Inicio » Información » Plásticos hasta en la sopa

Plásticos hasta en la sopa

por Vivir sin plástico
microplásticos

Nosotros nos consideramos “investigadores aficionados de campo y playa” (que nos perdonen los auténticos). Cada vez que vamos al mar o a espacios naturales con agua, como ríos, pantanos o embalses acabamos buscando y recogiendo plásticos.

No hay como recoger plásticos en la playa para tener un concepto muy claro: El plástico no se biodegrada, sólo se descompone en partículas más pequeñas sin cambiar su composición química. A veces vas a recoger cualquier objeto de plástico y se rompe en trozos más pequeños en cuanto lo tocas y, si tratas de recoger esos trozos, se siguen descomponiendo hasta que llegan a ser tan diminutos que muchas veces se confunden con la arena.

Microplásticos

Bastoncillo de los oídos que se ha fragmentado al ir a recogerlo

Por eso no nos sorprendimos cuando hace unas semanas en el informe «Invisibles, el plástico dentro de nosotros» alertaba sobre la presencia de microplásticos en el agua potable. En este estudio encontraron microplásticos en el 83% de las 159 aguas analizadas en catorce países diferentes de los cinco continentes. 

Es algo que suponíamos porque cada vez que paseamos por embalses y ríos de los que se extrae el agua potable para nuestra ciudad los encontramos plagados de plásticos. Fíjate la cantidad de bastoncillos y otros plásticos que recogimos en apenas un metro cuadrado de tierra en la orilla de uno de estos embalses.

Muchos de los plásticos abandonados en el medio ambiente con el paso del tiempo y por la acción de la luz solar se irán rompiendo en partículas más pequeñas pudiendo llegar hasta una escala nanométrica: una milésima de una milésima de milímetro. Es imposible que los procesos de depuración de las aguas eliminen partículas tan diminutas. Ni los filtros de nuestro cuerpo tampoco: «Los estudios demuestran que las partículas de ese tamaño pueden migrar a través de la pared intestinal y llegar a los ganglios linfáticos y a otros órganos corporales.»

No pienses que la solución es comprar agua embotellada. Se han encontrado también en las principales marcas de agua embotellada de Estados Unidos. Además, hay que tener en cuenta lo que también indican en el informe: «Suponemos que la botella de agua que contiene un agua de manantial pura y que el plato de plástico seguro para microondas en el que preparamos nuestras comidas o el vaso de espuma de poliestireno que contiene una bebida caliente están allí protegiendo nuestra comida y bebida, pero en lugar de actuar como una barrera completamente inerte, estos plásticos se están descomponiendo y emanando químicos, incluidos plastificantes que provocan alteraciones endocrinas, tales como los bisfenoles A (BPA) o los ftalatos, los retardantes de llama e incluso metales pesados tóxicos que son absorbidos en nuestra dieta y organismo.»

Pero por si el agua fuera poco, hay científicos que están empezando a alertar que también se pueden encontrar microplásticos en el aire. Se cree que pueden provenir principalmente de las microfibras de la ropa y alfombras que, con el rozamiento, se desprendan a la atmósfera. «Un estudio en el año 2015 en París estimó que entre 3 y 10 toneladas de fibras transportadas por el aire llegan a la superficie de esa ciudad al año». Las pinturas plásticas y hasta los neumáticos de los coches que, con el rozamiento en las carreteras sueltan partículas diminutas, pueden ser también fuentes de estas microparticulas. «Los automóviles y los camiones emiten más de 20 gramos de polvo de neumático por cada 100 kilómetros que se los conduce. Poco a poco esa cantidad de polvo va aumentando.»

Otro estudio reciente ha encontrado plástico en la sal marina. De 17 muestras que analizaron de 8 países diferentes, encontraron plástico en 16. Esto no es de extrañar viendo la situación de los océanos.

En nuestra última visita a la playa recogimos microplásticos y nos quedamos sorprendidos por la cantidad de trozos de poliespan que encontramos. Es muy problemático porque se rompe con mucha facilidad y al ser muy ligero el viento lo acaba arrastrando al mar. Una vez allí, al ser un material muy poroso es como una esponja, capaz de absorber muchos de los tóxicos que por desgracia llegan al mar. Y muchas aves y peces lo confunden con comida.

Porex

Hace ya unos años, otro estudio encontró plásticos en la cerveza. De las 24 marcas de cervezas alemanas analizadas encontraron plásticos en todas (incluidas las 10 marcas más populares). También se han encontrado en la miel. Si hay algo claro es que estamos inundados en plástico y que esto cada vez va a más. Hemos producido más plástico en los últimos 10 años que en la totalidad del siglo pasado.

