Inicio » Experiencias » No estamos solos » Entrevistamos a Rebecca Prince-Ruiz, de Plastic Free July

Entrevistamos a Rebecca Prince-Ruiz, de Plastic Free July

por Vivir sin plástico
Entrevistamos a Rebecca Prince-Ruiz, de Plastic Free July

Se acerca el mes de Julio y estamos muy contentos porque con él llega una iniciativa que nos encanta, Plastic Free July (Julio sin plástico). ¿Qué te parece la idea de intentar pasar el mes de julio sin comprar nada de plástico de usar y tirar? ¿Te atrae? ¿Te parece difícil? No te preocupes, hay opciones para todos los “niveles”. Y si un mes te parece muy largo también te puedes apuntar por menos tiempo. Pero bueno, antes de nada, ¿qué es eso de Plastic Free July? Pues no te lo vamos a contar nosotros, sino su fundadora Rebecca Prince-Ruiz.

R.Prince-Ruiz - Churchill Fellow(1)

Rebecca rellenando su botella reutilizable en Bristol

¿Nos puedes hablar un poco sobre ti y sobre cómo nació Plastic Free July?

Trabajo en educación medioambiental sobre la reducción de residuos en el maravilloso programa de Earth Carer, en el Western Metropolitan Regional Council de Perth, en el oeste de Australia. Dos veces al año llevamos a cabo un curso gratuito en el que ofrecemos a gente visitar las instalaciones locales de tratamiento de residuos. En el año 2011 visité por primera vez una planta de reciclaje donde se estaba gestionando el reciclaje de una semana entera de un barrio, y me quedé abrumada. Siempre había tenido el sentimiento de que era una buena ciudadana preocupada por el medio ambiente cuando reciclaba, pero el ver tal volumen de material y la complejidad e intensidad del proceso de transporte, de clasificación y del transporte de nuevo a las fábricas donde son reciclados (a menudo en otros estados o en el extranjero) me hizo preguntarme de pronto sobre todo lo que tenía en mi cubo de reciclaje y sobre cómo había llegado hasta ahí.

Después de esta primera visita decidí intentar evitar comprar ningún plástico de un sólo uso durante el mes siguiente ¡y dio la casualidad de que era julio! Con la ayuda de mis compañeros de trabajo y con las redes sociales de Earth Carer se unieron al reto unas 40 personas, que más tarde llamamos Plastic Free July. La verdad es que no pensé que me iba a resultar difícil porque nunca usaba bolsas de plástico, ni compraba botellas de agua pero, una vez que empiezas a mirar a tu alrededor, te das cuenta de que el plástico está en todas las partes.

Vivo al lado del mar y me encanta ir a la playa, nadar y hacer piragüismo. En el 2011 empecé también a explorar el problema de la contaminación plástica en los océanos, y esto ha hecho que difunda con más ganas el mensaje sobre la importancia de reducir el uso del plástico. He hecho sondeos de plásticos en diferentes playas y en el océano alrededor de Australia y en el 2014 navegué atravesando el giro del Atlántico Norte desde Cornwall (Reino Unido) a las Azores.

El primer año se apuntaron a la iniciativa 40 personas de Perth, el año pasado fueron 36.000 de 85 países diferentes ¡Es increíble! ¿Cómo has conseguido difundir el mensaje tan rápido y tan lejos?

La gente se ha ido apuntado sola, así como sus familias, colegios, comunidades y negocios. Ha crecido porque la gente está cada vez más preocupada por la contaminación plástica y esto les ofrece algo tangible que hacer al respecto. Nosotros no sabíamos cómo evitar por completo el plástico, ha sido un trabajo comunitario donde todo el mundo comparte sus ideas e intentos, inspirando a otros y así creando un efecto dominó.

¿Por qué la gente debería apuntarse a esta iniciativa?

Simplemente porque cada pieza de plástico que hay en el océano ha estado antes en las manos de alguien y en esas mismas manos está la solución. Dependiendo de dónde vivas y de tus circunstancias puede resultar más fácil o más difícil, pero yo creo que todos podemos hacer algo. Uno de los objetivos es que la gente se de cuenta de la cantidad de plástico que hay en nuestras vidas y este reto sin duda lo consigue.

¿Qué consejo darías a quienes van a participar este año en Plastic Free July?

