Inicio » Alternativas » Alternativas al desodorante

Alternativas al desodorante

por Vivir sin plástico
Alternativas al desodorante

Llevamos mucho tiempo pensando escribir esta entrada, pero lo hemos estado posponiendo semana tras semana porque pensábamos que nos quedaban muchas alternativas por probar pero, como esto parece no tener un fin próximo, te vamos a contar lo que hemos descubierto hasta ahora y ya iremos actualizando la entrada según vayamos encontrando cosas nuevas.

Cuando empezamos a intentar evitar el plástico, el desodorante nos pareció una de las cosas más difíciles de encontrar alternativa. Ni por un momento nos planteamos la posibilidad de hacerlo nosotros mismos, más que nada porque no sabíamos que se pudiera hacer, pero también por el pánico de que nos abandonase en el momento menos oportuno… Pensándolo bien ¿hay algún momento oportuno para que te abandone el desodorante? Pero vamos a las recetas, que es lo que íbamos.

La primera idea que se nos vino a la cabeza fue la piedra de alumbre. Es un mineral que se encuentra de forma natural en muchas partes del mundo. Estas piedras en seco se mantienen netas, pero en contacto con el agua o la piel húmeda el alumbre se disuelve y libera iones de aluminio que tiene un efecto antitranspirante.

Aunque la mayoría de ellas viene en envase de plástico, yo (Fer) alguna vez las había visto envasadas en cartón. Como tenía una en casa (que sólo había utilizado en un par de ocasiones) empecé a utilizarla. Los primeros días andaba un poco asustado e intentaba no levantar muchos los brazos, por si acaso. No estoy seguro si fue obsesión, pero en un principio si noté que me abandonó en algún momento, por suerte no crítico. Leí en internet que hay que darle un tiempo de adaptación, lo que pareció un poco extraño y no muy lógico, pero en mi caso pareció ser cierto, en dos o tres días ya funcionaba perfectamente. Las ventajas del alumbre es que una piedra te puede durar un año, por lo que aunque viniese en plástico sería un envase al año, y que además no deja olor alguno, no lleva ningún perfume. La desventaja es que, aunque de forma natural, contiene aluminio. Muchos desodorantes convencionales les añaden aluminio, en este caso no se ha añadido, sencillamente lo contiene, pero aún así no es muy recomendable exponernos a este metal. Otra desventaja es que la piedra se puede romper con mucha facilidad, por que no nos parecía muy práctico, sobre todo cuando vas de viaje. Aún con estas desventajas, es una alternativa al desodorante convencional.

Desodorante en polvo T'eo

Desodorante en polvo T’eo de las tiendas Lush

Como hemos comentado en alguna ocasión, en cuanto empezamos a limitar el consumo de plástico, nos fuimos a la tienda de Lush y nos hicimos con champús, jabones y pasta de dientes en formato sólido y sin envase. Y sí, ¡resultó que también tienen desodorante! Es una pastilla de desodorante sólido y sin empaquetar, cuyo ingrediente principal es el bicarbonato. Es un poco cara (7,50€) pero como nos pudo la curiosidad y las ganas de probar cosas nuevas, compramos una. Lo primero que nos chocó fue que, aunque tuviera la forma de una pastilla de jabón, no se aplicaba directamente en las axilas, sino que había que rasparla un poco para que se convirtiese en polvo, y después aplicar ese polvo en los sobacos. Es un poco engorroso y poco práctico, además dejas el lavabo hecho una pena, pero quitando eso, funciona muy bien y aunque viene ligeramente perfumado, no es un olor ni empalagoso y desagradable (aunque, para gustos los olores).

Pero tras investigar un poco nos entraron ganas de hacer nuestro propio desodorante, y entonces nos encontramos con Mariana, de Cualquier cosita es cariño, en el momento justo con su receta de desodorante «el conejo feliz». Es una receta muy sencilla y efectiva, a base de aceite de coco, fécula de maíz y bicarbonato. El único inconveniente que le vemos es que el aceite de coco se solidifica a temperaturas inferiores de 22-25 grados centígrados y, como nosotros vivimos en pisos que parecen un iglú en invierno, tenemos que enfrentarnos a una piedra cada mañana antes de salir de casa. No es nada grave, se puede calentar con las manos o con agua caliente pero somos perezosos, y mucho más por las mañanas, así que decidimos tunear la receta y cambiar el aceite de coco por uno de almendras dulces, que no se solidifica en el iglú. Funciona bien, lo único es que en ambos casos hay que poner la cantidad justa en las axilas para que no se queden muy grasientas y evitar manchar manchar la ropa. Estamos empezando a probar esta receta «tuneada» pero todavía no nos ha abandonado.

Lo bueno de todo esto es que, partiendo de una misma receta lo que le va bien o le gusta a una persona, no le tiene porque gustar a otra, y con una pequeña variación la puedes adaptar a tus gustos, y hacer tu propia receta personificada ;)

Otra receta que hemos probado es la de Kathryn, de Going zero waste. También es muy sencilla sólo tiene dos ingredientes, bicarbonato sódico y sal del Himalaya, a los que se añade agua. No sabemos si porque pasamos mal de onzas a  centilitros o porque hay alguna errata o porque somos un poco manazas pero se nos quedó muy espesa, el bicarbonato no se disolvió bien en el agua, por lo que se atasca el spray. Pero nos gusta porque la idea de desodorante en spray nos parece bastante cómoda, sobre todo de cara al verano. Así que volveremos a probarla modificando las cantidades y os contaremos cómo se nos da.

