Inicio » Información » Las palabras (como los plásticos) se las lleva el viento

Las palabras (como los plásticos) se las lleva el viento

por Vivir sin plástico

Este año ha comenzado cargado de noticias sobre próximas medidas para reducir el uso del plástico. Si nos quedamos con los titulares, casi cabría pensar que estamos por fin al principio del fin de los plásticos desechables, que por fin nos hemos puesto las pilas para remendar este caos que hemos creado.

En el Reino Unido se plantean eliminar todo el plástico desechable para el 2043, Coca Cola cree que mundo sin residuos es posible en el 2030, en las Islas Baleares ha salido un proyecto de ley para «eliminar» los plásticos de un solo uso, California va multar a los establecimientos que pongan pajitas sin que los clientes lo soliciten, una cadena de supermercados británica ha anunciado que va a eliminar el plástico de los productos de su propia marca, Plastic Europa ha anunciado su compromiso voluntario para contribuir a una economía más circular, Ryanair pretende ser «plastic free» en todos sus vuelos en el 2023…  Sí, es para estar contentos, pero cuando lees la letra pequeña de todas estas noticias, te das cuenta de que todo no es tan bonito como parece.

Quizá la noticia más llamativa de estas últimas semanas es que la Comisión Europea ha lanzado un estrategia para impulsar una economía circular del plástico. Ellos mismos la califican como la primera gran estrategia sobre el plástico en Europa. Genial, ¡tenemos un plan! Tras leer el informe completo, te vamos dar nuestra opinión.

 

Lo que nos gusta

 

Son mucho mas conscientes del problema de lo que pensábamos

“Existe una necesidad urgente de abordar los problemas medioambientales que hoy proyectan una larga sombra sobre la producción, el uso y el consumo de plástico. Los millones de toneladas de basura plástica que anualmente acaban en los océanos son uno de los signos más visibles y alarmantes de estos problemas.”

“La contaminación provocada por el plástico se citó como una de las principales presiones sobre la salud de los océanos en la Conferencia Internacional «Nuestro Océano» organizada por la UE en octubre de 2017.”

“Estudios recientes muestran una acumulación de plástico en el Mediterráneo con una densidad comparable a las áreas de mayor acumulación en los océanos.”

“Este fenómeno se ve agravado por el aumento de la cantidad de residuos de plástico generados cada año, impulsado también por los cada vez más numerosos plásticos desechables, es decir, envases de plástico u otros productos de consumo que se desechan después de un uso breve, rara vez se reciclan y muchas veces acaban arrojados por el suelo, por ejemplo, pequeños envases, bolsas, tazas, tapas, pajas y cubiertos, en los que el plástico es muy utilizado dada su ligereza, bajo coste y carácter práctico.”

“Los microplásticos, diminutos fragmentos de plástico de menos de 5 mm, se acumulan en el mar, donde su pequeño tamaño facilita que la fauna marina los ingiera fácilmente; además, pueden entrar en la cadena alimentaria. Estudios recientes también han detectado microplásticos en el aire, el agua potable y otros alimentos, como la sal o la miel, lo que puede tener impactos todavía desconocidos sobre la salud humana”

Reconocen que el sistema actual no funciona

“La reutilización y el reciclado del plástico una vez finalizada su vida útil siguen siendo muy bajos (…) Anualmente se generan en Europa unos 25,8 millones de toneladas de residuos de plástico y menos del 30 % de ellos se recogen para su reciclado. De esta cantidad, una parte significativa sale de la UE6 para ser tratada en terceros países, en los que posiblemente se aplican normas medioambientales diferentes.”

“Las cantidades de residuos de plástico depositados en vertederos o incinerados siguen siendo altas (31% y 39%, respectivamente) y aunque el vertido ha disminuido en el último decenio, la incineración ha aumentado. Se estima que el 95 % del valor de los envases de plástico se pierde para la economía tras un muy corto ciclo de primer uso”

“La débil demanda de plásticos reciclados es otro obstáculo importante para la transformación de la cadena de valor del plástico (…) la demanda de plástico reciclado solo representa alrededor del 6 % de la demanda total de plástico en Europa.”

“La composición química de los plásticos reciclados y su adecuación a los usos previstos también puede actuar como una barrera en algunos casos. La contaminación accidental o la falta de información sobre la posible presencia de residuos de sustancias y productos químicos preocupantes es un problema para los distintos flujos de residuos de plástico.”