Empezar con unas cuantas cosas fáciles ¡y no abandonar! Es un reto, no una competición. Una vez que abras los ojos, te darás cuenta de que está en todos lados. Regístrate en Plastic Free July para tener ayuda y no te sientas tan solo. Mira las cosas que utilizas y escoge algunas de las que usas más habitualmente para empezar a evitarlas. Si acabas usando alguna de ellas no dejes de intentarlo. Céntrate en lo que puedes evitar, no en lo que no puedes. Pero, sobre todo, diviértete, es un aprendizaje y hay muchísimas cosas buenas en la vida que no vienen envasadas en plástico.

Kamilo Beach - taken by Kat Crabill 5(1)

En Hawái, en la playa de Kamilo, analizando los desechos plásticos

Recuerda llevar bolsas, botellas de agua y tazas para el café reutilizables, rechaza el plástico innecesario, como las pajitas, y compra a granel. Puede ser una gran forma de reducir envases innecesarios y además es mejor para tu salud. Compra en mercados y descubre las tiendas locales que no ponen ningún problema en rellenar tus envases reutilizables. Hazles saber a los dueños de las tiendas porqué compras un producto en particular (o porqué lo boicoteas) y difunde el mensaje votando con tu dinero.

Puede ser más difícil cuando tienes niños. ¿Cómo consigues que tus hijos se involucren en el estilo de vida sin plástico? ¿Tienes algún consejo para los padres?

Es más difícil pero al mismo tiempo es más importante. Los plásticos que usamos hoy seguirán en el medio ambiente cuando ellos hayan crecido cuando y lo hagan generaciones futuras. Tener hijos me ha hecho más decidida a cambiar. Llevo intentando hacer esto durante seis años, así que principalmente es como vivimos. Creo que la mejor manera es ser un modelo para ellos… Ellos ven normal llevar tus propias bolsas cuando vas a la compra y comprar carne o pescado en tu propio contenedor. A diferencia de Europa, en Australia mucha gente compra café en vasos desechables. Nosotros nos sentamos en una cafetería, disfrutamos de un café y una charla y yo hablo de las ventajas de no correr y tomarte tu tiempo para disfrutarlo en una taza real. Luego, en la playa, puede que recojamos la tapa de algún vaso de café desechable y otra basura y entonces  participan y ven la conexión. Es más difícil con adolescentes y cuando empiezan a comprar cosas ellos mismos. Aunque a veces compran cosas en plástico son conscientes y hacen un esfuerzo. A veces hago concesiones con algo que a ellos les gusta especialmente. Tienes que elegir tus batallas con sabiduría si no quieres que abandonen.

En España, muchos ayuntamientos y compañías piensan que reciclar es la solución. Siempre sale en las noticias. ¿Cuál es tu punto de vista sobre el reciclaje?

Que un envase de plástico tenga el símbolo del reciclaje no significa que vaya a ser reciclado. El número identifica simplemente el tipo de plástico del que está hecho. Los porcentajes de reciclaje dependen de dónde se ha desechado el producto, las instalaciones de tratamiento de residuos de la zona y otros factores. El índice de reciclaje a nivel mundial es de una media del 14%. Incluso si fuera más alto, el reciclaje nunca es la solución, porque a veces, es más barato usar plásticos vírgenes que plásticos reciclados. El reciclaje es importante pero reconsiderar, rediseñar, rechazar, reducir y reusar siempre será más importante. El problema con los plásticos es que si se las arreglan para entrar en el medio ambiente como basura, permanecerán y se romperán en trozos más pequeños que pueden comer animales salvajes.

Si el genio de Aladino te concediese tres deseos sobre el plástico, ¿cuáles pedirías y por qué?

1.- Que considerásemos el plástico como algo valioso y lo usáramos sabiamente para cosas que usásemos durante mucho tiempo. De esa forma, sería más improbable que acabase en el medio ambiente y en nuestros océanos.

2.- Que la responsabilidad de probar la seguridad de los plásticos usados en envases de comida y productos de cuidado personal fuese de los fabricantes. Hay muy pocos estudios sobre los impactos de los plásticos y sus aditivos químicos en la salud humana y ahora el público o el gobierno son los que deben de probar que algo es peligroso para que se tomen medidas al respecto.

3.- Mi último deseo sería que los fabricantes tuvieran la responsabilidad de los productos de plástico durante toda la vida del mismo. Esto conduciría a la economía circular.

¿Qué planes de futuro tienes para Plastic Free July? ¿Qué te gustaría conseguir de aquí a unos años?