Y la última receta que te vamos a contar hoy es la más simple y sencilla, con la que te hayas topado en la red. Como veíamos que todas las recetas de desodorante natural llevaban como ingrediente principal el bicarbonato, hemos simplificado la receta a su mínima expresión y la hemos dejado simplemente en eso, bicarbonato sódico. Después de lavarnos las sobaqueras cuando todavía están un poco húmedas ponemos un poco de bicarbonato en cada lado y chimpún. En vez de un bote dedosodorante tenemos un salero con bicarbonato. Nos echamos un poco en las manos lo aplicamos y ya está. Más sencillo imposible. Y funcionar funciona. Hemos leído por internet que hay personas a las que se les irrita la piel, pero a nosotros por ahora no nos ha pasado. Es verdad que hay que ponerse poquito y aplicarla a golpecitos (no deslizando).

El caso es que desde que usamos estas alternativas, como habrás podido adivinar vamos saltando de una a otra, yo (ahora soy Patri), he notado que sudo mucho menos, o al menos huelo menos. ¿Cómo es posible? Ni idea. He leído por ahí que el bicarbonato no evita que sudes, como hacen los desodorantes industriales, especialmente los que llevan aluminio, sino que funciona evitando que se produzcan las bacterias que provocan el mal olor. Quizás por eso, cuando usas desodorantes convencionales, si un día se te olvida bloquear el sudor de tu cuerpo, éste se toma la revancha y te dice «ahora te vas a enterar» y te hace pasar la vergüenza de tu vida. Pero si no bloqueas ese sudor, simplemente evitas que se produzca el mal olor, no hay ninguna reacción mayor cuando pasan x horas o tienes un descuido.

¿Has probado alguna de estas recetas? ¿Tienes alguna receta infalible que no conocemos? Cuéntanosla que la probamos seguro ;)

¡Si te ha gustado, compártelo!

También te puede interesar

72 comentarios

Virginia 21 febrero, 2016 - 22:40

Hola! Yo he probado como desodorante el bicarbonato seco, hice el intento una sola vez, es que en cuanto sali de mi casaycomencé a caminar me abandonó! Desde esa vez nunca mas experimente con ninguna receta natural…. Creo que será cuestión de volver a intentar o de buscar alternativas! Gracias por la información , es de mucha utilidad! Cariños!

Contestar
Vivir sin plástico 22 febrero, 2016 - 21:53

Hola Virginia,

Es verdad que si te abandona en cuanto sales de casa puede ser un poco deprimente, pero yo le daría otra oportunidad. Pueden venir bien «unos días de adaptación» podrías empezar probando cuando no tengas mucho que hacer, como fines de semana que te quedes en casita haciendo cosas y ver qué tal te va. Cada persona es un mundo, pero la verdad es que a nosotros nos funciona muy bien.

¡Ya nos contarás qué tal!

Contestar
lili 28 febrero, 2018 - 2:27

toda mi vida habia batallado con el olor corporal, principalmente el de axilas, traté con alumbre natural comprado en ferreteria, desodorante de alumbre, desodorantes y antitranspirantes de marca comprados en super, desodorantes en aerosol, barra, bolita, y lo ponía y en lo que me vestía ya olia feo. comencé a usar el bicarbonato de sodio, solito, y ohh !! sorpresa !! jamás he vuelto a tener esos olores y ni mi ropa se mancha de amarillo. Solo al terminar de ducharme mojo mi dedo indice, paso la yema por el bicarbonato y lo aplico en mi axila aún húmeda. santo remedio.

Contestar
Vivir sin plástico 25 marzo, 2018 - 11:39

¡Hola Lili!

La verdad es que nosotros nos sorprendimos muchísimo con el remedio del bicarbonato. Funciona incluso mejor que los desodorantes comerciales.

¡Un abrazo!

Contestar
Rosabel Lacoma 12 junio, 2018 - 15:35

Hola Yo llevo años usándolo

Vivir sin plástico 19 junio, 2018 - 18:59

;)

Beatriz 23 agosto, 2018 - 11:47

Hola! Quier compartir mi experiencia con el desodorante natural de la web Zero Waste. Es muy fácil de fabricar y muy cómodo de aplicar, no deja residuo y a mi me funcionaba contra el mal olor. Sin embargo, después de un mes de uso, me ha hecho una dermatitis en ambas axilas (leve, nada grave!). Creo que la exposición constante a la sal acaba por irritar la piel, que en esta zona es muy sensible. Probaré con bicarbonato sólo, aunque cuando lo he probado mancho todo el suelo del baño… Si no me convence, me pasaré a desodorantes en barra, en Lush ahora tienen una gama más amplia. También quiero probar los aceites hidratantes en pastilla.
Compartiré experiencia.
Mil gracias por vuestra labor!

Contestar
Vivir sin plástico 27 agosto, 2018 - 19:20

¡Hola Beatriz!

Si la sal te irrita, probablemente el bicarbonato también lo haga. Si no sudas mucho, puedes probar con un par de gotas de aceite esencial de lavanda. si pruebas los de Lush, cuéntanos qué tal.

¡Un abrazo!

Contestar
Piroska 26 septiembre, 2019 - 16:28

Hola,
Yo usaba el bicarbonato solo como algunos de vosotros comentáis, pero al cabo de un mes tenía las axilas enrojecidas e irritadas. La solución la encontré en internet, no recuerdo en qué web. Consiste simplemente en disolver una cucharadita de bicarbonato en 50ml de agua, y añadir un par de gotas de algún aceite esencial que nos guste, en mi caso usé el de lavanda. Lo preparé un un botecito con spray que tenía por casa, de alguna muestra de un producto capilar. Me funciona de maravilla!!!!

Contestar
Vivir sin plástico 4 octubre, 2019 - 11:37

Hola Piroska, a mí (Patri) también me empezó a irritar después de un tiempo usándolo (aunque con la receta de aceite de coco y maicena, me iba bien). Hemos probado a disolver el bicarbonato en agua pero se nos atasca el spray, no sabemos qué pasa. Volveremos a probar. ¡Mil gracias por compartir tu experiencia!

Ale 21 febrero, 2016 - 23:56

¡Hola!

