artesanal, aunque alguna vez compramos cerveza en vidrio.
Por otros motivos hemos dejado de tomar leche, pero si nos apetece preparamos leches vegetales en casa.

CosméticaUn año viviendo sin plástico

Hace un año: Utilizábamos aceites para hidratarnos e intentábamos comprar cosmética natural, pero aunque intentábamos evitar los geles, champús y cremas convencionales teníamos un montón. El cuarto de baño de Patri estaba invadido de botes, porque si compraba un champú que le dejaba mal el pelo, compraba otro, además iba a la piscina y también tenía botecitos pequeños para llevar gel y champú en la mochila.
También utilizábamos desodorantes convencionales además de todo lo que os podáis imaginar: pasta de dientes, colutorios, hilo dental, suavizante para el pelo, mascarillas,…

Hoy: Aunque no tenemos una marca fija, utilizamos jabones sólidos para ducharnos. Y el pelo también lo lavamos con champú sólido.
Como desodorante utilizamos bicarbonato sódico (Patri) y la piedra de alumbre (Fer) hasta que se le acabe la que tiene.
Para hidratarnos utilizamos aceite de almendras dulces en invierno y aceite de coco en verano. También a veces usamos  una crema casera que hace una amiga nuestra, a la que luego devolvemos los envases.
Hacemos nuestra pasta de dientes casera. A Fer no le apasiona y compra una sólida, aunque seguiremos investigando recetas que os iremos contando ;)

Limpieza

Hace un año: Nunca hemos sido muy de limpiadores convencionales, pero al final acabábamos con ellos en casa. Uno para los cristales, otro para el baño, otro para el suelo…
Tanto para la ropa como para los platos intentábamos comprar marcas «sostenibles», sobre todo Fer, pero lo mismo, muchas veces por comodidad y precio acabábamos comprando marcas blancas en supermercados.

Hoy: Casi toda la limpieza la hacemos con cuatro productos: vinagre, bicarbonato, jabón casero y limón. Con esto limpiamos toda la casa, la ropa y los platos.

Comer o tomar algo fuera

Hace un año: Aunque nunca nos han gustado los restaurantes de comida rápida (que son por norma general los que más plástico desechable utilizan), tampoco nos fijábamos mucho cuando entrábamos en algún sitio si ponían algo en plástico, o  si nos ponían una pajita. No nos gustaban pero tampoco las evitábamos (jeje, y ahora no podemos con ellas, estamos llevando la campaña Mejor sin pajita)
A veces tomábamos café en vasos desechables, aunque intentábamos evitar la usar la tapa (por aquel entonces pensábamos que la taza desechable era de cartón y que no llevaba nada de plástico)
Si íbamos a fiestas o eventos grandes y no tenían otra opción que vasos de plástico los utilizábamos sin rechistar.

Hoy: Cuando vamos a comer algo fuera nos fijamos que no usen plástico desechable (aunque siempre te pueden sorprender). Si tomamos café lo tomamos en la cafetería. Cuando vamos a fiestas si pensamos que van a utilizar plástico llevamos nuestros propios vasos de casa, y si no nos dan esa opción evitamos ir.

Tampoco ha sido para tanto, ¿no?  Al final han sido unos cambios de lo más sencillos los que han conseguido que minimicemos nuestro uso del plástico desechable. Y nosotros que nos sentíamos como «héroes» en nuestra lucha contra el plástico. Bueno, son fáciles de aplicar pero si es cierto que hay estar dispuesto a romper con la rutina, lo que siempre es gratificante.

