Inicio » Recuento » Diciembre 2016. Conclusiones y reto para 2017

Diciembre 2016. Conclusiones y reto para 2017

por Vivir sin plástico
Diciembre 2016. Viviendo sin plástico

Hace unos días que se fue el 2016 y con él también nuestro reto de ese año. Nos propusimos que todos los desechos plásticos (reciclables o no) que generásemos entrasen en unos frascos y, aunque están a tope, todavía queda algo de espacio en ellos, por lo que podemos decir sin miedo a equivocarnos que ¡hemos superado el reto! Ahora te contamos nuestra experiencia, pero primero te contamos nuestro recuento del último mes del año.


Diciembre 2016. Viviendo sin plásticoRecuento de plásticos

Patri

  • 11 chapitas de cervecitas. Para ser sincera, he perdido la cuenta.
  • 5 pegatinas de frutas. 
  • 1 envase de una copa menstrual. Se me olvidó llevarla una semana que bajamos a la playa, me bajó la regla (ley de Murphy donde las haya) y tuve que comprarme otra que venía envasada en plástico (y que no me gusta un pelo, pero ésa es otra historia)

Fer

  • 14 plásticos del interior de las chapas. En nuestra defensa tenemos que decir que además de las fiestas navideñas estuvimos una semanita de vacaciones.
  • 2 pegatinas de fruta.
  • 1 precinto de botella de vino. 

¡Y esto es todo! Nuestros tarros han dado de sí y estamos felices. Fer un poquito más si cabe porque ha ganado nuestra pequeña apuesta de quién tendría menos plastiquitos a final de año. Él ha tenido 163 y Patri 187.

Además de esto, el plan era recoger 10 plásticos en la playa o en la montaña por cada uno que generásemos. En un principio nos asustaba mucho más esta parte a que los tarros se llenasen pero, para nuestra sorpresa, ha sido la más fácil. Hemos encontrado en playas y montañas muchos más plásticos de los que necesitábamos para cubrir nuestro reto y, por desgracia, de los que hemos sido capaces de recoger.

Guardar los residuos en un tarro puede parecer un poco tonto, o una especie de moda absurda a la que nos sumamos algunos tras Bea Johnson o Lauren Singer, pero en realidad tiene sus ventajas. Poner un límite concreto a tus residuos hace que tengas bastante más cuidado con lo que consumes para no rebasarlo y al verlo todo junto te hace ser consciente de dónde vienen y en lo que te tienes que enfocar para reducirlos. En su contra podemos decir que ha habido un montón de plásticos pequeños que quizá podríamos haber evitado y que por pereza no lo hemos hecho, porque «total, no ocupan nada en el bote», lo que tampoco es nada bueno.

Aunque pueda parecer un poco difícil de creer, te podemos asegurar que reducir nuestros residuos plásticos de este año a lo que entra en unos frascos en los que no caben ni dos botellas pequeñas de agua no nos ha supuesto ningún gran esfuerzo. Una vez que rompes con la rutina y creas unos hábitos nuevos todo va sobre ruedas. Sólo tienes que encontrar la forma de salir del círculo en el que esta sociedad trata de meterte, empezar a ser un poco más consciente y encontrar alternativas. Una vez que las encuentras, todo se vuelve de lo más rutinario. Para nosotros, como siempre, lo más complicado han sido las relaciones sociales. No todo el mundo entiende lo que nosotros entendemos como «vivir sin plástico». Muchas personas piensan que se trata de evitar las bolsas y poco más, y cuando alguien te hace un regalo con cariño, o te trata de invitar a algo de comer o de beber que viene en plástico, resulta difícil rechazarlo. Ésta es para nosotros la parte más peliaguda.

Diciembre 2016. Viviendo sin plástico

Todos los plásticos generados en 2016

Durante este año vamos a seguir con los mismos frascos hasta que los llenemos, siendo realistas no creemos que nos den para muchos meses más, están casi llenos, pero aún así queremos ver hasta dónde podemos llegar.

Y, como nos gustan los retos y un 2017 sin ellos no sería lo mismo, nos hemos propuesto otro diferente para este año. Un reto anual está bien pero también tiene sus desventajas: es monótono. Así que este año hemos decidido hacer retos mensuales. Cada mes algo distinto. Será una forma de ir avanzando hacia una vida más sostenible sin aburrirnos (ni aburrirte) por el camino.

Una de las cosas que llevamos un tiempo dando vueltas a la cabeza es que, si bien las pequeñas acciones están muy bien, no nos podemos quedar ahí. Es un buen punto de partida pero un mal punto para pararse. Así que vamos empezar a ser un poco más «activistas» y, como no somos muy de multitudes ni de gritar con pancartas en la mano, vamos a intentar mandar el mensaje por otras vías. Enero va a ser el mes del «activismo electrónico». Cada uno vamos a escribir un email diario a distintas compañías con sugerencias sobre su uso del plástico, 62 correos en total. Queremos empezar a dar la lata, que se sepa que hay muchas alternativas al uso del plástico que son muy fáciles de implementar y que cada vez somos más personas demandándolas. A final de mes publicaremos las contestaciones que recibamos, si recibimos alguna, y veremos si conseguimos algo por poquito que sea.