Yo me hice uno con tres cucharadas de aceite de coco, media taza de maizena, media taza de bicarbonato y unas gotitas de esencia de lavanda.

También vivo en un iglú y está un poco duro, pero en mi caso no llega a ser una piedra ni mucho menos, de hecho puedo coger perfectamente con un dedo una cantidad que considero que está bien (o mal, jajaja) y se derrite al aplicarlo en la axila.

Como de momento va bien, me quedaré así, a medida que se vaya acercando el verano y le vea algún fallo o algo, probaré los que habéis puesto aquí :)

Contestar
Vivir sin plástico 22 febrero, 2016 - 21:54

Hola Ale,

La verdad es que es muy parecido al conejo feliz. Quizá hemos exagerado un poco, tampoco se queda como una piedra, jeje, pero sí lo suficientemente sólido para que sea incómodo aplicarlo. Nosotros hasta primavera o el verano nos despediremos del aceite de coco con mucha pena pero…

Genial que hayas encontrado tu receta creemos que todos tenemos una por ahí que hay que descubrir ;)

¡Un abrazo y gracias por pasarte!

Contestar
Elena 22 febrero, 2016 - 0:17

Creo que lo que comentas del olor se debe simplemente que, al no estar aplicando químicos sobre tu piel (el mayor órgano excretor del cuerpo humano), no tiene tanto que expulsar mediante el sudor y por eso huele menos que antes.

Contestar
Vivir sin plástico 22 febrero, 2016 - 21:56

Hola Elena,

Es verdad, no había pensado en eso, le estamos metiendo menos químicos al cuerpo. El caso es que me ha sorprendido gratamente :) También puede deberse a que ahora como menos comida procesada, aunque antes tampoco es que comiese mucha, pero es cierto que como más «limpio». Y eso también puede ayudar.

¡Un abrazo!

Contestar
Mariana 23 febrero, 2016 - 15:46

¡Hola chicos! Yo también pasé por la piedra alumbre pero el asunto del aluminio no me gusta nada de nada, así que la abandoné. Mi proceso de adaptación fue de a poco, al principio sólo usaba «el conejo feliz» cuando iba a estar en casa (no me atrevía a usarlo cuando iba a salir o a tener días «intensos»), pero poco a poco fui aumentando los días de uso, hasta que llegué al punto en el que no me imagino usando un desodorante comercial.

Es cierto que el bicarbonato puede resultar irritante… a mí hasta ahora no me ha pasado, pero a R (mi chico) sí, y lo tuvo que suspender por un tiempo. Supongo que depende de muchas cosas, incluyendo el tipo de piel. Para lo de la textura (que no quede tan duro en invierno), creo que podrían probar mezclando el aceite de coco con otro que no se solidifique, por ejemplo el de almendras. Pienso que —al ser los dos aceites— no se va a separar sino que va a evitar que el de coco se ponga como una roca. Podrían probar con un poquitín a ver qué tal :-)

¡La idea del desodorante en spray me gustó mucho! Voy a probar con esa a ver qué tal me va, que siempre es bueno tener varias alternativas.

¡Un abrazo!

Contestar
Vivir sin plástico 24 febrero, 2016 - 8:33

¡Hola Mariana!

La verdad es que aunque en un principio nos pudo parecer un poco absurdo lo del tiempo de adaptación, cuanto más pensamos en ello más nos damos cuenta de que es necesario. Los cambios, aunque sean para bien, siempre hay que hacerlos poco a poco, para que el cuerpo se vaya adaptado. A la naturaleza no le gustan los cambios bruscos.

La verdad es que se nos ocurrió lo mismo con la pasta de dientes y entonces si que mezclamos el aceite de coco y uno de girasol (el que más a mano teníamos) a mitades iguales y se nos quedó la textura perfecta. Con el desodorante, no sé por qué, nos dio por poner sólo aceite de almendras, la próxima vez que lo preparemos mezclaremos el aceite de coco con el de almendras, a ver qué tal. Aunque la verdad es que con tanta prueba tenemos reservas de desodorante por unos meses, jeje. Cuando queramos probarlo seguro que ya hará calor por aquí y ya el aceite de coco estará en su punto. Pero bueno, quizá lo preparemos antes de que llegue la primavera y así no tenemos que esperar al invierno que viene para sacar conclusiones

A nosotros también nos atrae mucho lo del spray. Ya nos contaremos nuestros progresos ;)

¡Un abrazo!

Contestar
Maria 8 marzo, 2016 - 23:45

Uy, no sé por qué no había visto esta entrada así que os comento con retraso. Os voy a hacer una confesión y es que no uso desodorante desde hace unos años (por lo menos tres) y ni yo noto que huela mal ni nadie se me ha quejado nunca (ni siquiera personas cercanas a las que les he preguntado directamente como mi pareja o familia), de hecho, casi no sudo a no ser que me ponga a correr por algo o a hacer ejercicio. La verdad es que no recuerdo si tuve que pasar por un periodo de adaptación o no, pero yo siempre he usado poco desodorante porque me irritaba, me manchaba la ropa y no notaba que cumpliera su función, así que un día después de haber probado miles desodorantes diferentes, simplemente, dejé de utilizarlo.

Aún así, os comparto dos métodos de «desodorante» zerowaste que para mí son los mejores. Uno es un tanto «alternativo» y más difícil de usar en el día a día, pero es el que más me gusta y el que me aplico yo de vez en cuando ;) es el desodorante de los japoneses que consiste en pasarse una toalla húmeda cuando sudas (si vais o habéis ido a Japón entenderéis por qué con 25ºC y una humedad del 90% los europeos chorreamos como cerdos mientras los locales van tan frescos pasándose una toalla por el cuerpo de vez en cuando). El otro, más convencional, se hace mezclando agua y aceite del árbol del té (unas cuantas gotas, no recuerdo exactamente) en un spray para aplicárselo (creo que también le podías añadir bicarbonato). Yo lo usé durante un tiempo solo con esos dos ingredientes y neutralizaba por completo cualquier olor.