 

IMG_0229-01-02 (1)Además, ha sido un año muy productivo, hemos aprendido muchas cosas. Algunas de las más importantes son:

  • Dejar la pereza. No podemos llegar a ningún sitio si no estamos dispuestos a poner algo de nuestra parte y, aunque sea fácil, requiere un esfuerzo. Si se nos olvida coger una bolsa reutilizable y tenemos que comprar algo… o volvemos a casa a por la bolsa o llevamos la compra en la mano. Si nos apetece un café, o buscamos un sitio para tomárnoslo en una taza o no nos lo tomamos. No vale dejarse llevar, hay que tomar la responsabilidad de nuestras acciones.
  • Planificación. Es fundamental. Hay que organizar un poco las compras para tener siempre en casa algo rico y sencillo para comer. Cuando muchos días llegas tarde y cansado a casa es más fácil dejarse llevar y comprar una comida preparada. También es bueno pensar cuando salgas de casa si vas a necesitar una botella de agua, una bolsa, o un snack porque a veces, dependiendo donde vayas, puede ser difícil improvisar. Lo mismo cuando vas a una fiesta que piensas que sólo van a tener vasos de plástico. No hay nada como ir preparado.
  • Aprender a simplificar. Es un alivio deshacerse de lo innecesario y dejar espacio para lo básico. Si te das cuenta, lo cambios que hemos hecho tienen algo en común, nos han simplificado la vida. En lugar de tener la cocina y el baño llenos de frascos tenemos unos pocos que son igual de efectivos. También nuestra despensa está mucho más ordenada al tener todo en tarros de vidrio en lugar de tener el armario lleno de bolsas y paquetes a medias. Y lo bueno es que no tenemos la sensación de que estemos renunciando a nada. Al revés, nos sentimos liberados.
  • Un cambio de lleva a otro. Es mejor empezar realizando los cambios que resulten más fáciles, como evitar las bolsas, botellas, vasos desechables, pajitas… Y una vez tengamos esto controlado, pasar a otra cosa como empezar a comprar a granel o a utilizar pastillas de jabón en lugar de gel… Ir poco a poco introduciendo más cambios y si algo se resiste, no agobiarse. Hay tantas cosas que se pueden evitar que no tiene sentido centrarse en lo que no se puede. Y no desesperar, al final hay soluciones para casi todo.
  • Esto es un camino de largo recorrido. Hay que ir poco a poco y disfrutando, porque cuando piensas que estás llegando al final te das cuenta que el camino continua por lugares que nunca hubieras imaginado. Pero cada pequeño pasito que damos nos anima a seguir adelante, porque no hay nada más reconforte que saber que estamos siguiendo la dirección adecuada.

Nosotros sabemos que podemos parecer un poco estrictos, muchas personas cuando entran en nuestro blog pueden pensar «estos están locos»  o «viven como hace 40 años» (como algunas vez nos dicen), pero sólo tratamos de demostrarnos a nosotros mismos que podemos vivir sin utilizar plástico desechable, y que todos nosotros, en la medida de nuestras posibilidades, podemos hacer algo para reducirlo. No se trata de buscar la perfección, o de decir «como no puedo eliminarlo todo, no hago nada«, simplemente se trata de hacer lo que esté en nuestras manos, sin agobios. Cada uno tenemos unas circunstancias diferentes, no todo el mundo puede tomar las mismas medidas, pero todos podemos hacer algo.

Nosotros por aquí seguiremos, por este camino que largo recorrido aunque no sabemos muy bien dónde nos llevará. Sea donde sea, te lo iremos contando.

 

¡Si te ha gustado, compártelo!

También te puede interesar

25 comentarios

Mariana 28 agosto, 2016 - 23:41

¡Completísimo recuento! Felicitaciones por todo el avance, espero que sigan compartiendo todo el proceso durante muchos años más, inspirándonos con todas esas buenas ideas :-)

Contestar
Vivir sin plástico 29 agosto, 2016 - 20:33

¡Muchas gracias, guapísima! Esperamos seguir avanzando poquito a poco y compartiendo lo que creamos que puede ayudar a otra gente a «desintoxicarse» del plástico ;)

Contestar
Agus 29 agosto, 2016 - 2:29

Me encantó el recorrido que hicieron por todas las áreas en las que se ven los cambios, la entrada está buenísima y sirve como punto de referencia para cualquiera que quiera ver todos los cambios que puede hacer.

