Inicio » Experiencias » Febrero 2016. Viviendo sin plástico

Febrero 2016. Viviendo sin plástico

por Vivir sin plástico
Febrero 2016. Viviendo sin plástico

Queda un día para que acabe febrero pero ya hemos hecho el recuento esperando que el último día del mes sea lo más limpio imaginable. ¡Positivismo al poder! Pero bueno, si tuvieramos algún plástico, pasará a sumarse al recuento del mes de marzo.

Aunque las cifras pueden asustar, tenemos 19 plásticos, la verdad es que seguimos bien, siguen siendo plásticos pequeños. Bueno al grano, estos nos nuestros desechos plásticos:

Febrero 2016. Viviendo sin plásticoRecuento de plásticos

Patri

  • 1 dosificador de aceite.
  • 1 precinto exterior de aceite. Esto ha sido un desastre, por aventurarme a comprar un aceite de otra marca, me he encontrado con 4 plásticos de golpe, dos precintos, tapón y dosificador. Dos de ellos vendrán el mes que viene :(
  • 1 precinto interior del tapón aceite.  Por si el de fuera no fuese suficiente.
  • 1 ventanita de una carta. Gracias Jazztel por mandarme publicidad inútil. Tengo que llamar a ver si puedo evitar que me manden nada por correo. Algunas cartas las echo directamente al buzón para que las devuelvan pero esta venía cerrada y no sabía si era algo importante. (No lo era, más publicidad).
  • 1 etiqueta de una carta certificada. Mi madre me ha mandado una tarjeta y la etiqueta del certificado es de plástico.
  • 2 tiras de papel celo. A mi madre le gusta mandar las cartas bien cerraditas y las tarjetas bien pegadas a la carta para que no se pierdan en el sobre.
  • 1 pegatinita de fruta. A veces, si una fruta que quiero tiene una pegatinita, se la quito y la pego disimuladamente en otra, jeje. Fer dice que eso no vale :(

Fer

Y es que a mí me parece un poco trampa poner la pegatina en otra fruta. Pero bueno, allá cada uno con su conciencia ;)

  • 9 pegatinas de fruta. Es curioso esto de las pegatinas. Es de las pocas formas que tienen los productores que identifiquen su marca pero por otro lado es algo inútil y sin sentido. Yo creo que es más fácil que se distingan por la calidad de sus productos y no por la etiqueta, pero hay que convivir con ellas y al fin y al cabo son pequeñitas. Este mes he intentado fijarme un poco más en las pegatinas al comprar y he intentado evitarlas, pero la verdad es que sigo teniendo bastantes y las seguiré teniendo mientras que la fruta etiquetada me parezca más atractiva que la de sin etiquetar. Y he de reconocer que yo también un día hice trampa, quite una pegatina a unos plátanos y se los puse a otros, jeje, queda en mi conciencia.
  • 1 etiqueta de un bote de garbanzos. En uno de esos días que llegas a casa cansado y que lo último que te apetece es cocinar. Un bote de garbanzos da mucho juego, con un par de ingredientes más te puedes preparar una cena rica en 10 minutos. Aún imaginándome que la etiqueta iba a ser de plástico elegí esta marca porque los garbanzos parecían más sabrosos y porque venían en un tarro más grande y más chulo que va a venir muy bien para almacenar otros alimentos.

Además de todo esto, tenemos otro plástico que no están en el bote ni en la foto :( Hace unas semanas nos fuimos de viaje de fin de semana y en un sitio donde nunca habíamos estado (lógicamente) pedimos una tapa que nos pusieron en un bol pequeño de plástico. Yo (Patri) se lo dije a Fer, pero él pensó que lo reutilizarían. Al ser de patatas bravas, el bol estaba lleno de salsa y yo estaba un poco lenta de reflejos, lógicamente, no podía meterlo en el bolso así tal cuál, pero sí podría habérmelo llevado al  baño, limpiarlo y después echarlo al bolso pero no se me ocurrió en el momento. Cuando el camarero lo retiró nos fijamos y lo puso en la basura sin más contemplaciones, en la mismo contenedor en donde ponían todo, por lo que ni siquiera acabó reciclado. Es una pena que todavía existan establecimientos que utilicen recipientes de usar y tirar incluso cuando no sea para llevar. Y todo por evitar fregar unos pocos platos. Otra tapa, una croqueta, (habéis leído bien, una) la pusieron en plato de cerámica con una servilleta debajo (¿para evitar limpiar el plato?) En fin, el bol entra en el recuento y en la recogida de plásticos pero de momento no en los botes. Cuando en una de nuestras recogidas encontremos un bol parecido (que esperamos encontrar porque se puede encontrar de todo) entrará en nuestros botes ;)

Febrero 2016. Viviendo sin plástico

Este mes estuvimos un día por la sierra paseando y de paso recogiendo algunos plásticos. Esto empieza a convertirse en un deporte, acabamos siempre con agujetas de tanto agacharnos. Parece que en la montaña no hay tanta basura como en la costa pero, es increíble la cantidad de plásticos que encontramos en cuanto nos acercamos a sistemas fluviales. Seguimos el curso de un río en un lugar cerca de su nacimiento y que está entrando por el primer pueblo que atraviesa en su recorrido, por lo que se supone que todavía no ha tenido mucho contacto con los seres humanos, pero la verdad es que ya estaba plagado de plásticos. Es muy triste comprobar cómo el agua atrae a los plásticos, sobre todo a las bolsas que se las lleva volando el viento hasta que llegan a un sitio con agua donde ya se hacen más pesadas.