No prometo que mis métodos funcionen con todo el mundo, sudar más o menos depende de muchas cosas como genética, peso, alimentación, estilo de vida, etc., pero para mí el desodorante ha pasado a ser algo no sólo completamente innecesario sino también contraproducente y perjudicial para la piel.

Un saludo y seguid así, ¡me encanta vuestro blog!

Contestar
Vivir sin plástico 9 marzo, 2016 - 22:39

¡Hola María!

¡Qué bien que ya lleves tres años sin desodorante!

Nosotros vamos a probar las dos opciones que cuentas, aunque ya muchos fines de semana ni siquiera nos ponemos alternativas naturales y no olemos ;) (seguro que pasarse un trapo húmedo de vez en cuando puede ser más que suficiente en muchos casos). También vamos a dar una oportunidad al agua con árbol de té, con bicarbonato ya sabemos que funciona, así que vamos a probaremos sin él, aunque por lo que hemos escuchado el olor no nos va a emocionar.

¡Encantados de que te encante el blog! Un abrazo ;)

Contestar
Sneyder 13 marzo, 2016 - 1:47

Vivió en Palmira – Colombia y hace bastante calor, hace mucho que no compro desodorante … como alternativa he usado piedraalumbre, es muy fácil solo se humedece un poco y se frota en la axila, hasta ahora no me ha traicionado … de vez en cuando se me olvida y siento que huelo menos que antes cuando usaba desodorante … aqui en Colombia se consigue en las farmacias y es bastante económica …

Contestar
Vivir sin plástico 13 marzo, 2016 - 10:57

Hola Sneyder,

La verdad es que fue una de las primeras alternativas que se nos vinieron a la cabeza. Fer la sigue utilizando de vez en cuando, lo único que no nos convence es que contiene aluminio e intentamos evitar este metal. Pero la verdad es que es una opción muchísimo mejor que el desodorante tradicional ;)

Contestar
María Elena Medina Zaragoza 12 abril, 2016 - 15:52

Hola
Yo compre una alumbre y venia una receta para convertirlo en líquido,
250 me de agua hirviendo poner la piedra a que se disuelva, dejar enfriar y poner glicerina 50ml. Agitar manualmente, si se desea poner unas gotas de tu perfume, agitar y listo, poner en atomizado,

Contestar
Vivir sin plástico 13 abril, 2016 - 18:44

¡Hola María Elena!

Muchas gracias por compartir la receta. La verdad es que ni la conocíamos ni habíamos ido nunca que se pudiera hace en líquido el alumbre.

¡Un abrazo!

Contestar
Sofía 21 mayo, 2016 - 0:15

Hola! Os acabo de descubrir por Instagram y ya me declaro fan. He estado mirando vuestro blog, y solo quería comentaros que la receta que usais para pasta de dientes es la misma que uso yo, y que además la uso como desodorante y me va genial. Además cada vez que me toca rellenar mi bote de cristal hago un 2×1 y ya tengo desodorante y pasta de dientes para rato. Un saludo!

Contestar
Vivir sin plástico 5 junio, 2016 - 19:05

¡Hola Sofía!

La verdad es que no los habíamos pensado pero es verdad que los ingredientes básicos son los mismos en las dos recetas y, puestos a simplificar, es súper práctico hacer dos productos en uno ;)

Muchas gracias por pasarte,

¡Un abrazo!

Contestar
soledad 12 julio, 2016 - 14:44

Hola
yo uso el desodorante de la marca SCHMIDT’S (aroma bergamota y lima) y, si bien, viene en un frasquito con tapa de plàstico, dura un eternidad, no tiene ningun quimico y esà certificado vegan y contra el test en animales. Les dejo el link de la web de la marca.

Contestar
Vivir sin plástico 13 julio, 2016 - 7:06

¡Hola Soledad!

La verdad es que tiene muy buena pinta. Nosotros por ahora estamos bastante contentos con el que usamos, (ahora mismo el del conejito feliz que vamos modificando según estemos de inspirados). No olemos, es fácil de aplicar y va muy bien :)

Contestar
Vivir sin plástico 13 julio, 2016 - 7:07

Muchas gracias por el enlace ;)

Contestar
María 11 agosto, 2016 - 12:43

¡Hola! Yo uso bicarbonato únicamente. Compro una bolsa (de plástico) de 1 kilo y relleno una cajita de metal que era de vaselina para los labios. Me lo doy por la mañana como vosotros decís, con la piel un poco húmeda, después de lavarme, y funciona perfectamente. Ahora en verano llevo la cajita en el bolso «por si acaso» y hay veces que me lo vuelvo a aplicar a lo largo del día, pero lo normal es que no lo tenga que hacer.
Llevo así un par de años. Antes utilizaba un desodorante normal y me abandonaba muy a menudo. El bicarbonato es mucho más eficaz, cómodo y barato, además de generar menos residuos. La bolsa de kilo es de plástico, sí, pero nada comparado con el envase de plástico de un desodorante convencional.
Un día a la semana también me lavo los dientes con bicarbonato. Dicen que es agresivo si se utiliza todos los días, pero así evito la pasta de dientes convencional un día. Puede parecer poco, pero un día a la semana que cambies de hábito es un 17% de ahorro.

Contestar
Vivir sin plástico 13 agosto, 2016 - 11:08

¡Hola María!

Lo del bicarbonato es todo un descubrimiento. Es increíble que algo tan simple funcione tan bien. Yo, Fer, hago lo mismo que tú, llevar un poco en la mochila por si acaso (creo que en 8 o 10 meses me ha hecho falta un día), pero también lo hacía cuando usaba desodorante convencional (y me hacía falta más a menudo).

Por aquí tenemos la suerte de poder comprar el bicarbonato en una bolsa de papel, pero aunque la bolsa sea de plástico no es nada comparado con los envases de desodorante convencional que estás salvando.