En la actualidad los plásticos biodegradables y compostables no son la solución

La mayoría de los plásticos actualmente presentados como biodegradables solo se degradan, en general, en condiciones específicas no siempre fáciles de encontrar en el medio natural y, por lo tanto, pueden también perjudicar a los ecosistemas. La biodegradación en el entorno marino es especialmente difícil. Además, los plásticos considerados compostables no son necesariamente adecuados para la fabricación doméstica de compost. Si se mezclan plásticos compostables y plásticos convencionales en el proceso de reciclado, ello puede afectar a la calidad de los materiales reciclados.”

Es necesaria mucha investigación y desarrollo

“La innovación es un factor clave para la transformación de la cadena de valor del plástico, ya que puede ayudar a reducir los costes de las soluciones existentes, aportar otras nuevas y amplificar los posibles beneficios más allá de las fronteras de Europa.”

Un mayor control de los envases que entran en el mercado es fundamental

“La Comisión procederá a una revisión de los requisitos esenciales para la comercialización de envases para garantizar que, en 2030, todos los envases de plástico comercializados en el mercado de la UE sean fácilmente reciclables o reutilizables.”

No puede ser que en pleno siglo XXI sigan en el mercado productos casi imposibles de reciclar, como las tazas de café desechables. Falta por ver lo que ellos entienden por “fácilmente reciclables”

Hay que facilitar el acceso a agua potable

“A través de su futura propuesta legislativa relativa a una revisión de la Directiva sobre el agua potable, la Comisión promoverá el acceso a agua del grifo para los ciudadanos de la UE, reduciendo así las necesidades de envasado de agua embotellada”

Aunque no entendemos muy bien a que se refieren con esto, esperemos que sea mayor número de fuentes públicas en todas las ciudades y a que sea obligatorio que todas las cafeterías y restaurantes ofrezcan agua del grifo gratuita. 

 

Lo que no nos gusta

 

Reciclaje, reciclaje y más reciclaje

El principal reto que se proponen es que para el 2030 todos los envases de plástico deberán ser reutilizables o tendrán que poder reciclarse de un modo rentable, pero cuando lees el texto completo te das cuenta que únicamente se habla de reciclaje. Aumentar las cifras de reciclaje y conseguir que se utilice el plástico reciclado es el gran objetivo.

¿Qué hay de las otras erres?

Apenas se habla de reducción y reutilización 

Aunque mencionan la reutilización se quedan ahí, en mencionarla. No sabemos a qué están esperando a darle más protagonismo:

“Pueden desarrollarse medidas adicionales a nivel nacional y de la UE para reducir la generación innecesaria de residuos plásticos, especialmente envases o artículos desechables, y para fomentar la reutilización de los envases. Ya ha comenzado el trabajo de análisis, incluido el lanzamiento de una consulta pública, para determinar el alcance de una iniciativa legislativa de la UE sobre plásticos desechables a fin de que sea presentada por la presente Comisión, siga el planteamiento utilizado para las bolsas de plástico ligeras y examine los datos relevantes procedentes de la ciencia del comportamiento.”

Y no se habla de reducción de la producción. Reducir sigue siendo una palabra tabú en la economía actual. Hay que seguir consumiendo al ritmo de consumo actual, eso sí, utilizando envases de plásticos reciclados y que se puedan reciclar.

Sustituir el plástico por otros más “sostenibles”

Es la solución fácil, en lugar de intentar cambiar nuestra absurda cultura de usar y tirar buscar un material menos malo pero que va a seguir siendo malo.

“La responsabilidad ampliada del productor puede ofrecer incentivos económicos para que las empresas desarrollen productos plásticos más sostenibles.”

Dan muy poca caña a un problema tan serio como son los microplásticos

“La Comisión ha iniciado el proceso para restringir la utilización de los microplásticos añadidos deliberadamente, solicitando a la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas que revise la base científica para una actuación normativa a escala de la UE.”

Esto va para largo y quizá ni se estén planteando prohibirlos. Prohibirlos hoy seria mejor que mañana. Los microplásticos  en la cosmética ni son esenciales, ni aportan otra cosa que contaminación en los océanos. Es incomprensible que a estas alturas se puedan seguir formulando productos de cosmética que en sus ingredientes tengan partículas de plástico que se sepa a ciencia cierta que van a ser desechados por el desagüe, van a escaparse de los sistemas de filtración de aguas residuales y van a acabar en los ríos. mares y océanos.

“Se necesita más investigación para mejorar nuestra comprensión de las fuentes y los impactos de los microplásticos, incluidos sus efectos sobre el medio ambiente y la salud, y para desarrollar soluciones innovadoras que eviten su diseminación. Esto puede incluir formas de mejorar la captura de microplásticos en las plantas de tratamiento de aguas residuales. “

Sí que hace falta más investigación, pero al mismo tiempo si en el mimo informe reconocen que se han encontrado microplásticos en el agua potable. ¿no es  habría que tomar medidas urgentes a la mismo tiempo que se investiga

¿Capturar los microplásticos en las plantas de tratamiento de aguas residuales?  Nosotros vemos esto muy utópico ¿Y los nanoplásticos también?

