Inicio » Experiencias » Semana 4. Viviendo sin plástico

Semana 4. Viviendo sin plástico

por Vivir sin plástico
Viviendo sin plástico. Semana 4

Esta semana seguimos contentos con nuestros avances, pero al mismo tiempo estamos un poco desesperados. Vemos la luz al final del túnel porque cada vez tenemos menos plástico pero siempre hay algo inevitable e inesperado. Además, queremos que llegue la semana en la que realmente podamos decir, alto y claro, que vivimos sin plástico y queremos que llegue ¡ya!

Cuarta semana intentando vivir sin plásticoRecuento de plásticos

  • 2 tubos de pasta de dientes. Que no cunda el pánico, se nos han acabado las existencias pero ya tenemos las alternativas que publicaremos en breve.
  • 1 envase de yogur. Sigue siendo un resto de lo que mis amigos dejaron la semana 2, quedan otros dos.
  • 1 ventanita de un paquete de pasta. Ya compramos la pasta en envases de cartón pero la integral viene con una ventanita de plástico para que veas lo que hay dentro. Debe ser que es más guapa que la no integral.
  • 1 bolsa de aire. Venía con un pedido que Fer ha hecho por internet para proteger el paquete. Esto entra en los plásticos que no podemos controlar. Por suerte era el único plástico que venía en el pedido.
  • 2 tapones de leche. Seguimos con esto. Esta semana hemos ido una lechería que han abierto en Madrid, Cántaro blanco, donde venden leche fresca a granel y ¡nos ha encantado!. Es una tienda la antigua usanza, levas tu botella de leche y la rellenan. Está bien de precio y la leche está muy rica. Lo único malo es que nos pilla un poco lejos para hacer la compra semanal y por ahora no lo podemos considerar una alternativa. Por otro lado, descubrimos en el súper una marca que no traía estos tapones pero justo esta mañana hemos ido y la deben de haber quitado por no seguir la moda, así que seguiremos buscando.

Lo único que ha sido realmente difícil esta semana ha sido ir al cine de verano y no poder tomar una cervecita porque sólo la servían en vasos de plástico, así que nos hemos aguantado sin saborear esa cerveza fresquita mientras veíamos una peli. Para la próxima colaremos una en el bolso como hacíamos en nuestra adolescencia en las discotecas.

La semana que viene menos ¡y mucho mejor!

Si te ha gustado, ¡compártelo para que llegue a más gente!

También te puede interesar

8 comentarios

Mer 31 agosto, 2015 - 18:46

Hola Fer, Hola Patri

He visto que a lo largo de estas semanas que lleváis con vida sin plástico hay dos productos que os siguen fallando y os invito a probar algunas soluciones.

Para la pasta:
Si no la habéis encontrado en la tienda a granel, en algunos supermercados (creo que en todos pero por si acaso…) hay una marca italiana que vende sus productos en caja de cartón.

Para los yogures:
Comprar algunos yogures de los que van en vidrio (son más caros, lo se), pedir a familiares o amigos que los consuman los tarros o también podéis usar tarros de vidrio pequeños que fuesen de otros productos y haceos con una yogurtera. Podréis hacer vuestros propios yogures en casa del sabor que queráis y reduciendo el plástico que generáis.

Fuerzas, es un camino largo, y Ánimo!

Contestar
Vivir sin plástico 31 agosto, 2015 - 21:03

Muchas gracias por tus ánimos y consejos, Mer,

La pasta que compramos ahora es la Barilla, a lo mejor es la marca que dices, porque también es italiana y viene en cajitas de cartón, pero las integrales vienen con una ventanilla de plástico para que veas lo que hay dentro. Ésa es la ventanita que tenemos esta semana, de todas formas en la tienda a granel que fuimos también tenían pasta pero había tantas cosas que nos volvimos locos y la pobre pasta ni la miramos (ya teníamos reservas de Barilla para un mes ;) pero lo apuntaremos para nuestra próxima visita.

Y los yogures… Yo creo que por ahora prescindiremos de ellos, nos da pereza tener otro chisme en la cocina (y la yogurtera imagino que será grande). Si un día nos da el arrebato, nos compramos de los de cristal aunque sean más caros y ya está (con todo esto al final creo que estamos ahorrando dinero).

Lo más difícil para nosotros por ahora es la leche, pero seguiremos buscando alternativas o intentaremos hacer leches vegetales en casa (aunque habrá que acostumbrarse al nuevo sabor del café)

En fin, muchas gracias por tu comentario, esperamos seguir mejorando. ¡Un abrazo!