Patri usa el bicarbonato, mezclado con aceite de coco, de dentífrico todos los días (hay muchas opiniones al respecto, hay quien considera que no es tan agresivo). Yo lo uso de vez en cuando, habitualmente uso un dentífrico sólido que viene sin plástico (no me gusta mucho la textura del bicarbonato para los dientes). Pero tienes toda la razón. aunque lo uses sólo un día a la semana ya estás dejando de utilizar un montón de pasta de dientes convencional (y de sus envases). Imagínate si todo el mundo hiciera lo mismo la cantidad de dentífricos que se dejarían de utilizar.

El bicarbonato también viene muy bien para eliminar el olor de los zapatos y para muchas cosas más. ¡Es fantástico!

¡Un abrazo!

Contestar
Judith 6 marzo, 2018 - 17:00

Hola,
en primer lugar, quería felicitaros por vuestro blog, aunque es el primer comentario que escribo, os leo mucho y sois una gran fuente de ayuda e inspiración.
Quería preguntaros dónde compráis el bicarbonato a granel o en bolsa de papel. Yo vivo en Madrid y si conocéis alguna tienda me vendría genial, yo todos los que encuentro vienen en bolsas o botes de plástico.

Muchas gracias de antemano y enhorabuena de nuevo por vuestra página.

Contestar
Vivir sin plástico 25 marzo, 2018 - 12:22

¡Hola Judith!

Muchas gracias por tus ánimos. Encantados de ayudar.

Nosotros lo compramos en una droguería que hay en Paseo de Extremadura, no sabemos cómo te pillará. También hemos escuchado que en el Herbolario Navarro lo venden en bolsitas de papel.

¡Un abrazo!

Contestar
¿Se puede vivir sin plástico? – productor de sostenibilidad 3 octubre, 2016 - 17:58

[…] dentífrico lo hacemos en casa, así como el desodorante (y funciona, de momento, nadie se ha quejado). El cepillo de dientes se puede encontrar de madera de […]

Contestar
Eva 13 diciembre, 2016 - 9:42

Yo empecé con el «conejo feliz» y al principio fenomenal pero después de un par de semanas empezó a irritarme muchísimo :( Le pregunté a Mariana y me dijo que probara cloruro de magnesio disuelto en agua. Es más cómodo porque es en spray, no irrita y de momento parece que funciona, si bien es verdad que ahora hace menos calor…

Contestar
Vivir sin plástico 18 diciembre, 2016 - 20:57

¡Hola Eva!

Nosotros también queremos probar el cloruro de magnesio, el conejito feliz no nos ha irritado ni nada pero se nos han ido manchando las camisetas con el aceite de coco :( Vamos a comprarlo y probaremos porque nos han dicho ya dos personas que funciona bastante bien. Ya te comentaremos si nos funciona, esperemos que sí.

¡Un abrazo!

Contestar
paz 8 junio, 2017 - 10:24

hola. yo estoy probando lo del bicarbonato a pelo. pero venden bicarbonato a granel o en botella de vidrio en algun sitio?

Contestar
Vivir sin plástico 13 junio, 2017 - 19:30

Hola Paz,

Nosotros lo compramos en una droguería industrial en paquetitos de papel que hacen ellos mismos. Pregunta en droguerías industriales, es posibles que también los tengan envasados en cartón ;)

Un saludo.

Contestar
Carmen Rosell 23 junio, 2017 - 8:14

Hola a todos,
Yo estoy realizando una pequeña labor de investigación. En mis recuerdos y preguntando a las personas mayores que me rodean. ¿Cómo se hacían antes las cosas? Curiosamente hay muchos que ni lo recuerdan, pero otros sí. ¿No os parece que esa es una fuente de información que quizás estamos desaprovechando?

Acabo de empezar este cambio de vida que es vivir sin plástico. Me abruma, así que voy a intentar hacer pequeños pasos.

De momento el desodorante lo he sustituido por talco perfumado. Llevo una semana, pero me funciona muy bien. Antes utilizaba el alumbre que me funcionaba de maravilla, pero yo soy de piel delicada y ha acabado por darme picor después de año y medio.

Muchas gracias por vuestros consejos. Me encantan.

Contestar
Vivir sin plástico 2 julio, 2017 - 12:25

Hola Carmen,

Sin duda las personas mayores son una fuente de sabiduría que sin duda desaprovechamos. Nos encanta tu labor de investigación ;)

Empezar poquito a poco es lo mejor, la verdad es que al principio parece un mundo pero si te pones poquito a poco, cuando quieras darte cuenta, ya lo tienes hecho. No es tan difícil como parece, sólo es cuestión de cambiar de hábitos.

Gracias a ti por unirte a la tropa.

¡Un abrazo!

Contestar
Lucía 9 septiembre, 2017 - 1:23

Solo felicitaros por la labor que estáis haciendo. Empecé a interesarme tras ver un video de Lauren Singer en el que explicaba como vivía una vida «Zero Waste» y me sorprendió que hubiese tan pocos blogs en ese momento en español sobre el movimiento Zero Waste y el vuestro fue de gran ayuda. Estoy segura de que el blog habrá concienciado a muchos y les habrá ayudado a vivir el estilo de vida que quieren. ¡Muchas gracias por todos los consejos!

Contestar
Vivir sin plástico 12 septiembre, 2017 - 18:15

¡Hola Lucia!

No sabes como nos alegra escuchar eso. Es lo que en realidad nos gustaría conseguir con el blog, que mucha gente se conciencie y cada vez seamos más poniendo nuestro granito de arena.

¡Muchísimas gracias por tus palabras!

Un abrazo :)

Contestar
Julia 24 octubre, 2017 - 8:19

¡Hola!