¿Y qué ocurre con los aditivos?

Echamos en falta un mayor control sobre los aditivos que se echan a los plásticos. Se habla de la la localización y eliminación de las sustancias peligrosas y contaminantes en el plástico reciclado para su reutilización, pero no de los sustancias que se ponen en la fabricación, en buscar aditivos menos nocivos y en facilitar más información al consumidor sobre los ingredientes de los plásticos que utilizamos.

 


 

Es una buena noticia que a nivel europeo reconozcan el problema y que la gestión actual del plástico no funciona. Sabemos que en este documento no se pueden esperar medidas concretas, pero nos gustaría ver objetivos más ambiciosos y sobre todo que plantase un poco cara a nuestra cultura de usar y tirar, pero claro esto sería ir en contra del sistema.

Esperemos que no quede todo en palabras bonitas y que la Comisión Europea publique pronto medidas concretas con plazos cortos de ejecución. Se necesita un poco más de urgencia, 2030 queda muy lejos y cada día que pasa la contaminación plástica va en aumento.

A nosotros nos mosquea mucho leer que las mayores asociaciones del sector del plástico en Europa, como Plastic Europe, vean con buenos ojos esta estrategia. Es prueba de que algo está fallando.

Por suerte, no tenemos por qué esperar con los brazos cruzados a que lleguen estas medidas. Hay muchas cosas que podemos hacer. 

Muchos de los problemas medioambientales actuales son producidos por la suma de pequeñas acciones individuales. Puede que sólo estemos utilizando una botella de plástico. Y lo mismo piensan un millón de personas cada minuto, ya que es el número de botellas de plástico de agua y refrescos que utilizamos en el mundo cada minuto. ¡20.000 por segundo!

No esperemos a que tomen las medidas por nosotros. Todos somos parte del problema y también parte de la solución. Lo que debemos preguntarnos es de qué parte queremos estar.

¡Si te ha gustado, compártelo!

También te puede interesar

6 comentarios

Melorra 5 febrero, 2018 - 0:24

Uff, es lo que vosotros decís…y dale con el reciclaje! Hay que ir a la raíz. Y a día de hoy hay artìculos que directa y sencillamente deberían estar prohibidos. Como los vasos desechables del coffee to go y como vosotros decís los microplasticos en la cosmética. Si ya estamos viendo los problemas, por que no actuar ya?

Contestar
Vivir sin plástico 12 febrero, 2018 - 22:24

¡Hola Melorra!

Tienes toda la razón, vemos los problemas y no hacemos nada hasta llegar al límite. Todas estas medidas de reducción llegan tarde y mal pero no sería muy popular empezar con las prohibiciones directamente, (aunque fuese más efectivo)

Un abrazo

Contestar
Javier 8 febrero, 2018 - 0:50

Hoy estoy conociendo el blog y muchas felicitaciones
También me da mucha trastesa que ya teniendo el problema las empresas y gobiernos coloquen fechas muy lejanas, por mi parte ya llevo meses comprometido y estoy actuando ahora mismo, pues el cambio deber comenzar por cada uno.
Gracias

Contestar
Vivir sin plástico 12 febrero, 2018 - 22:27

¡Hola Javier!

Claro que si, no podemos esperar a que lleguen las autoridades a poner medidas contra el abuso del plástico. Tenemos que empezar ya a hacer lo que podamos. Pero esperemos que ellos no tarden mucho en implantar cambios porque no todo el mundo está dispuesto a consumir de una manera diferente.

¡Muchas gracias a ti!

Contestar
María Félix (Cuca,) 10 septiembre, 2018 - 17:44

Hoy conozco vuestro blog y me alegro mucho haber contactado con vosotros. Me preocupa mucho el plástico y desde desde hace bastantes años he visto como ha ido en aumento el problema. Hay que hacer todo lo posible en lo personal, pero creo que tendríamos que unir muchas voces para que se nos oyera. Pues a por ello.

Contestar
Vivir sin plástico 12 septiembre, 2018 - 20:38

Hola María,

Estamos de acuerdo, los consumidores sólo somos una parte del problema pero es la que tenemos más facilidad de cambiar. Pero está claro que necesitamos el compromiso de empresas, productores y legisladores para ver un cambio sustancial. ¡Esperamos poder verlo!

Contestar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.