Allá vamos ¡a por un 2017 más sostenible!

¡Si te ha gustado, compártelo!

También te puede interesar

18 comentarios

Caridad 8 enero, 2017 - 23:59

Me parece una idea genial la vuestra, y muy motivadora, así se va corriendo la voz, porque a mucha gente le hablas del tema plástico y te miran como si fueras de Marte, a mi me pasa en mi familia. Besoss

Contestar
Vivir sin plástico 9 enero, 2017 - 23:39

¡Hola Caridad!

Conocemos a la perfección esa mirada, jeje, por eso es tan importante correr la voz. Hay mucha desinformación sobre esto. Por suerte, poco a poco entre todos lo vamos consiguiendo, ¡cada vez somos más personas concienciadas!

¡Muchas gracias y muchos besos!

Contestar
Alba 9 enero, 2017 - 0:42

Bravo!!!! Alucino con lo que habéis conseguido. Sin duda alguna, este blog es una fuente de inspiración. Muchas gracias por todo lo que hacéis :)

Contestar
Vivir sin plástico 9 enero, 2017 - 23:40

¡Hola Alba!

Sólo es cuestión de proponérselo y, en nuestro caso, de ser un poco cabezones ;)

¡Muchísimas gracias por tus palabras!

Contestar
Laila 9 enero, 2017 - 14:10

Enhorabuena! Tenemos mucho que aprender de vosotros. La campaña de activismo que os proponéis para este mes me parece una magnífica idea. Muchas gracias por haberme enseñado tanto!

Contestar
Vivir sin plástico 9 enero, 2017 - 23:40

¡Hola Laila!

Muchísimas gracias por tus palabras, no sabes como nos alegra saber que hemos podido enseñarte algo.

Si, sentimos que debemos avanzar un poco y empezar a ir un poco más allá. A ver qué tal se nos da el activismo.

¡Besos!

Contestar
ViRuTo 9 enero, 2017 - 18:59

Mi enhorabuena y mi sincera admiración por vuestro más que reducido rastro de plástico. Desde que empecé a leeros me voy fijando en mi propio uso del plástico. Más que nada para ver cómo abordar su reducción. Y me inquieta comprobar la cantidad ingente de artículos que lo incorporan.
Sinceramente, estoy un poco acobardada. Y eso que hace ya tiempo que dejé de utilizar productos de limpieza en botellas de 1litro. Lo adquiero en garrafas de 5 litros que luego reutilizo. O jabón líquido en dosificador. Lo uso de pastilla. Pero es que el plástico está en todas partes.
Yo tampoco soy de agitar pancartas. Me van más las propuestas del tipo de las que planteáis, así que estaré pendiente de vuestros avances.
Un saludo y gracias por compartir vuestra experiencia

Contestar
Vivir sin plástico 10 enero, 2017 - 19:14

¡Hola Viruto!

Muchas gracias por tus palabras. Es cierto que el plástico está en todas partes pero también es cierto que poco a poco, sin prisa, se pueden ir encontrando alternativas.

A ver que tal se nos dan estas semanas de activismo. Es algo que creemos que debemos empezar a hacer.

¡Un abrazo!

Contestar
Mariana 10 enero, 2017 - 15:14

Ayyy, ¡tantas cosas qué decir sobre esta publicación! Primero: me encanta que hayan completado el reto, y me encantan los nuevos retos de este año. El de las comunicaciones a diferentes compañías me parece BRUTAL, si puedo ayudar en algo cuenten conmigo.

Entiendo perfectamente lo de la ventaja de ponerle una medida «tope» a la basura. Yo ya no tengo basurera en casa (nos pasamos a frasco de vidrio) y ha sido un cambio importante… porque ahora vemos claramente todo lo que va a parar ahí. Y sí, también he pensado lo de «igual no ocupa mucho espacio en el frasco», que si bien es una trampa peligrosa, igual es un avance interesante, porque igual estamos en el proceso de dejar de producir trozos de basura más grandes, ¿no?

¡Un abrazo, chicos! ¡Y qué ganas ya de ir leyendo todos los desafíos de este año!

Contestar
Vivir sin plástico 11 enero, 2017 - 9:01

¡Hola Mariana!

A nosotros también nos parece interesante el reto de este mes, a ver si tenemos buena suerte y no nos contestan robots…

Lo de ver la basura a nosotros también nos parece súper importante, porque normalmente está tan escondida ahí en el cubo que no somos conscientes de lo que tenemos. Nosotros, además tenemos los tarritos en la estantería, así que están bien visibles, jeje.