Contestar
Mer 7 septiembre, 2015 - 14:46

Hola de nuevo chicos!! Si sois de Madrid, o vivís al menos en la capital en la zona centro, en la calle María Malasaña hay una lechería se llama Cántaro Blanco y vende leche a granel. Yo la tengo en mi lista para pasar a verla porque no vivo en Madrid ciudad pero es una opción para ir con vuestras botellas de cristal y tomar leche!

Saludos!

Contestar
Vivir sin plástico 7 septiembre, 2015 - 18:43

¡Hola Mer!

Conocemos el sitio, estuvimos el otro día y nos encantó, la leche está buenísima y son muy majos. Lo único malo es que nos pilla un poquito lejos para ir todas las semanas, así que por ahora estamos optando por leches vegetales que podemos hacer en casa cuando nos haga falta. Dejaremos la lechería para cuando tengamos ganas de darnos un paseíto o de regalarnos el piquito ;)

¡Un abrazo!

Contestar
Althea 7 septiembre, 2015 - 20:35

Me encanta!
Me propuse este comienzo de año reducir también mis plásticos y es todo un reto.
Uno de mis problemas básicos es que el agua del grifo en mi zona no tiene buen sabor y tengo mi marca de agua preferida.. con lo cual, acabo comprando botellas y botellas de plástico. He pensado en la osmosis, pero es un gasto extra y no se si me convencería el sabor.
La leche también es una historia, porque llegamos a consumir dos litros diarios. Los yogures también suelen volar.
Intento evitar bollería industrial, en su lugar opto por hacer bizcochos y demás en casa, con algunos productos de cosecha propia.
La fruta y verdura intento comprarla en el mercadillo del pueblo, con mis bolsas de tela. Bolsas que he llegado a usar en el centro comercial a la hora de comprar ropa. Me miran raro, si, pero yo me voy la mar de orgullosa.
Me he deshecho de algún tupper y en su lugar he añadido tarros de cristal, para congelar o incluso para llevarles a las niñas zumo recién exprimido cuando voy a recogerlas del cole.
He reducido bastante el consumo de papel de aluminio para los bocatas, en su lugar, los meto en un tupper.
Hay una familia francesa con blog, Zero Waste Home, que da muchas ideas para reducir, no solo el plástico, sino todos los residuos que generamos.
Por algo se empieza.
Un saludo!

Contestar
Vivir sin plástico 8 septiembre, 2015 - 19:37

¡Hola Althea!

Qué bien que también andes metida en este lío ;)

Nos pasa lo mismo con el agua. Tenemos la suerte que que donde vivimos el agua de grifo está muy buena, pero en unos días nos vamos de vacaciones (por fin) a un sitio donde está un poco mala y no sabemos qué hacer. La opción menos mala es comprar una jarra tipo Britta, pero es de plástico y con filtro de plástico y sólo de pensarlo nos da pereza, así que estamos intentando encontrar otra alternativa, aunque se nos acaba el tiempo.

La leche también es de lo más complicado para nosotros, por ahora estamos haciendo leche vegetal, pero hacer dos litros diarios tiene que ser otra historia.

Lo de hacer tus propios dulces es lo mejor, nosotros por ahora sólo hemos hecho galletas de avena (todo se andará) y al final sabe mejor porque lo has hecho tú y puedes ir modificando la receta a tu gusto.

Es verdad que a veces a nosotros también nos miran un poco raro, como si fuéramos a extraterrestres, pero da igual, seguro que de aquí a unos pocos años lo que hacemos ahora será algo normal. Simplemente somos unos adelantados a nuestro tiempo ;)

En principio nos planteamos sólo lo del plástico (que nos parece lo peor) pero más adelante también nos gustaría ir reduciendo otro tipo de residuos. Poquito a poco y siempre a mejor.

En fin, muchas gracias por contarnos tu experiencia, Althea, un abrazo fuerte.

Contestar
Althea 9 septiembre, 2015 - 14:31

Yo me informé un poco sobre la Brita, pero al final es lo que dices, no deja de ser más plástico, más consumibles y no me acaba de convencer el sabor.
Ojalá se convirtiera en un movimiento cada vez con más fuerza. Ojalá decidieran prohibir el plástico de un sólo uso y lo sustituyeran por una alternativa más ecológica, porque te pones a mirar lo que contamina y es un horror.
Nuestros abuelos ni de casualidad hacían este consumo «plasticoso» y desde luego dudo mucho que lo echaran de menos, había alternativa para todo.
;)

Contestar
Vivir sin plástico 9 septiembre, 2015 - 20:47

Nosotros creemos que al plástico de un solo uso no le quedan muchos años, no tiene ninguna lógica y debe caer por su propio peso (o eso esperamos). Cada vez somos más personas concienciadas con este tema. Hay que tener paciencia y hacer lo que esté en nuestras manos mientras tanto.

Contestar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.