Inicio » Experiencias » Semana 3. Viviendo sin plástico

Semana 3. Viviendo sin plástico

por Vivir sin plástico
Semana 3 intentando vivir sin plástico

Esta semana estamos contentos porque hemos generado mucha menos basura y la mayoría son restos de la comida que trajo nuestro amigo Leo. Hemos hecho nuestra primera compra íntegra a granel y vemos que, después de todo, esto de vivir sin plástico no es tan difícil como pueda parecer al principio. Así que allá vamos.

Semana 3 intentando vivir sin plásticoRecuento de plásticos

  • 1 envase de desodorante. Bueno, restos de nuestra vida antes de plantearnos vivir sin plástico.
  • 1 botella de agua. Fer la compró la semana 0 en un ataque de deshidratación después de un día de senderismo. Llevaba un envase de litro y medio pero no fue suficiente. La ha estado reutilizando desde entonces en el trabajo. Hoy, por fin, se ha comprado una sustituta de vidrio para el trabajo, aunque no para el senderismo en días de verano (ya veremos como buscamos alternativas, el vidrio es muy pesado para andar por el monte. Y en verano hay veces que necesitas llevar mucho líquido).
  • 1 etiqueta de una planta. No me había dado cuenta de que la maceta que me regalaron mis amigos la semana pasada pasada venía con una etiqueta de plástico con las indicaciones para cuidarla.
  • 1 envase de queso fresco. Fue de la comida que trajo mi amigo la semana pasada.
  • 1 envase de espinacas. (ídem)
  • 1 paquete de pasta. (ídem)
  • 1 envase de maíz. (ídem)
  • 2 tapones de leche. 
  • 2 cordones de plástico de etiquetas de ropa.
  • 2 paquetes de pañuelos de papel.
  • 1 bolsa de pan. No nos entienden. Parece algo sencillo,  «por favor un pan sin cortar, no me hace falta bolsa, gracias». Pues no, te ponen una bolsa y punto.  Incluso insistiendo, «no gracias tenemos nuestra propia bolsa, no nos hace falta otra». Desgraciadamente esto es algo que pasa continuamente, en panaderías, fruterías… Antes de plantearnos vivir sin plástico molestaba, pero era una bolsa más. Pero ahora nos irrita, no queremos hacernos responsables de algo que no queremos, que no pedimos y que no necesitamos. Así que nos estamos planteando cómo solucionarlo. Hemos pensado que a partir de ahora vamos a ser claros, aunque nos cueste (somos muy tímidos), antes de pedir nada vamos a aclalarlo, «no utilizamos plástico, ¿creéis que podríamos comprar algo sin plástico?». Ya os contaremos nuestros progresos con los tenderos.

 

¡Comparte para que llegue a más gente!

También te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.