Me gustan mucho también las reflexiones del final, estoy muy de acuerdo con que hay que ir de a poco y empezar con lo más fácil. Qué apropiado que las hayan puesto justo a continuación de todo lo otro, porque quizás alguien que se encuentre con esto por primera vez y vea todo lo que avanzaron sienta que es demasiado para hacer todo junto…

¡Feliz aniversario! ¡Y que sean muchos más!

Contestar
Vivir sin plástico 29 agosto, 2016 - 20:33

¡Muchas gracias, Agus!

Nosotros somos un poco cabezotas pero no significa que todo el mundo tengo que ser tan estricto. Lo importante es darse cuenta de los residuos que se puede evitar para ir reduciéndolos poco a poco. Pasito a pasito se recorre el camino. Sin prisas pero sin pausa ;)

¡Un abrazo!

Contestar
Yve 29 agosto, 2016 - 10:16

¡Mil felicidades!!! ¡No sabéis cuánto os admiro!
Y este súper post ha sido la mejor manera de celebrarlo. Un abrazo muy pero muy grande.

Contestar
Vivir sin plástico 29 agosto, 2016 - 20:33

¡Muchísimas gracias, Yve!

A ver si ya mismo lo celebramos juntos ;)

Contestar
Ruth 29 agosto, 2016 - 13:31

Enhorabuena chicos! Yo llevo un tiempo pensándolo y leer blogs como el vuestro me anima mucho. Septiembre va a ser el mes que me ponga en serio a eliminar de mi vida el plástico desechable :-) Compraré más en fruterías y a granel. La idea de evitar los supermercados me encanta porque ,como a vosotros, aborrezco tantas colas y ver plástico por todas partes. Ya os contaré!

Contestar
Vivir sin plástico 29 agosto, 2016 - 20:34

¡Hola Ruth!

No sabes cómo nos alegra que este blog te anime a lanzarte a la piscina ;) La verdad es que liberarnos de los supermercados ha sido la gran ventaja de este año, una vez que nos hemos acostumbrado a no pisarlos cuando tenemos que entrar por cualquier cosa, nos da una pereza tremenda.

¡Ya nos contarás tus avances!

Un abrazo.

Contestar
Jorge 29 agosto, 2016 - 14:30

Simplemente felicidad!!!…me habeis inspirado y yo tambien lo voy a intentar y a si mismo lo voy a compartir, pues creo que es interesante para todos comenzar un cambio de habitos que nos llwve a una mayor conciencia sobre el cuidado del medio ambiente y por supuesto de nuestra salud y economia…gracias un abrazo…

Contestar
Vivir sin plástico 29 agosto, 2016 - 20:34

Hola Jorge,

¡Qué alegría que vayas a empezar a hacer lo mismo! Es importante concienciar y animar a la gente porque en realidad no son cambios sobrehumanos los que hay que hacer. Ya nos contarás qué tal te va en tu vida sin plástico ;)

Muchas gracias

Contestar
laila 29 agosto, 2016 - 14:51

Os admiro! No sabéis cuanto! Yo estoy en ello, pero voy «muy poco a poco»: he eliminado las pajitas, los vasos de plástico, el agua embotellada, las bolsas y los tampones / compresas; los bocadillos del aperitivo van en tupper o bolsa de tela (no papel de aluminio ni film), pero tengo la sensación que me queda un largo camino por recorrer.

