Inicio » No estamos solos » Nuestro granito de arena

Nuestro granito de arena

por Vivir sin plástico
Nuestro granito de arena

Una buena costumbre que adquirí hace ya mucho tiempo es, cuando salgo a la montaña, intentar recoger algún desperdicio que me encuentre. Puede ser pequeño, incluso minúsculo, lo único que me exijo es recoger por lo menos uno. Lo hago porque me hace sentir bien pensar que dejo la montaña un poco más limpia de lo que estaba y me gusta volver a casa con esa sensación.

Recogida de plásticos de la playa

Nuestro primer día recogiendo plásticos de la playa. «Necesita mejorar»

Después de casi dos meses limitando la compra de cualquier producto envasado en plástico, al llegar a la playa y encontrarla llena de plásticos, sentíamos la necesidad de recogerlos y tirarlos a su contenedor correspondiente. De hecho, cuando empezamos a inventar vivir sin plástico, uno de primeros grupos que conocimos a través de las redes sociales fue Coge 3, un grupo de Barreiros (Lugo) que en sus propias palabras proponen que: «cada vez que vayas a la playa, al bosque, o a disfrutar de la naturaleza, retires del medio tres restos de plástico, y los deposites en el contenedor adecuado. Te proponemos que saques una foto de los restos y nos digas donde los has sacado». Después, comparten las fotos en su página de Facebook para que resulte contagioso. Como nos parecía una idea genial, en cuanto llegamos a la playa hicimos una foto a todos los plásticos que habíamos recogido para enviársela a Coge 3, comprometiéndonos a hacerlo todos los días.

A raíz de esto, empezó a llegarnos información de un montón de organizaciones que hacen lo mismo y nos sorprendió (y alegró mucho) comprobar que hay mucha más gente involucrada de lo que pensamos. Algunos de los grupos hemos ido descubriendo son:

  • Two Hands Project. Son australianos y también proponen que con «tus dos manos» dediques 30 minutos de tu tiempo, cuando puedas, donde quieras, a recoger residuos de cualquier sitio cerca de donde te encuentres y compartir alguna foto en redes sociales con el hashtag #2hands para concienciar sobre el problema.
  • Take 3. Otros australianos que nos propone lo mismo, recoger 3 trocitos de basura, especialmente plásticos, de las playas y compartirlo a través del hashtag #Take3fortheSea.
  • 2 Minute Beach Clean. Éstos son ingleses y, como su nombre indica, proponen que dediques dos minutos a limpiar la playa, y que luego tomes una foto con tu recolecta (o hagas algo artístico con ella) y la subas a redes sociales con el hashtag #2minutebeachclean.
  • 5 Pieces A Day. Canadienses, y sí, lo has adivinado, proponen recoger 5 trozos de basura al día.
Recogida de plásticos en la playa

Nuestro segundo día recogiendo plásticos. Quisimos hacer un bodegón a lo Juan Gris. Vamos mejorando.

Estamos seguros de que habrá muchos más pero éstos han sido con los que nos hemos cruzado estos días, tampoco hemos buscado en internet, sencillamente nos fueron apareciendo en comentarios en las fotos que subimos a Instagram (que, por cierto, ya tenemos nuestro perfil, ¡síguenos! ;). Así que si alguien conoce alguno más, que por favor nos lo presente, estaremos encantados de conocerlos.

Y así empezamos nuestra particular recolecta. El primer día, recogimos los plásticos que más nos molestaban a la vista, aunque después de llevar unas semanas intentando evitarlos en nuestro día a día, nos molestaban todos. Era desalentador comprobar que la playa está llena de plásticos y que no podíamos quitar todos los que nos habría gustado.  Y sobre todo, comprobar que muchos eran plásticos de usar y tirar, como botellas de agua, vasos, cucharitas, pajitas (cañitas o popotes, como se llaman en algunos países de América) e infinidad de bolsas. La verdad es que es triste pensar que una cucharilla para remover café va a tener una vida útil que no va a superar los 20 segundos y luego se va quedar en este planeta seguramente mucho más que la persona que lo utilizó.

Pero nos lo tomamos con tranquilidad, que para eso estábamos de vacaciones, y sencillamente decidimos dedicar unos minutos al día a ello. Se trataba de aportar nuestro granito de arena, nada más que eso. No podíamos limpiar completamente la playa, pero sí podíamos dejarla mejor que como la encontramos.

tortuga

Así que todos los días a la vuelta de alguno de nuestros paseos recolectábamos algo y nos lo tomamos con humor, convirtiéndolo en un juego. Hacer la foto a los desechos empezó a gustarnos y fuimos intentando que cada vez quedasen un poco más estéticas. Por la noche ya empezábamos a pensar qué podríamos coger el día siguiente y qué hacer con ello. Así que empezamos a pensar en hacer figuras, dibujos o animalitos. Como teníamos todo plástico que quisiéramos, lo empezamos a recolectar seleccionando, por ejemplo, un sólo tipo de plástico, como tapones de botellas, bolsas o cuerdas y así la foto resultaría más llamativa. Al final una tarea que puede parecer desagradable pasó a ser muy divertida.

