Inicio » Recuento » Mayo 2016. Viviendo sin plástico

Mayo 2016. Viviendo sin plástico

por Vivir sin plástico
Mayo 2016. Viviendo sin plástico

 

Otro mes más que ha pasado volando, puede que el estar 15 días de vacaciones haya ayudado a que pase todavía más rápido de lo normal. En estos días libres hemos comido mucho fuera y la verdad es que nos ha resultado bastante fácil evitar el plástico. Como siempre, antes de entrar en los sitios nos fijábamos en que no utilizasen ni vasos, ni cubiertos de materiales desechables, aunque a veces siempre te pueden sorprender. En una cafetería nos pusieron el azúcar en un sobrecito de plástico con una cucharilla de plástico incluida dentro del sobre, ¿a quién se le ocurre? Hablamos de una cafetería normal, con platos, tazas y cubiertos normales, ¿para qué remover el café con una cucharilla de plástico cuando tienes una normal justo al lado? También nos hemos dado cuenta de que muchísimos sobres de azúcar son de plástico, así que más de un día Patri se tomó el café sin azúcar y cuando encontrábamos de papel o terrones lo echábamos a la mochila para próximas ocasiones.

Bueno, aquí va el recuento de este mes:

Mayo 2016. Viviendo sin plásticoRecuento de plásticos

Patri

  • 1 bolsa. De vacaciones estuvimos en un restaurante fantástico, con comida libanesa exquisita y un dueño que tocaba el piano de maravilla, pero el pan nos lo trajeron dentro de una pequeña bolsa de plástico. Habíamos pedido varios mezes para comer y nos pareció un poco estúpido el rechazar el pan porque viniera en plástico, no era plan de comer el hummus o el babaghanoush a cucharadas.
  • 1 envoltorio de infusión de té. Cada vez hay más infusiones que vienen envasadas en plástico. En este caso no sólo fue el envoltorio, sino también la bolsita de te en sí. (No la guardé porque me pareció un poco engorroso).
  • 1 mariposa. Como lo lees, venía decorando un palillo (de madera, menos mal) que sujetaba los distintos ingredientes de una hamburguesa en un restaurante vegetariano. Para serte sincera, no necesito ni siquiera el palillo.
  • 1 envoltorio de un peine (el peine también era de plástico pero lo seguiré utilizando). Durante las vacaciones se me perdió, entre otras muchas cosas, mi peine y cogí uno de un hotel. Tengo el pelo más bien rebelde y no creo que se note mucho de antes a después de peinarme pero ir por la vida sin peine me parecía demasiado. Al final, la intención contará algo ¿no?
  • 1 hilo de una etiqueta. Me he comprado unos pantalones, creo que es la primera prenda de ropa que compro desde que empezamos a vivir sin plástico y no, no es sostenible :(
  • 1 etiqueta. Bueno, más bien un montón, un uno de los bolsillos de los pantalones había muchísimas etiquetas pero ésta era la única propiamente dicha de mis pantalones. Las guardé todas para meterlas todas en el tarro, pero también se me han perdido por el camino.
  • 4 pegatinas de fruta.

Fer

  • 2 pegatinas de fruta. Han bajando en número este mes.
  • 1 ventana de una carta del banco.
  • 1 bolsa pequeña. Nos gustó tanto la comida y el ambiente del restaurante libanés que al día siguiente estábamos pensando dónde ir a comer y como nos pillaba al lado volvimos a ir. Hasta que no nos sentamos en la mesa no se nos vino a la cabeza que ponían el pan en bolsas de plástico (está claro que la memoria es selectiva, y en este caso dio prioridad a la comida en vez de a la bolsa de plástico). En fin, menos mal que no tenemos este restaurante cerca de casa porque sino me temo que nuestros tarros se iban a llenar de pequeñas bolsas de plástico.

De vacaciones hemos estado caminando por la Costa Brava, siguiendo un sendero de largo recorrido (GR92, sendero del Mediterráneo) y caminos de Ronda, por lo que la mayor parte del tiempo la hemos pasado junto al lado de mar. No se puede pedir más, caminar con vistas al mar. Todos los días dedicamos un tiempo a recoger plásticos de la playa pero la verdad es que no los hemos contado, algunos de los plásticos pequeños nos lo hemos traído a casa como souvenir (a ver si por fin algún día hacemos algo con ellos). Así que vamos a hacer la cuenta de la vieja y decir que este mes hemos recogido 555 plásticos (a Fer le encantan los números capicua).

Los hemos ordenado por colores (no es cosa tuya, el asunto se nos está yendo de las manos y, sí, quedan monísimos en la estantería ;)

Mayo 2016. Viviendo sin plástico

Y como ya viene siendo habitual, aunque cada día sea menos útil, aquí ponemos la tablita. Seguimos con las cuentas saneadas

tabla-mayo

Si te ha gustado, ¡compártelo para que llegue a más gente!

También te puede interesar

2 comentarios

Sara 5 junio, 2016 - 19:11

Ánimo!! Está genial, yo también estoy empezando y es difícil… Os admiro!

Contestar
Vivir sin plástico 6 junio, 2016 - 21:07

Muchas gracias, Sara,

El comienzo es lo más complicadillo pero ya verás como poco a poco le vas cogiendo el truco. Es cuestión de práctica ;)

¡Un abrazo!

Contestar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.