En fin, estoy orgullosa por mis logos, pero me gustaría dar unos pasos más. Vuestra experiencia me sirve de inspiración y de guía para estos «pasos» que me faltan por dar…

Contestar
Vivir sin plástico 29 agosto, 2016 - 20:34

Hola Laila,

Pues ya has reducido un montón. ¿Como no vas a estar orgullosa? Es para estarlo. Ya verás como poco a poco sigues avanzando. Y, en cuanto domines una cosa, pasas a la siguiente y así, cuando te quieras dar cuenta, vives prácticamente sin plástico ;)

Muchas gracias por tus palabras :)

Contestar
Mónica Blasco 30 agosto, 2016 - 10:49

Enhorabuena por todo. Nosotros llevamos un tiempo intentando eliminar una buena parte del plástico desechable que consumimos y, aunque es como luchar contra lo imposible, porque realmente está en todas partes (y cuando digo en todas partes, más bien quiero decir ¡¡¡EN TODAS PARTES!!!), lo cierto es que todos los días, con un mínimo esfuerzo, puedes ahorrar cerca de 10-15 envases a poco que te lo propongas. Además, en la mayoría de los casos ganas en salud, porque consumes más alimentos frescos.

Entre todos, algo podemos cambiar, eso es seguro.

Contestar
Vivir sin plástico 31 agosto, 2016 - 21:04

Hola Mónica,

Toda la razón, con pequeños gestos se puede reducir la gran mayoría de plásticos. Es verdad que ganas en salud porque también evitando comprar envases, dejas de consumir, por lo menos en nuestro caso, un montón de guarrerías.

¡Un abrazo y a seguir reduciendo!

Contestar
Natalia. Recoge la bolsa 4 septiembre, 2016 - 19:46

Muy buen post!!! y paso a paso se comienza a caminar! Son una inspiración para muchos que ya caminamos a vuestro lado!!! Gracias…

Contestar
Vivir sin plástico 7 septiembre, 2016 - 21:39

Muchas gracias por tus palabras, Natalia. Nos alegra muchísimo pensar que lo que escribimos puede ayudar o inspirar a otras personas.

Pasito a pasito se anda el camino ;)

¡Un abrazo fuerte!

Contestar
Vale 6 septiembre, 2016 - 19:11

¡Felicitaciones! que bueno que los encontré! Me llamó la atención y les debo agradecer por el recuento, mes tras mes, de los pocos plásticos que fueron consumiendo. No me daba idea hasta que los leí atentamente, de cuantos pequeños plasticos pasé por alto! Creo que tendré que empezar a contar yo también para estar más alerta, aunque soy de las que siempre tiene la bolsa de compra a mano, trato de comprar cosas a granel o en envases ecologicos (esto ultimamente aplicado a la cosmética y limpieza) y por supuesto las verduras/frutas, y hace muchos años junto tapitas para reciclado, pero me falta un montón todavía para seguir reduciendo! Ustedes me enseñaron bastante y no me parecen para nada unos locos, en todo caso unos locos lindos! Muchos saludos! Vale

Contestar
Vivir sin plástico 9 septiembre, 2016 - 8:15

¡Hola Vale!

No sabes cómo nos alegra que te gusten nuestros recuentos, a veces pensamos que nos ponemos muy pesados con ellos.
Sí, cuando empiezas a fijarte encuentras plásticos pequeños los encuentras donde nunca te hubieras imaginado, pero no hay que obsesionarse con ellos, se trata de reducir lo que esté en nuestras manos y parece que lo estás haciendo genial.
A todos nos queda mucho por aprender, cuando empiezas a creer que lo tienes controlado siempre aparece algo nuevo que te pone en tu sitio, en el de eterno aprendiz ;)
Muchas gracias por tus palabras, nos animan muchísimo.
¡Abrazos!

Contestar
¿Se puede vivir sin plástico? – productor de sostenibilidad 11 septiembre, 2016 - 8:25

[…] y Fer están en ello. Hace algo más de un año tomaron la decisión de eliminar el plástico desechable de sus vidas. Se comprometieron con la primera y más importante de las 3R de los residuos: la reducción. He […]

