Inicio » Recuento » Abril 2016. Viviendo sin plástico

Abril 2016. Viviendo sin plástico

por Vivir sin plástico
Abril 2016. Viviendo sin plástico

¡Ya está aquí mayo! Y con él nuestro recuento de plásticos del mes de abril. Pocos plásticos en número pero grandes en espacio, sobre todo los de Patri, que sigue enredada con el dentista. Tras cuatro meses nuestros frascos empiezan a llenarse, pero todavía queda espacio para algunas cosillas más. Esperemos que nos den para los próximos ocho meses, aunque a veces tenemos dudas.

Abril 2016. Viviendo sin plásticoRecuento de plásticos

Patri

  • 1 envoltorio de un palillo. Al igual que el mes pasado, venían palillos abiertos y pinchados en la tapa. Misma circunstancia, mismo bar, misma tapa, igual de rica ;)
  • 3 plásticos de chapas. De unos cubatillas que me he tomado.
  • 1 pitorro de una botella de aceite. Nada nuevo bajo el sol.
  • 1 envoltorio de un recambio del cepillo de dientes. Uso cepillo de dientes eléctrico y la verdad es que no cambio el cabezal muy a menudo. Me ha dicho el dentista que tengo gingivitis y me ha parecido que quizás ya era hora de cambiarlo.
  • 2 botecitos de colutorio. Regalo del dentista. No supe decir que no. No me gustan mucho ni los médicos ni los dentistas, pero me acababa de decir lo de la gingivitis y empecé a pensar que se me iban a caer los dientes, así que los cogí como si fuesen una pócima mágica que salvaría a mis dientes de cualquier mal.
  • 1 bote de colutorio. Éste me lo compré yo (porque me lo dijo el dentista). El tratamiento era sólo de una semana pero aún así ya estoy investigando alternativas de colutorios que sean buenos para las encías. Es un bote grande y de plástico duro. Fer quería que lo metiese en el tarro ahí a lo loco pero de eso nada. Dentro del frasquito de colutorio he metido todos los plásticos pequeñitos que he tenido durante estos meses y aún le queda espacio para más. Sólo es cuestión de organización, nuestros tarros parecen pequeños pero dan mucho de sí.

Fer

  • 7 pegatinas de fruta. Nada nuevo. Resignado a vivir con ellas.
  • 1 dispensador de una botella de aceite. Lo mismo.
  • 4 plásticos de chapas de bebidas. Éste mes ha habido más celebraciones de lo habitual.
  • 1 precinto de una botella de vino. A veces parecen que son de aluminio pero en este caso era de plástico.
  • 1 envoltorio de un palillo. Sí, fuimos juntos al mismo bar.
  • 1 ventana de un sobre. Una publicidad no deseada sobre un artículo que pedí el año pasado por internet. Al realizar la compra siempre me fijo muy bien para indicar que no quiero que me envíen ofertas, ni publicidad, ni información, ni nada que no sea lo que he solicitado, pero algo se me escaparía (estás páginas a veces son de lo más astutas). Por lo menos al ser un pedido online podrían haber enviado la publicidad por correo electrónico y no correo ordinario :(
    Evitar que te envíen publicidad por correo es un tema muy común entre la gente zero waste. Parece algo muy simple, pero en realidad es difícil evitar que te llenen el buzón con cosas inútiles. Podríamos poner un cartelito diciendo que muchas gracias no queremos publicidad en nuestros buzones, pero nos da en la nariz que no nos van a hacer ni caso.

En resumidas cuentas, este mes Patri tiene 9 nuevos plásticos en su tarro y Fer 15. En total 24. Desde principios de año Patri suma 46 y Fer 51. Así que ahora tenemos el dilema de quién va ganando, Fer tiene más plásticos en número pero a Patri se le está llenando el tarro a la velocidad de la luz, así que si Patri se quedase sin espacio antes de que acabase el año aunque tuviese menos plásticos en número, ¿seguiría ganando?

En cuanto a la recolecta de plásticos, este mes no hemos tenido problema. Y ya podemos decir sin miedo a equivocarnos que nos hemos enganchado a recoger plásticos. Hemos estado en embalses de Madrid y nos sentimos como arqueólogos rebuscando entre los restos de una civilización. Son embalses que además de estar en lugares protegidos, están también protegidos porque suministran agua potable, pero aún así es increíble la cantidad de plásticos que nos encontramos en sus orillas. Y la gran variedad, te puedes encontrar de todo. «¿Cómo habrá llegado todo esto hasta aquí?» es una de las preguntas que nos vienen a la cabeza con más frecuencia. Hemos empezado a guardar algunos de estos plásticos (esperamos que no sea el primer síntoma del síndrome de Diógenes) con la intención de hacer algo artístico con ellos. Pensar en todo lo que podríamos hacer con lo que recogemos ha hecho que nuestras recolectas sean mucho más divertidas, empezamos a ver el plástico como algo con potencial en lugar de verlo como algo para tirar en el contenedor de reciclaje.

Abril 2016. Viviendo sin plástico

El caso es que hemos recogido un total de 1048 plásticos (no todos salen en estas fotos). Así que de momento tenemos las cuentas saneadas ;)

Abril 2016. Viviendo sin plástico

Si te ha gustado, ¡compártelo para que llegue a más gente!

También te puede interesar

4 comentarios

Medarí 2 mayo, 2016 - 19:08

Hola! Puedes sustituir el colutorio por aceite de coco! Soy dentista y mi consejo es que utilices hilo dental (un hilo de algodón te funcionaría igual, solo busca uno con el grosor similar al hilo dental). Dile a tu dentista que te instruya sobre técnicas de uso de hilo dental adecuadas. Creeme el hilo es el eslabón más importante en el tratamiento de la gingivitis.

Contestar
Vivir sin plástico 3 mayo, 2016 - 19:52

Hola Medarí,

¡Qué bien tener un dentista por aquí! Empecé a hacer enjuagues con aceite de coco por las mañanas (¡durante 20 minutos!) y no note mucha mejora. Luego leí que si lo haces más de 4 minutos se reabsorben las bacterias (o algo así) pero volveré a probar como si fuese colutorio normal y ya está. También he leído que el áloe vera funciona bien ¿crees que funcionara?

En cuanto al hilo dental, toda la razón, yo lo llevaba hasta la encía pero no lo pasaba por debajo. He estado haciéndolo bien dos semanas y ya no me sangran nada. Es muy buena idea lo del hilo de algodón, estoy usando uno que tenía de «mi vida anterior» y ya me estaba planteando qué hacer cuando se me acabase, así que muchas gracias por la solución ;)

¡Un abrazo!

Contestar
Medarí 11 mayo, 2016 - 2:26

Hola! Efectivamente , los enjuagatorios con aceite de coco no deben pasar de dos minutos, la clave es enjuagarte después con agua, que en este caso puede ser té de manzanilla.
El áloe no lo he probado, voy a leer al respecto y lo pondré a prueba.

Contestar
Vivir sin plástico 16 mayo, 2016 - 18:03

Hola Medarí,

Gracias por los consejos, es bueno saber lo del aceite de coco ;) Ya nos contarás qué tal funciona el aloe ;)

Contestar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.