En cuanto a lo de los plastiquitos pequeños, es verdad que es un avance, pero nos da un poco de rabia dejarnos llevar por la pereza. ¿Haríamos lo mismo si en vez de contar el volumen lo hiciésemos por piezas? En realidad la apuesta la hicimos por unidades y no por volúmen y hay algunos blogs lo hacen por peso… En fin, es muy curioso cómo cada uno medimos nuestros desechos de una forma diferente pero lo importante es tenerlos visibles y controlados para que la cosa no se desmadre…

Muchas gracias por ofrecerte a ayudar, si nos hace falta algo contamos contigo.

¡Un abrazo guapísima!

Contestar
Bàrbara 4 febrero, 2017 - 22:42

Hola! Ya hace un tiempo que os voy siguiendo y me encanta vuestro blog! Yo estoy en fase de reducción de plásticos y poco a poco se han ido reduciendo bastante, aunque aún me queda muchísimo por reducir! Mi próximo propósito es cambiar las esponjas para lavar los platos por esponjas biodegradables de lufa o cepillos. Intento comprar todo lo que puedo a granel, desde comida hasta productos de limpieza (en Barcelona hay una tienda que vende todo tipo de productos de limpieza a granel), me hago mi propia cosmética y hace años que uso la copa menstrual. Todo lo que no compro a granel intento que sea al menos en tarros de vidrio. El otro día fui a comprar el pan y les di una bolsita de papel que me dieron ellos el día anterior y me miraron con una cara… Y en el trabajo porque ya me conocen, pero al principio también se quedaban pasmados cuando no abría nunca el agua embotellada del restaurante del medio día. En fin! Que lo hacéis muy bien, me encanta vuestro nuevo reto y que espero que se una cada vez más gente a este tipo de gestos.

Un abrazo!

Contestar
Vivir sin plástico 7 febrero, 2017 - 22:46

Hola Barbara,

¡Qué bien todo lo que nos cuentas! A veces miran raro, lo sabemos y padecemos, pero en breve será lo más normal del mundo. Estamos llegando a un punto en el que no es nada sostenible seguir consumiendo a este ritmo.

Por cierto, en Barcelona, hay muchas tiendas que venden detergentes a granel. Te dejamos el enlace a nuestro mapa por si no lo conocías https://vivirsinplastico.com/donde-comprar-a-granel/

¡Un abrazo y a seguir así!

Contestar
Irene 4 julio, 2017 - 11:47

Buenas! Que inspiración como siempre vuestros post. Me muero de ganas de saber en que quedo vuestro reto de enero de hacer «activismo electrónico». Os copié la idea y en ocasiones cuando me encuentro con una organización en la que implementar algún pequeño cambio a favor de reducir sus residuos sería muy sencillo, me pongo en contacto con atención al cliente… Algunas respuestas son curiosas y en alguna ocasión se han planteado algún pequeño cambio… Lo que si parece es que es creciente el interés por estos temas (o será solo green washing?). En fin, como siempre muchas gracias por vuestro trabajado divulgando! Un abrazo

Contestar
Vivir sin plástico 8 julio, 2017 - 19:02

¡Hola Irene!

Para ser sinceros la gran mayoría de respuestas que recibimos fue «ya se lo pasamos al departamento correspondiente», por lo que nos desesperamos un poco. Sólo en una ocasión contactaron con nosotros interesados y era en otra ciudad a donde no pudimos desplazarnos para profundizar un poco más. De todas formas, abrimos en facebook un grupo de activimos electrónico porque mientras más seamos escribiendo por una causa más impacto tendremos ;) Nos encanta que nos hayas copiado la idea, copia todas las que quieras :)

¡Un abrazo!

Contestar
ALiCia 17 julio, 2017 - 15:48

Hola! Hace ya meses de este post pero ha sido estos días de veraneo que os he descubierto y me ha encantado todo, por supuesto ;)
Voy a plantearme el reto (y en general el modo de vida) adaptándolo a mis circunstancias ya que tengo una hija de 3 años y ufff..el mundo infantil es de lo más plastificado….
Seguiré leyendo por aquí y espero que hayáis escrito a los productores de aceite ;)))))
Un abrazo

Contestar
Vivir sin plástico 27 julio, 2017 - 20:21

¡Hola Alicia!

Qué bien que te haya gustado. Claro que sí, todos podemos reducir el plástico, cada uno adaptándolo a nuestras circunstancias pero lo importante es reducir. La verdad es que no hemos escrito a los productores de aceite. Empezamos a escribir a sitios con muchas ganas pero nos desinflamos muy pronto con las respuestas vacías y automáticas. Hace poco abrimos un grupo en facebook para continuar el proyecto activismo electrónico en grupo, que además de ser más ameno, pensamos que puede ser mucho más efectivo.

En fin, ¡un abrazo y gracias por pasarte!

Contestar
Sbas 3 septiembre, 2017 - 20:45

Felicidades por el reportaje, me habéis animado a vivir sin plástico al menos con el menos posible.

Contestar
Vivir sin plástico 6 septiembre, 2017 - 19:31

Muchísimas gracias Sbas,

¡Qué alegría que te sumes! Ya verás como no es tan difícil como parece ;)

¡Un abrazo!

Contestar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.