Inicio » Experiencias » Semana 1. Viviendo sin plastico

Semana 1. Viviendo sin plastico

por Vivir sin plástico
Semana 1 viviendo sin plástico

Consumimos mucho plástico. Y esta semana, a medida que pasaban los días, no alegrábamos de  llevar «tan poco» acumulado pero tenemos que ser realistas, hemos renunciado temporalmente a cosas a las que no podemos renunciar de por vida, cosas de las que necesitamos encontrar una alternativa que por ahora no tenemos. De todos modos, vivir sin plástico no es algo que se consiga de un día para otro así que vamos pasito a pasito y sin agobiarnos.

Semana-1_2Recuento de plásticos

  • 3 envases de pasta. Uno era ecológico, por si sirve de algo.
  • 2 paquetes de queso. Nos hemos cortado.
  • 12 palitos de café. La máquina de café del trabajo de Fer sigue odiando el planeta. Hemos decidido no tirarlos, quizás se nos ocurra algo que hacer con ellos.
  • 1 tapa de café para llevar. Fer normalmente no pide café para llevar, pero un compañero le invitó.
  • 2 envases de yogur. Si fuisteis avispados la semana pasada, no, no los venden de dos en dos.
  • 2 paquetes de pañuelos de papel. Nos quedan unos cuantos paquetes en el armario e incontables en bolsos y bolsillos, así que esto, muy a nuestro pesar, volverá a ocurrir.
  • 1 plástico de media sandía. La alternativa es comprar una entera más pequeña y comer más a menudo.
  • 2 bolsas de ensalada. Frente a los 9 de la semana pasada, nos damos una palmadita en la espalda.
  • 2 boquillas de tetrabrick de leche. Hasta ahora no nos habíamos percatado de que casi todos los tetrabricks de leche vienen con su boquilla de plástico incorporada.
  • 1 tapón de desodorante. Bueno, esto es mío (Patri): suelo comprar desodorante cuando el anterior está a punto de acabarse para que no me pille desprevenida, pero cuando tengo el nuevo en casa, lo uso y dejo el culillo del anterior hasta próximo aviso. A lo largo de estas semanas iré acabando todos esos restos antes de introducirme en el fantástico mundo de la piedra de alumbre, (me da la sensación de que me abandonará antes que yo a ella, pero no adelantemos acontecimientos).
  • 1 envase de desodorante (ídem)
  • 1 bolsa de pesar la fruta.
  • 1 trozo de cinta de envalar. Chapuzas varias de andar por casa.
  • 1 envoltorio de un palillo de una tapa que nos pusieron en un bar. (No tuvimos la astucia de pedir un tenedor, a la próxima ya no nos pillan)
  • 1 pegatina de fruta.
Si te ha gustado, ¡compártelo para que llegue a más gente!

También te puede interesar

5 comentarios

Kasia 13 agosto, 2015 - 21:23

Muy inspirador!!! Espero que os vaya muy bien! Y por cierto – la piedra de alumbre es una maravilla, y además se puede compartir :) Mucha suerte con el proyecto y gracias por hacerme sentir que no soy la única :)

Contestar
Vivir sin plástico 16 agosto, 2015 - 20:54

Muchas gracias por tu ánimos, Kasia, acabamos de empezar pero estamos deseando de acabar con el plástico ya.

Justo ayer le comentaba una amiga nuestro proyecto y me dijo que lleva años utilizando la piedra de alumbre y le encanta.

Me dio ánimos porque no es ecologista ni nada y sé que si tuviese el más mínimo inconveniente la habría dejado de utilizar de inmediato.

No somos los únicos y esperemos que cada vez seamos más.

¡Un abrazo!

Contestar
Nieves 1 octubre, 2015 - 13:25

Nosotros también hemos empezado a usar la piedra de alumbre este verano y la verdad que nos ha asombrado porque no esperábamos que funcionara. Lo que tienes que estar es mentalizado de que no va a oler bien. Es decir, no puedes esperar que huela a perfume porque no lo tiene y sí que es verdad que, al final del día, puede oler un poco si estás usando una camiseta usada. No hueles tú. Es el sudor anterior que está impregnado en la camiseta lo que huele. Te lo digo porque yo he metido la nariz en mi axila y ésta no huele a nada :)

Contestar
Vivir sin plástico 1 octubre, 2015 - 21:29

Yo (Fer) ya llevo varias semanas utilizándola ya la verdad es que estoy encantado. Al principio estaba un poco asustado por si fallaba pero… no (y eso que la he puesto bien a prueba). Y tienes toda la razón, no va a oler bien, pero tampoco mal, sencillamente no huele a nada. Y esa es una de la razones por lo que me gusta. No me gustan mucho los perfumes.

Contestar
Vivir sin plástico es posible. Entrevista a Patri y Fer 18 abril, 2016 - 11:17

[…] Comenzaron publicando un post semanal en el que mostraban todos los residuos de plástico generados de lunes a lunes y en noviembre ya todos sus residuos de los últimos 30 días cabía en el puño de un niño así que decidieron pasar recuentos de basura mensuales y, por si fuera poco, en diciembre anunciaron que guardarían todos los residuos plásticos que generaran durante el 2016 en un bote para cada uno. (Sí, todo el año. Lo has leído bien.)  Además se comprometieron recoger 10 objetos de plástico de la playa o de la montaña por cada uno de los que produzcan (venga, aplaude con gusto que se lo merecen). […]

Contestar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.