El objetivo de Plastic Free ha sido siempre difundir el mensaje a una comunidad mayor. La contaminación plástica es un problema que tiene soluciones, pero tendremos que trabajar todos juntos para cambiar el sistema y reducir el problema desde su inicio. El cambio de comportamiento es importante pero necesitamos que los gobiernos se posicionen e introduzcan leyes dirigidas a objetos comunes, como prohibir de las bolsas, las micropartículas y hacer que los fabricantes tengan cada vez más responsabilidad sobre sus envases. Me gustaría ver Plastic Free July ayudando a que se produzca ese cambio.

¿Hay algo más que quieras añadir sobre cómo todos podemos hacer algo?

Cambiar nuestra forma de consumo es importante, pero también ayuda llevar tus inquietudes al siguiente nivel. Escribe a fabricantes para hablarles sobre por qué te preocupan sus envases. Boicotea productos de higiene personal, como limpiadores faciales o pasta de dientes que contengan micropartículas (busca en los ingredientes polietileno o polipropileno) Cuando la gente cambia sus hábitos puede influenciar a otros y ayudar a comenzar una conversación sobre el cambio.

 

¿A que te entran ganas de unirte a Julio sin plástico? ¡A nosotros nos encantaría que te unieses! Te puedes registrar aquí. Y tienes muchas opciones, dependiendo de cuanto te quieras involucrar. Puede ser por un día, una semana o el mes entero. También puedes elegir hacerlo con todos los productos de plástico de un sólo uso o simplemente por los “top 4”: bolsas, botellas, vasos de café para llevar y pajitas (cañitas, pitillos, bombillas…). Desde Plastic Free July te sugieren que metas en una bolsa todos los productos de plástico que no puedas evitar y que lo compartas con ellos al final del reto. E insisten que es un reto, no una competición, así que no te preocupes por no ser perfecto. Lo único importante es dar el primer paso. 

Nuestra amiga Mariana, de Cualquier cosita es cariño, participó el año pasado y como es habitual en su blog pueden encontrar muy buenos consejos y muchos motivos para apuntarte. Y aquí tienes sus conclusiones de su Julio sin plástico.

Además, te aseguramos que va a ser de lo más divertido, salir de la rutina siempre viene genial. Nosotros ya nos hemos unido. Y si tienes alguna duda, no dudes en preguntarnos lo que quieras, aquí, en los comentarios, facebook, email o cualquier otra red social. Si no podemos resolvértela nosotros, seguro que alguien que te lea está en una situación similar y puede ayudarte. También puedes compartir tus dudas, fotos o avances en redes sociales con usando #JulioSinPlástico para animarnos y ver que no estamos solos.

Entonces… ¿Estás listo/a?… July is coming.

 

 

 

Si te ha gustado, ¡compártelo para que llegue a más gente!

También te puede interesar

5 comentarios

Mariana 1 julio, 2016 - 15:37

¡Qué buena entrevista! Me encantó saber más sobre la «cabeza» detrás de la campaña, y leer todas las cosas que nos cuenta Rebecca.
¡Muchas gracias por compartirlo! ♡

Contestar
Vivir sin plástico 4 julio, 2016 - 20:41

¡Hola Mariana!

Nosotros también teníamos muchas ganas de saber un poco más de esta iniciativa y de su fundadora, pero no habíamos encontrado muchas entrevistas suyas en internet. Una de las cosas que más nos gusta de vivir sin plástico es toda la gente tan inspiradora que nos estamos encontrando por el camino, que además siempre están dispuestas a dedicar un tiempo a contestar nuestras preguntas. De verdad que te encuentras con gente fantástica.

Muchas gracias

¡Un abrazo!

Contestar
Plastic Free July | Biología sin basuras 11 julio, 2016 - 19:23

[…] empezó en Australia hace ya unos años (podéis leer una entrevista a su creadora en el blog vivirsinplastico), y año tras año ha ido sumando adeptos a lo largo y ancho de todo el […]

Contestar
Lo perfecto es enemigo de lo bueno. 10 agosto, 2016 - 23:12

[…] gestos personales, como pasar unas vacaciones tan sostenibles como tu día a día, decidir eliminar el plástico de tu vida por el mes de julio o trabajar para que éste desaparezca totalmente de tu […]

Contestar
Irene y Noemí nos cuentan su Julio sin plástico - Vivir sin plástico 15 agosto, 2016 - 19:48

[…] mes pasado conocimos de la mano de Rebecca Prince-Ruiz la fantástica iniciativa de Julio sin plástico. Si el año pasado ya fue todo un éxito que se apuntaran 36.000 personas de 85 países diferentes, […]

Contestar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.