Contestar
lais 25 marzo, 2017 - 15:18

Muy buenas!
Gracias por este recorrido tan interesante.
Yo ya estoy en el primer paso pero la verdad es que me resulto muy facil. El siguiente paso para mi es el supermercado y productos de limpieza del hogar que m resulta complicado. Hay ciertos productos de alimentación que no me es posible conseguir sin plastico y aunque los consumo poco no lo quiero quitar de mi dieta ( como viene siendo el tofu, seguro que hay alguno más)
En cuanto a los productos de limpieza por ejemplo para fregar los platos probamos pastillas solidas pero la grasa del aceite no la quita, como solucionais esto?
podeis dejarme enlaces con las recetas?
y el único porblema que tengo en el baño es la pasta de dientes que me trae de cabeza, que usais vosotros?
Como veis tengo bastantes preguntas, pero no me rindo jaja
Muchas gracias por todo estoy realmente convencida a quitar los plasticos de mi vida pero hay cosas que no se sustituir

Contestar
Vivir sin plástico 30 marzo, 2017 - 19:41

Hola Lais,

Qué bien que hayas dado el primer paso, es el más importante ;)

Nosotros al principio hacíamos jabón líquido a partir de pastillas de jabón casero (puedes ver la receta aquí) No solemos cocinar con mucho aceite pero cuando la cosa se nos iba de las manos utilizábamos un chorrito de limón. Pero la verdad es que últimamente nos da pereza hacer jabón líquido y lo compramos lavavajillas ecológico a granel. Llevamos la última botella que gastamos y nos la rellenan.

En cuanto a la pasta de dientes, usamos ésta pero queremos probar otra receta hecha con arcilla blanca, si nos gusta, ya la publicaremos ;)

No te agobies por quitar todos los plásticos de golpe, céntrate en lo que puedes. Si hay ciertos productos que no encuentras tampoco pasa nada, es cuestión de tiempo. Ya verás como poco a poco irás encontrando alternativas para casi todo y aunque no las encontraras cuando te quieras dar cuenta habrás reducido el uso de plástico desechable a su mínima expresión ;)

¡Un abrazo!

Contestar
Alicia 28 mayo, 2017 - 21:56

¡Qué interesante todo lo que leo aquí! FELICIDADES.

Llevo algunos años iniciada en este mundo del cuidado del medio ambiente pero viendo vuestro ejemplo apenas hago nada.
Como bien decís, pasito a pasito y sin agobios.
Bien, tengo una duda: Yo congelo muchos productos de la huerta de mi madre, para aprovecharme de estas exquisiteces durante el invierno. Algunos los envaso, pero otros muchos van troceados y almacenados en bolsas para el congelador (puerros, calabacín, calabaza…).¿Tengo alguna opción para estos congelados sin meterlos en bolsas plásticas?

Contestar
Vivir sin plástico 30 mayo, 2017 - 12:53

¡Hola Alicia!

Todo es cuestión de ponerse, nosotros seguimos aprendiendo y avanzando. Antes nos limitábamos a echar los envases en el contenedor como la mayoría de la gente.

Solemos congelar en tarros de vidrio. Dejamos un poquito de aire para que cuando aumenten de volúmen no se rompa el tarro. También puedes probar a cocinarlos y hacer conservas ;)

Gracias a ti por tus palabras.

¡Un abrazo!

Contestar
Elena 27 julio, 2018 - 17:46

Hola!! He encontrado hoy vuestro blog y me está encantando! Me dais esperanza al ver todo lo que habéis logrado cambiar en vuestras vidas con respecto al plástico. Una duda que me surge, ¿dónde compráis el agua para evitar que sea embotellada?

Muchas gracias y enhorabuena por el blog y por vuestra contribución a una vida más sostenible! :)

Contestar
Vivir sin plástico 6 agosto, 2018 - 19:54

¡Hola Elena!

¡Qué alegría que te guste y sirva nuestro blog!

Nosotros tomamos agua de grifo, en nuestra ciudad está buena pero si en la tuya no, podrías poner un filtro, aunque sean de plástico suelen durar unos 3 meses, así que en proporción el plástico es menor.

Gracias a ti por escribirnos

¡Un abrazo!

Contestar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.