Estoy empezando a interesarme por este mundillo del no-plástico y la verdad que tenéis un blog genial, resuelve muchas dudas y da ideas guays :)

En el tiempo que llevo de investigación me estoy dando de que el aceite de coco y el bicarbonato valen para todo! De hecho, proporciones aparte, veo recetas similares que solo llevan estos 2 ingredientes y que lo mismo te sirve para lavarte los dientes que como exfoliante facial que como desodorante. Y yo, que soy tan vaga, digo… ¿No podríamos tener solamente un bote de aceite de coco y bicarbonato y usarlo para los 3 usos?

Un saludo :)

Contestar
Vivir sin plástico 24 octubre, 2017 - 21:36

¡Hola Julia!

Qué bien que empieces en este mundillo, una vez que entras, ya no quieres salir ;)

La verdad es que puedes hacerlo sin problema. De hecho Bea Johson simplifica aún más y no utiliza aceite de coco. Utiliza el bicarbonato como desodorante y como dentífrico así en polvo, sin nada más.

A nosotros es que la pasta de dientes nos gusta que sepa a menta y en los sobaquillos la menta no nos apasiona, pero como poder, se puede hacer perfectamente ;)

¡Un abrazo!

Contestar
Clàudia 12 abril, 2018 - 11:31

Hola!
Leo los comentarios y, aunque hay alguno de estos últimos meses, tengo la sensación que escribo al pasado! jaja Os acabo de descubrir y estoy deseando leerme vuestro blog entero, me parece super interesante y practico!

En lo referente a los desodorantes, mi experiencia no dista mucho de algunas que he leído. De adolescente me costaba horrores encontrar un desodorante eficaz (conseguí encontrar uno roll-on para invierno y otro en spray (maldita la moda de mis amigas que llevaban el spray everywhere…) para verano). Aún así, el tema spray me parecía un horror (ecologicamente hablando, pero también a nivel olor), así que fue lo primero que abandoné al cabo de poco. Y opté por continuar con el roll-on. Me quedé con uno que prometía llevar la más mínima expresión en componentes (pero envasado en plástico y de marca archiconocida). Mi gran cambio llegó un día, por navidades, que entré a cotillear a Lush (me fascinan sus olores, sus productos y parte de su filosofía). Compré varias cosas para regalar y pedí una muestra de uno de los desodorantes sólidos (el Aromaco, diferente al que tenéis en la fotografía) (Estamos a abril y aún tengo muestra para un mes o dos más!!). Había investigado online y, como vosotros, mucha gente hablaba del polvo molesto, del precio, etc… Mi sorpresa fue, que, una vez acostumbrada a su olor (demasiado intenso para mi en un inicio), vi que con el calor de las axilas se deshace muy facilmente. Este no genera polvo alguno, y me recuerda a una pastilla de jabón, suuper cómoda!

Aún estoy descubriendo muchas cosas, y el siguiente paso es empezar a hacer mis propios productos, pero de momento estoy satisfecha con este desodorante!

Un saludo y muchas gracias!!

Contestar
Vivir sin plástico 19 abril, 2018 - 21:15

¡Hola Claudia!

Gracias por la recomendación, ése no lo hemos probado y la verdad es que yo (Patri) no descarto probarlo porque últimamente el bicarbonato sí que ha empezado a irritarme y sólo lo utilizo en ocasiones contadas (importantes) porque después de unos días usándolo se me empieza a enrojecer la piel. Ahora estoy probando con vinagre de manzana y la verdad es que no va nada mal. Una vez que se seca no huele pero ando con la paranoia de ir oliendo a vinagre jejeje. Lo de hacer una receta con varios ingredientes ya me da pereza así que lo mismo un día de estos pruebo el de Lush, aunque la verdad es que ya no nos convence tanto.

En fin, muchas gracias por compartir tus trucos ¡un abrazo!

Contestar
Elena 25 diciembre, 2018 - 15:51

Hola!
Yo comparto la recomendaciòn de Claudia. Llevaba un par de años usando mineral de alumbre (la misma piedra, dura muchísimo!) pero me apetecía probar otro desodorante que no tuviese aluminio y que tuviese un poco de olor porque la piedra se me quedaba un poco corta a nivel de efectividad en cierta ocasiones. De los desosodarntes que tiene Lush el que aparece referenciado en vuestro artículo no me convencía mucho por el formato polvo, por eso probé Aromaco y he de decir que estoy encantada con la elección. Con solo mojarlo un poco se aplica muy bien, tiene un olor bastante natural (no a todo el mundo le gusta pero a mínme encanta), es efectivo y la pastilla dura muchísimo, lo que justifica el precio. Lo recomiendo altamente!

Contestar
Vivir sin plástico 7 enero, 2019 - 13:44

¡Hola Elena!

Gracias por tu recomendación. Yo, Patri, llevo probando Aromaco desde hace unos meses y la verdad es que funciona muy bien y me parece bastante cómodo. El olor no me apasiona pero una vez puesto no me lo noto, así que no me importa. Tenemos pendiente actualizar la entrada con las diferentes alternativas que desde que la escribimos hemos probado otras cuantas.

¡Un abrazo!

Contestar
Raul 8 junio, 2018 - 1:06

Yo llevo toda la vida preocupándome al acercarme a la gente por el olor en las axilas, hasta recién salido de la ducha me olían, los desodorantes comerciales solo lo empeoraban, y entonces os vi en televisión y me cambiasteis la vida.

Probé a mezclarlo con aceite de argan, el primero que pille por casa, además después de usarlo leí que no deja marca en la ropa.

Fue la solución a mi problema, las axilas sudan igual que siempre pero sin producir ningún olor, así que muchas gracias por ayudarme y además me habéis concienciado a utilizar menos el plástico.

Muchas gracias!!

Contestar
Vivir sin plástico 8 junio, 2018 - 15:04

¡Hola Raul!

Qué alegría que hayas encontrado la solución. La verdad es que el olor en las axilas es muy injusto porque la muchas personas se piensan que no te lavas y simplemente hay personas que sudamos más.