También, en la misma zona, estuvimos paseando por las orillas de un embalse y allí encontramos un montón de plásticos pequeños (y grandes). Y ese embalse es uno de los que suministra a la ciudad en donde vivimos de agua.

Febrero 2016. Viviendo sin plástico¡Y no podían faltar botellas de agua! Están en todos los lados. ¿Cuando dejaremos de utilizarlas? Esperamos que no queden muchos años para que las prohiban, no somos muy de prohibir cosas pero cuando la gente y las empresas tienen conciencia cero, no hay otro remedio. Tenemos muy claro es que algún día se prohibirán.

Al final del día recogimos como 282 plásticos, por lo que ya no estamos en número rojos (aunque preferiríamos seguir en número rojos por no haber encontrado plásticos por recoger)

Cuando acabamos enero, lo que más nos preocupó fue lo de recoger 10 plásticos de la naturaleza por cada uno que generábamos, (porque en la montaña afortunadamente no hay tantos como en la playa) pero no nos preocupamos mucho por el tema del espacio reducido del bote que escogimos para guardarlos todos. Este mes, nos pasa al contrario, empezamos a preocuparnos por el espacio los botes. Aunque los plásticos se arruguen fácilmente dudamos que nos quepan todos los del año porque hay un montón de plásticos imprevistos. Pero, bueno, vamos a ser positivos, que estamos todavía empezando el año, y no vamos a pensar mucho más aparte de intentar generar cada día los mínimos residuos posibles, que poco a poco lo vamos consiguiendo :)

Febrero 2016. Viviendo sin plástico

Si te ha gustado, ¡compártelo para que llegue a más gente!

También te puede interesar

4 comentarios

Maria 29 febrero, 2016 - 10:07

Enhorabuena, son muuuuuy poquitos plásticos :) Y sobre todo enhorabuena por la de plásticos que habéis recogido. Un truco para lo de bares/restaurantes donde no hayáis estado nunca (y vale para todo, no sólo para el plástico): fijaos en lo que está comiendo la gente y cómo lo está comiendo, así si veis por ejemplo unas patatas en un bol no reutilizable pedid otra cosa, o si no os fiáis pedid algo que se lo hayan servido en vajilla de verdad a la persona de al lado. Yo me suelo fijar mucho para ver qué aspecto tiene la comida y qué me apetece comer. Es una pena lo de los restaurantes, sobre todo cuando en España lo normal es que te lo pongan todo en vajilla (aparte que es más estético) pero cada vez hay más restaurantes que se suman a la moda de usar y tirar como es habitual en otros países.

Contestar
Vivir sin plástico 29 febrero, 2016 - 21:36

¡Hola María!

La verdad es que normalmente vamos con los ojos abiertos, sobre todo con el tema de las pajitas, pero con el bol nos pillaron desprevenidos. Además, parecía plástico duro, del reutilizable. Pero tienes razón, tenemos que estar más al loro de lo que pasa en otras mesas así además también hubiésemos elegir algo mejor que una croqueta :p

¡Muchas gracias! Un abrazo ;)

Contestar
Ruben 1 marzo, 2016 - 12:37

Hola, he visto que Patri ha incluido papel celo este mes. Espero que con lo que te digo a continuación lo puedas quitar :D

Hace un tiempo estuve investigando sobre el papel celo porque en mi curro se usa a menudo y quería saber si realmente es plástico y al parecer no lo es:

Según la ´divina´ wikipedia es: «un polímero natural derivado de la celulosa.». Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Celof%C3%A1n

He mirado en distintas WEBs y lo confirman, y por lo tanto es biodegradable*. En cualquier caso, como todo lo que usamos, debe minimizarse todo lo posible, porque para hacerlo son necesarios procesos quimicos que seguro causan daños a nuestro menospreciado medio ambiente.

*Fuentes:

http://www.ecototal.com/los-envases-menos-ecologicos/
https://historiasdeempaques.wordpress.com/2013/07/11/el-celofan/

saludos
Rubén

Contestar
Vivir sin plástico 2 marzo, 2016 - 8:50

Hola Rubén, pues no sabes cuánto nos alegra esta info. No teníamos ni idea. Además tampoco es fácil de hacer el recuento, el mismo rollo de celo se puede cortar en tantos trocitos como quieras :p Así que aunque lo seguiremos usando con respecto nos alegra mucho que no sea de plástico del malo ¡muchísimas gracias!

Contestar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.