Inicio » Alternativas » Vacaciones sin plástico (en la montaña)

Vacaciones sin plástico (en la montaña)

por Vivir sin plástico
Vacaciones sin plástico en la montaña

Las vacaciones se respiran en el ambiente, hace calor y todxs estamos deseando escaparnos a algún sitio de playa o montaña para desconectar.

El año pasado ya os contamos cómo lo hacíamos en vacaciones para no usar plásticos de un sólo uso cuando íbamos a la playa, donde no hay opciones a granel. Algunas personas nos comentasteis que teniendo una casa donde poder cocinar era sencillo y que el problema venía cuando te quedabas en un hotel y tenías que preparar comida para el día. Está claro que depende de las circunstancias de cada persona y al sitio donde vayas. Este año, que por temas del covid no hemos podido ir a la playa de vacaciones y las hemos pasado en un hotel de la sierra, hemos querido repetir vídeo porque son vacaciones en unas circunstancias diferentes. Está claro que con un poco de planificación, todo se simplifica.

Como somos nuevos en youtube (se mide por vídeos subidos, no por tiempo ;) hay cosas que se nos ha olvidado comentar, así que te dejamos un pequeño resumen con cositas que se nos han escapado:

Trucos para ir de vacaciones y no usar plásticos desechables

· Sal de casa preparadx. Lleva bolsas, táperes, botella rellenable, cubiertos y una navaja o cuchillo si vas a hacer picnic. Unas servilletas de tela son bastante útiles para envolver los bocadillos.

· Investiga si en tu destino hay tiendas a granel. Por aquí no lo hemos comentado, pero por fin está disponible nuestro directorio de tiendas donde comprar sin envases así que seguro que te resulta útil a la hora de descubrir sitios nuevos.

Si tienes la suerte que donde vas, hay tiendas a granel, puedes llamar para preguntar si tienen productos que creas que vas a necesitar. Recuerda tus bolsitas para comprar a granel y así evitar las bolsas de papel. En el caso de que no tengas ninguna cerca, lleva frutos secos de casa. Los frutos secos de vacaciones son nuestros grandes aliados, pesan poco, sacian mucho y alimentan y, además, están buenísimos. No concebimos unas vacaciones/picnic sin ellos.

· No te olvides de la cosmética sólida. Si se te olvida, la has liado. Bueno, no tanto, pero que no se te olvide. Si vas a algún sitio pequeño es probable que no encuentres alternativas al plástico y tengas que recurrir a comprar algún bote en el supermercado. Dentro de los productos de aseo, nos parecen imprescindibles:

  • La copa menstrual. Aunque no te toque, que la conocemos.
  • Una pastilla de jabón. Suena obvio pero no lo es tanto. Nosotros muchas veces cuando viajábamos nos llavábamos sólo una pastilla de champú para simplificar y la usábamos también para el cuerpo pero, claro, lavarnos las manos con champú nos dolía en el alma porque es mucho más caro que el jabón corriente y moliente. Además, la pastilla de jabón también la puedes usar para lavar alguna prenda que se te haya manchado (como las servilletas).
  • Pasta de dientes. La verdad es que cuando hacíamos la pasta de dientes casera era más engorro, principalmente porque la pasta de dientes de arcilla necesita estar en la nevera para que no se ponga mala. En estos casos sería mejor la de aceite de coco y bicarbonato, pero ésta ya no la hacemos. Para nosotros, las ideales para viajar son las comerciales en formato sólido (en breve haremos otra entrada hablando de los distintos tipos de pastas de dientes) pero puede que en tu destino no las encuentres, por eso es mejor que te la lleves de casa y vayas sobre seguro.

· Adelántate a las circunstancias. Esto es un básico tanto en casa como cuando vamos de viaje pero en sitios que no conocemos mucho más porque en nuestra ciudad tendemos a bajar la guardia porque casi siempre vamos a los mismos sitios. Cuando vas a un lugar en el que no conoces las costumbres tienes que ir más alerta para que no te la cuelen.

· Que no te de corte preguntar y rechazar. Muchas veces nos conformamos con lo que nos ponen por delante y creemos que no hay alternativa, pero todo es cuestión de preguntar: ¿me puedes poner agua de grifo? ¿te importa usar mis propias bolsas? … Si te contestan que no, pregunta de nuevo ¿conoces algún sitio donde sean más amables? Jajaja, es broma, nunca lo hemos usado pero a veces nos han entrado ganas. Pero no te conformes con el primer «no».

· Hay veces que simplemente tenemos suerte. El hotel lo reservamos por booking y no miramos mucho más allá del precio y la puntuación pero tuvimos suerte porque los dueños eran bastante agradables y amigos del residuo cero. Se llama OYO Posada Peña Pintada, por si os apetece pasar unos días en Cercedilla y estar en la «tribu».

Nos pasó lo mismo con la tienda donde compramos todas nuestras viandas (aca pistachos) es La despensa de Cercedilla, donde además de comidita rica tenían productos de aseo ¡y pasta de dientes! ;)

De todas formas, es normal que estando de vacaciones caiga algún que otro desechable, no pasa nada. Las vacaciones hay que disfrutarlas pero sin olvidarnos de que con unos sencillos gestos podemos reducir considerablemente nuestro impacto.

¡Feliz verano!

Si te ha gustado, ¡compártelo para que llegue a más gente!

También te puede interesar

2 comentarios

Maria Rubiano 27 septiembre, 2020 - 1:25

Muy buena anécdota, por mi parte trato de usar cosas que puedo reutilizar como por ejemplo llevo un termo a una cafeteria express y pido que llenen el café en mi termo.

Contestar
Vivir sin plástico 28 septiembre, 2020 - 12:20

Hola María,

Muchas gracias por tu comentario. Es una forma genial de evitar los vasos desechables. ¡Un abrazo!

Contestar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.