Nos alegra muchísimo que hayas empezado a concienciarte sobre el uso del plástico ;)

¡Un abrazo!

Contestar
Evey Hammond 26 septiembre, 2018 - 18:16

¡Hola!
Acabo de descubrir vuestro blog buscando una alternativa a la pasta de dientes industrial y estoy flipando! Lo del grifo en el retrete como alternativa al papel higiénico me ha dejado alucinada. Muchas gracias por compartir todas vuestras ideas. Yo he probado el alhumbre como antitranspirante y la verdad es que me funciona estupendamente, no conocía lo del bicarbonato, pero ahora voy a probar porque es verdad que no es muy saludable lo de echarse aluminio en el cuerpo.

Tengo una pregunta que igual es un poco tonta, pero… ¿dónde compráis el bicarbonato? Porque el del súper viene en envases de plástico…

¡Un saludo y mil gracias por compartir vuestras experiencias!

Contestar
Vivir sin plástico 3 octubre, 2018 - 13:25

Hola Evey

¡Qué alegría que te sirvan nuestras ideas! :)

El bicarbonato puedes encontrarlo envasado en papel de una marca que se llama La Droguerie écologique, la suelen tener en el herbolario navarro pero probablemente la puedas encontrar en más sitios.

Esperamos que te sirva,

¡Un abrazo!

Contestar
Gaby Cué 9 octubre, 2018 - 14:23

Para evitar la molestia en las pieles delicadas, estoy probando el desodorante del conejo feliz de bicarbonato de sodio y manteca de coco; le he añadido media cucharadita cafetera de oxido de zinc que se usa para las rozaduras de los bebés.
Para los q viven en zonas muy frías pueden agregar unas gotas de aceite de almendras u otro de su preferencia para que no quede tan duro y facilite su aplicación.

Contestar
Vivir sin plástico 25 octubre, 2018 - 18:02

¡Hola Gaby!

Muchas gracias por compartir tus trucos. Mezclar el aceite de coco con otro para que no se petrifique con el frío es súper efectivo.

Un abrazo

Contestar
Fresia 28 noviembre, 2018 - 17:52

Hola, que tal? En mi caso me ha funcionado ponerme limon
Corto una rodajilla y lo paso por mis axilas.. Y dura las 24hs sin importar la actividad que hagas. Incluso si tenes tendencia a que la piel se oscurezca(que te da la depilacion o los químicos de los desodorantes) las aclara de maravilla
Ojo! Nunca aplicar en piel irritada o recién depilada/afeitada

Contestar
Vivir sin plástico 1 diciembre, 2018 - 15:48

Hola Fresia,

Qué suerte que te funcione el limón. Yo (Patri) lo probé (también vinagre) y ninguno de los dos me funcionó. Es una pena porque me parecen alternativas geniales.

Gracias por compartir,

¡Un abrazo!

Contestar
Camila 7 enero, 2019 - 6:29

¡Hola! He estado queriendo intentar algunas opciones con bicarbonato, pero lo único que puedo pensar, es en ¿Cómo puedo hacer para encontrar el bicarbonato sin que este envuelto en plástico? Sería una gran ayuda. ¡Gracias!

Contestar
Vivir sin plástico 7 enero, 2019 - 14:37

¡Hola Camila!

Hay una marca que lo vende en envase de cartón, se llama La drogueríe ecologique. Normalmente lo tienen el El Herbolario Navarro, aunque también lo venden en sitios online. Si no, pregunta en alguna droguería de tu barrio a ver si te pueden traer formatos grandes que, aunque sean de plástico, merecerá más la pena que comprar productos envasados.

Esperamos que te sirva,

¡Un abrazo!

Contestar
Camila 9 enero, 2019 - 9:05

¡Muchas gracias! Lo único que me preocuparía es que al pedirlo por internet, me llegue con miles de envoltorios, pero ahí estaré preguntando.

Contestar
Vivir sin plástico 9 enero, 2019 - 14:22

Hola Camila,

En tiendas residuo cero (usar y reusar, por ejemplo, lo tiene) no tienes ese problema. Si pides en alguna que no lo sea, pregunta antes y especifica en los comentarios que por favor te lo manden sin plástico. A nosotros normalmente nos funciona.

Y si no, pregunta en droguerías de toda la vida que lo mismo te lo encuentras hasta a granel ;)

Contestar
Adriana 28 febrero, 2019 - 18:51

Hola! Acabo de descubrir vuestro blog y me encanta! Yo también hago mi propio desodorante con aceite de coco, bicarbonato de sodio y harina de maíz. Actualmente vivo en Reino Unido, y lo mismo, no sabéis el frio que hace y me enfrentaba a una roca cada mañana. La solución es tan simple como añadir un poquito de aceite de oliva a la mezcla y queda en formato crema! Súper recomendado, me encanta! Podéis añadirle alguna gotita de algún aceite esencial que os guste :) besos!

Contestar
Vivir sin plástico 7 marzo, 2019 - 14:44

Hola Adriana,

¡Sí! Nosotros también lo hacemos (o lo hacíamos cuando usábamos esa receta). Actualizamos la receta de la pasta de dientes con el truquito, pero esta se nos pasó. ¡Gracias por recordárnoslo!

¡Un abrazo!

Contestar
Laura 18 marzo, 2019 - 13:11

Hola!
Llevo aproximadamente un mes probando a usar bicarbonato, sin más. Y de momento me va genial. Con el desodorante comercial a veces (cada vez más a menudo) me subía un olorcillo como a charca de patos ;) He ido probando con varios, y con todos me acababa pasando lo mismo. Desde que he probado el bicarbonato no he notado ese olor, así que seguiré con ello.
Muchas gracias por compartir vuestras alternativas al derroche de residuos y de químicos.

Contestar
Vivir sin plástico 29 marzo, 2019 - 13:42

¡Hola Laura!