Tenemos que tener en cuenta que: «Hay ciertos elementos comunes que nos conectan entre sí: el aire, el agua, el suelo… y lo que hemos encontrado universalmente, una y otra vez, es que si se contamina cualquiera de esos elementos comunes, se contaminan todos.» 

Cada día aparecen más estudios que alertan sobre los peligros del plástico. No entendemos por qué no se toman medidas más efectivas, pero tampoco entendemos cómo casi nadie está dispuesto a hacer algo. Nos entristece leer en las noticias  que el plan para reducir las bolsas en Europa es muy ambicioso, o cómo la Junta de Andalucía el año que viene reduce a la mitad el impuesto a las bolsas de plástico.

Nos parece muy acertado que el informe de Orb utilicen el adjetivo «invisible» para referirse al plástico. Está tan omnipresentes en nuestra vida que es como si no lo viéramos, y al mismo tiempo estamos rodeados de plásticos de un tamaño tan diminuto que son imperceptibles para el ojo humano. Por no querer verlos, han llegado hasta a nuestra sopa y ahora, aunque queramos, no los vamos a poder ver.

¡Si te ha gustado, compártelo!

También te puede interesar

6 comentarios

Joana Troyano 19 octubre, 2017 - 15:57

Hola excelente artículo!

Me gustaría saber como hacen con la basura que se genera en la cocina o en el baño, por ejemplo en mi país lo que se hace es poner una bolsa plastica en el basurero del baño y en el de la cocina y ahi va todo, aunque trate de no comprar cosas como envases de plástico etc, igual estoy utilizando bolsas de plástico, con los residuos de la cocina entiendo que se puede hacer compost y demás, pero como hacen con la basura del baño (papel higienico, etc)?
Gracias!!!

Contestar
Vivir sin plástico 24 octubre, 2017 - 21:34

Hola Joana,

Con la basura de la cocina hacemos compost y en el baño no generamos basura. Utilizamos bidé, por lo que no usamos papel higiénico (de todos modos cuando usábamos lo tirábamos al váter), ni bastoncillos de los oídos y yo (Patri) utilizo la copa menstrual en vez de compresas o tampones… No se me ocurre qué más basura se puede generar en el baño.

¡Un abrazo!

Contestar
Nisamar 23 octubre, 2017 - 15:49

Es terrible. He empezado hace poco a tomar conciencia del tema del plástico, y a empezar a cambiar de hábitos para tratar de reducir resíduos y llevar una vida más sostenible, y lo cierto es que me ha parecido increíble la cantidad de plástico que está en nuestra vida cotidiana y del que ni siquiera me había percatado.

Saber ahora que incluso nos lo estamos comiendo, que es algo que tampoco me había planteado (aunque si uno lo piensa es lógico), pues me deja con la sensación de que está todo perdido, de que nos vamos a la mierda. Sin embargo, no voy a dejar por eso de intentar cambiar mis hábitos, de intentar mejorar mi forma de estar en el mundo.

Gracias por toda la información que compartís en este blog. Gracias por vuestra labor, creo que realmente es muy importante.

Contestar
Vivir sin plástico 24 octubre, 2017 - 21:32

Hola Nisamar,

Es cierto que la situación es complicada pero si no hiciéramos nada sería como quedarnos todos de brazos cruzados mientras vemos cómo arde un bosque pensando que es una pena que nadie haga nada. Es verdad que puede que no cambiemos el mundo pero por lo menos vamos a intentar no empeorarlo.

Un abrazo y gracias por tus palabras.

Contestar
Gema 3 junio, 2019 - 15:22

¡Hola!
Una pregunta, si a nivel personal decido recoger plásticos y microplásticos de la playa cuando vaya, ¿Qué hago con ellos? Pienso que si los tiro a la basura normal, aunque sea al contenedor adecuado para cada material van a acabar en el mismo sitio. ¿Vosotros qué hacéis con ellos?
Gracias!

Contestar
Vivir sin plástico 11 junio, 2019 - 13:23

Hola Gema,

Qué bien que estés recogiendo microplásticos. Nosotros solemos guardarlos para hacer figuras (los que nos gustan). Los que no, los tiramos a la basura normal porque los plásticos tan pequeños no se reciclan. Nuestra prioridad es retirarlos de la playa. Si los echas al contenedor de restos acabarán en un vertedero, lo que no es ideal, pero nos parece menos malo a que estén en el mar o la arena donde se los puede comer cualquier animal.

Contestar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.