Fer fue capaz de recoger unas 420 colillas (sí, las contó, así de frikis no estamos volviendo) en unos quince minutos. Con ellas hicimos el dibujo de una ola de colillas para representar lo infectado que está el mar de ellas y el daño que pueden llegar a hacer.

Otro día recogimos muchísimas, pajitas (cañitas o popotes), en apenas veinte minutos (éstas no llegamos a contarlas) para hacer una tortuga. Se nos ocurrió porque cada vez que veíamos una nos acordábamos del video en la que sacan una pajita de la nariz a una tortuga (no os recomendamos verlo si sois un poco sensibles), y ya no podemos con ellas.

Bueno, eso es todo, aquí os dejamos algunas de las fotos que tomamos de nuestras recolectas. ¡Esperamos que os gusten y os animéis a hacer lo mismo la próxima vez que vayáis a la playa o montaña!

¿Juegas con nosotros?

¡Si te ha gustado, compártelo!

También te puede interesar

12 comentarios

Mariana 30 septiembre, 2015 - 22:47

Me ponen en conflicto estas cosas… por un lado, me alegro muchísimo de ver toda la basura que personas sensibles logran sacar de las playas, parques, bosques, etc, y me alegra ver que hay tantas de estas iniciativas; y por otro lado, me da tristeza ver la cantidad de basura que cada uno es capaz de recolectar… ¡es que hay demasiada! ¿cuándo vamos a darnos cuenta de que al tirar cosas a la basura sólo estamos pasándole el problema a otras personas y a otros entornos? Tenemos tantas cosas que aprender…

Muchas gracias por este granito de arena (que no es nada pequeño), y por todo lo que comparten de esta búsqueda, que nos está inspirando a muchos :-)

¡Un abrazo!

Contestar
Vivir sin plástico 1 octubre, 2015 - 8:08

Mariana, es verdad que desespera ver tanta basura, y que con recogerla no la hacemos desaparecer. Continuará contaminando en un vertedero, o la quemarán, y como mucho una mínima parte será reciclada (lo que tampoco elimina el problema). Si, puede ser como esconderla debajo de la alfombra.

Pero muchas de las organizaciones que mencionamos en la entrada, además de limpiar (o incitar a que lo hagamos) se dedican a concienciar y educar a la sobre este tema, dan charlas en las escuelas a los niños, participan en ferias y congresos… y no se limitan a hablar sobre limpiar las playas, además tratan de educar sobre el peligro del plástico de un solo uso y de la cantidad de residuos que generamos.

Poquito a poco. Todo se consigue con pasitos pequeños, y con la suma de todos ellos. Es difícil conseguir que todo el mundo tome conciencia de que el planeta es nuestra casa, que la compartimos con otros seres vivos que tienen el mismo derecho que nosotros a estar aquí y que hay que mantenerla lo más limpia posible por el bien de todos. No podemos esperar que de hoy a mañana muchas de las personas que ni se preocupan por tirar su basura a la papelera se planteen reducirla, pero quizá si consigamos que acaben tirándola al contenedor. Y que otras muchas personas se planteen reducir los residuos que generan, o que dejen de usar el plástico de usar y tirar. Cualquier cosa que se consiga es un pasito más. Nosotros creemos que algo se está consiguiendo, y que las cosas van a mejor (o eso queremos creer)

Nos queda muchísimo por aprender, y hay tanto por hacer que a veces se tiene la sensación de estar barriendo el desierto. Pero creemos que debemos centrarnos en nuestro granito de arena y en seguir barriendo.

Mariana, muchas gracias por tus palabras, que siempre nos animan.

¡Abrazos!

Contestar
Mariana 1 octubre, 2015 - 17:36

¡Así es! Y bueno, cuando decía lo de pasarle el problema a otros no me refería a las iniciativas que nos cuentan, ni a ustedes (creo que me expresé mal), sino a todos nosotros, los «consumidores» en general, que parece que pensáramos que el basurero es un agujero espacio-temporal que se lleva nuestros desechos a otra dimensión jajjajaa.

A mí me encanta ver cómo cada vez aparecen más iniciativas que buscan «atajar» los comportamientos cuestionables de la humanidad, a través de la acción y también de la educación, creo que ese es el coctel ideal. Las fotos que se ven en esta entrada le dan otra dimensión al asunto… mucha gente ve basura en las playas, pero pocos se detienen a recogerla, mucho menos a fotografiarla para dejar constancia del desastre que los humanos dejamos detrás. Si hay algo en lo que creo, de verdad verdad, es en el poder de las cosas pequeñas. Todos los árboles empezaron como semillas, y hasta los planetas, desde lejos, se ven como diminutos puntos :-)

Aprovecho para compartirles esta otra iniciativa, no sé si la conocían: https://www.facebook.com/BalloonsBlow

¡Un abrazo!