La verdad es que muchas soluciones al plástico son de lo más sencillas. A veces pensamos ¡cómo no lo había probado antes!. A Patri el bicarbonato empezó a irritarle después de un tiempo pero Fer lo sigue usando y le va perfecto.

¡Un abrazo!

Contestar
Ana Muñoz 5 abril, 2019 - 13:56

Hola! Me gustaría ante todo daros las gracias por el blog, me sirve de inspiración cada día. Hace mucho que me planteo una vida sin plásticos pero hasta hace poco no me he puesto realmente manos a la obra. La verdad es que viviendo en Lanzarote las opciones son más que reducidas. Aunque cada vez más van surgiendo y al menos ¡ya tenemos una tienda con muuuuuchas opciones a granel!, es para celebrarlo.
Me gustaría recomendaros una marca que he descubierto hace poco, son productos de cosmética natural, ecológica y fabricados en Canarias, en la Gomera para ser exactos. De momento he probado algunos pero el que más me gusta sin duda es el desodorante Flower Power – http://maybeez.es/es/inicio/
Un Saludo!
Ana M.

Contestar
Vivir sin plástico 6 abril, 2019 - 14:43

¡Hola Ana!

Muchísimas gracias, nos alegra mucho que te sirva. Por suerte cada vez van abriendo más tiendas y empresas con opciones al plástico. Habíamos visto por redes la que nos comentas y nos encanta que cada vez haya más personas trabajando en alternativas para que esta forma de vida sea más accesible a todo el mundo.

¡Un abrazo!

Contestar
Elena Soler Penadés 16 mayo, 2019 - 14:39

Hola! Yo soy una persona que está en contra de usar el bicarbonato como sustitutivo del champú y desodorante porque a la larga a muchas personas les hace mas daño que un gran favor en la vida, y es que siempre he adorado el bicarbonato cuando he tenido dolor de barriga pero soy consciente que abusar de él para nuestro cuidado personal no es nada recomendable para todos los días. Siempre busco alternativas con el bicarbonato y con la tienda Lush (que me tiene hartita ya… No me gusta su politica de «reciclaje» cuando realmente al gerente se la sopla y echa las cosas al orgánico y cuando los ingredientes no son Tan saludables como aparenta…soy más de comprar a pequeños comercios. Total, en la pagina de http://www.cosascaseras.com podréis ver la experiencia de una mujer que ha probado de todo y ha dado con una receta que la quiero probar, se trata de usar oxido de zinc, que es otra alternativa y que suele estar en algunos desodorantes… Usa esto:
25 g manteca de karité
40 g aceite de almendras dulces
15 g cera de abeja
20 g óxido de zinc
2 g ricinoleato de zinc
1/2 cdta. matcha
10 gotas vitamina E
Según tengo entendido los aceites van bien para la hidratacion de la piel (el primer paso para aplicar el desodorante) y luego añade unos componentes de zinc que son los que dan el buen resultado,la matcha es prescindible, la vitamina e creo que actuaba de conservante. No tiene mala pinta,y se puede quitar algun ingrediente que no sea imprescindible o sustituirlo..(mientras el zinc esté presente,hw visto que se puede conseguir, en google pones los ingredientes y te salen y No son nada caros..y te sale bastante desodorante) chaoooo

Contestar
Vivir sin plástico 22 mayo, 2019 - 18:28

Hola Elena,

Lo del bicarbonato pensamos que depende mucho de la persona que te irrite o no. Fer lleva años usándolo años y a mí (Patri) me empezó a irritar al poco de empezar a usarlo. Mil gracias por compartir la receta, a nosotros ya nos da pereza hacer cosas con tantos ingredientes pero seguro que a mucha gente le resulta la mar de útil.

¡Un abrazo!

Contestar
Marine 6 junio, 2019 - 13:03

Hola,
igual alguien ya lo ha dicho, no he podido leer todos los comentarios. Uso aceite esencial de palmarosa. Ya esta. Unas gotas debajo de cada brazo y nada más. Hay que acostumbrarse un poquito al olor a geranio pero es lo único.

Contestar
Vivir sin plástico 19 junio, 2019 - 13:51

Hola Marine,

Patri utilizaba aceite esencial de lavanda, y la verdad es que también funciona. Ya probaremos el de palmarosa (por curiosidad).

Un abrazo

Contestar
Janet 10 septiembre, 2019 - 16:26

Hola. Para quien tenga dudas sobre el bicarbonato, os cuento mi experiencia. Yo lo uso el bicarbonato desde hace ya años. Pero lo curioso es que empecé a hacerlo mucho antes de tener «conciencia ecológica». Sucedió que una vez le comentaba a una abuela (ahora tendría casi 90 años) que no daba con un desodorante que me funcionara, y que pasaba momentos bastante embarazosos. Me dijo: «Prueba con el bicarbonato». Y me explicó cómo hacerlo. Y he de decir que, a día de hoy, es el único desodorante que me funciona al cien por cien. No tiene necesariamente que ser así para todas las personas, pero lo es para mí, os lo aseguro.
Gracias, Patri y Fer, por tanta información y sugerencias. Gracias también a los que aportáis aquí vuestras ideas y experiencias. Estoy aprendiendo un motón y estoy empezando a aplicar varios de vuestros consejos. A ver si logro acostumbrar a toda la familia… Saludos y adelante.

Contestar
Vivir sin plástico 4 octubre, 2019 - 10:53

Hola Janet, 

Muchas gracias por tus palabras y por compartir tu experiencia, seguro que le resulta útil a mucha gente. 

¡Un abrazo!

Contestar
5 ideas rápidas y económicas para vivir sin plástico – LE RICHELLE 11 septiembre, 2019 - 17:11

[…] cepillos de bambú, también puedes hacerte tu propia pasta de dientes y desodorante natural (o probar alternativas comerciales de estos […]

Contestar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.