Contestar
Vivir sin plástico 1 octubre, 2015 - 21:54

Ay Mariana, si sabemos que estamos hablando el mismo idioma, fuimos nosotros quienes no entendimos bien. ¡Viva el poder de las pequeñas cosas! Y aunque no te lo creas uno de esos días encontramos a otro espécimen humano que también se paró a recoger una botella de plástico de la playa. Lo miramos «ojipláticos», sin saber que decir, y siguió su camino después de saludarnos dedicarnos una sonrisa. Si, había alguien más.

Muchas gracias por compartir esa iniciativa. Fue otra de las cosas que nos sorprendió, la cantidad de trozos de globos que hay en la playa, encontramos muchos. Lo mismo que los palitos de Chupachups, estaban en todos los lados, cuando de supone que no son de un uso tan común.

Y sobre nosotros, «los consumidores», no sabemos que decir… ¿Qué hacer con nosotros? Esperemos que a todos nos acabe contagiando el virus de las pequeñas cosas, que empieza a ser endémico ;)

¡Un abrazo!

Contestar
Rubén 1 octubre, 2015 - 18:14

Hola, aunque no tiene que ver exactamente con el post, pero si con la basura. Podéis recomendarme qué usar en lugar de bolsas de plástico para la basura orgánica? He leído que para hacer las de fécula de patata tienen que tirar casi toda la patata que usan, algo similar a las explotaciones de pizarra (aunque no venga al caso).

Saludos
Rubén

Contestar
Vivir sin plástico 1 octubre, 2015 - 21:11

Hola Rubén,

Nunca hemos utilizado esas bolsas. Cuando empezamos a intentar evitar el plástico fue de las primeras cosas que se nos vino a la cabeza. No es fácil. Investigamos sobre esas bolsas pero tampoco llegaron a convencernos, no son tan limpias como aparentan. Ahora mismo, lo que estamos haciendo es reutilizar las bolsas de papel que nos dan con el pan o al comprar a granel para tirar la basura. La verdad es que por suerte no generamos muchos residuos, ni siquiera orgánicos así que de momento nos vale. Eso sí, tenemos que sacarla todos los días (que por otro lado también está bien para que no haya malos olores). Es una de las cosas que tenemos pendientes de investigar.

También alguna vez hemos hecho una especie de «cucuruchos» con periódicos o las hojas de ofertas que dejan en los buzones. Ésta es la foto, a ver si te sirve http://blogs.agarre.com/agarreomundo/2011/01/11/ideias-sustentaveis-saquinho-de-lixo-de-jornal/

Sabemos que no son alternativas perfectas pero mientras no podamos hacer compost es lo único que se nos ocurre. Si nos enteramos de alguna otra alternativa te contamos ;)

¡Un saludo!

Contestar
Ruben 13 octubre, 2015 - 14:38

muchas gracias, seguiremos tratando de reducir la basura en lo posible y veremos la opción de las bolsas de papel o cucuruchos :)

saludos

Contestar
Vivir sin plástico 14 octubre, 2015 - 20:43

¡Ya nos contarás qué tal os va! ;)

Contestar
Molesko 17 septiembre, 2016 - 1:01

Excelente. Alguna de éstas haré.
Justo ahora que he decidido aminorar el uso del plástico cada vez que salgo a mi jardín encuentro varias bolsas plásticas, envolturas de dulces o algún otro desecho que el viento ha metido a mi propiedad, me aterra cada vez que lo encuentro. Empezaré a juntarlo y les haré saber cómo me fue.

Saludos desde México

Contestar
Vivir sin plástico 20 septiembre, 2016 - 22:01

¡Hola Molesko!

Lo bueno que tiene hacer esto es que te hace más consciente de hasta donde llegan los residuos plástico. Para nosotros es un pequeño gesto, todo depende de las ganas que tengamos, pero la mayoría de las veces no recogemos grandes cantidades, al revés, alguna pequeña cosa.
Sencillamente es eso, un granito de arena, nos gusta la sensación de que dejamos el sitio más limpio que lo hemos encontrado.

¡Un abrazo!

Contestar
varmen 25 marzo, 2019 - 12:18

Fantástica tarea! Granito a granito construiremos un planeta mejor.
Hace unos meses que hemos empezado a concienciar a nuestra peque mostrandole la cantidad de plástico que se acumula en nuestras costas y realizando tareas de recogida. Sin embargo, tengo muchas dudas respecto a donde depositar todos esos plásticos recogidos ya que según tengo entendido, los contenedores amarillos no son los sitios adecuados. Me preocupa que finalmente todo el material recogido vuelva a acabar tirado o quemado si no se procesa bien. Tengo leido que en contenedores amarillos no puede ir cualquier tipo de plástico. En las playas se acumulan cantidad de cuerdas, redes… que no son embases. ¿Alguien puede ayudarme con este tema?
Muchas gracias!

Contestar
Vivir sin plástico 29 marzo, 2019 - 15:48

Hola varmen,

La verdad es que las redes y cuerdas no irían en el contenedor amarillo. Nosotros las tiramos al contenedor gris (el de restos). Sabemos que no se hará nada útil con ellas pero creemos que en un vertedero son menos dañinas que en el mar.

A ver si alguien más te puede echar un cable.

¡Un abrazo!

Contestar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.