Inicio » Información » Nueva normativa obliga a cobrar las bolsas de plástico pero #YoUsoMiBolsa

Nueva normativa obliga a cobrar las bolsas de plástico pero #YoUsoMiBolsa

por Vivir sin plástico

Hoy, ¡por fin!, ha entrado el vigor en nuestro país el Real Decreto que obliga a todos los comercios a cobrar por las bolsas de plástico. Te resumimos algunos de los puntos más importantes.

Lo primero que nos sorprende es que no hay precios fijos, sólo precios orientativos (entre 5-15 céntimos), para que los comerciantes los tomen como referencia.

No afectan a todas las bolsas, por lo que es importante diferenciar entre tres tipos:

  • Bolsas muy ligeras (menos de 15 micras de espesor). Son las típicas para comprar por ejemplo la fruta y verdura a granel. Estas van a seguir siendo gratuitas a no ser que se utilicen con fines distintos, en ese caso el precio seria 5 céntimos.
  • Bolsas ligeras (de 15-49 micras). Son las bolsas tipo camiseta que entregan en la mayoría de tiendas y supermercados. Recomiendan un precio de 15 céntimos.
  • Bolsas gruesas (igual o superior a 50 micras). Son bolsas tipo camiseta pero un poco más fuertes. En la actualidad las ofrecen en muchos supermercados a un precio algo mayor. El precio orientativo son también 15 céntimos. Si tienen entre el 50-70 % de plástico reciclado recomiendan 10 céntimos. Y cuando tienen más de un 70% se pueden entregar gratis.

A partir de enero el 2020 se prohibirán las bolsas de plástico fragmentables. Éstas son las oxobiodegradables (que no deberían haber nacido). Son plásticos convencionales fabricados a partir de materias no renovables a los que añaden aditivos para ayudarles a romperse. No se biodegradan (como intentan engañarnos con su nombre), sólo acaban rompiéndose en trozos cada vez más pequeños, sumándose así al mundo de los microplásticos.

También a partir de enero el 2020 las bolsas de plástico de espesor igual o superior a 50 micras contendrán un porcentaje mínimo del 50% de plástico reciclado. Si tienen un contenido de plástico reciclado entre el 50 y el 70% el precio recomendado será 10 céntimos.

En el 2021 se prohibirán las bolsas de plástico ligeras, excepto si son de plástico compostable.

Estos son en resumidas cuentas, los datos más importantes del decreto. Aunque dejan claro que los comerciantes podrán también optar por otros formatos para sustituir a las bolsas de plástico (como podrían ser las de papel) el decreto se centra en incentivar la utilización bolsas más gruesas con mayor cantidad de material reciclado y en la sustitución de las bolsas convencionales por compostables.

Bolsas gruesas de plástico reciclado. Indican que se promueven “con el fin de avanzar hacia una economía circular y fomentar la reincorporación de materiales procedentes de residuos”.

Ellos mismos dicen: “Las tasas actuales de reciclado de bolsas de plástico ligeras son muy bajas y, debido a una serie de dificultades prácticas y económicas, no es probable que alcancen niveles significativos en el futuro próximo.» Por lo que nunca se va a crear una economía circular, como aspiran. Una vez que se desechen no se van a reciclar de nuevo. Las bolsas, sean del tamaño que sean, apenas se reciclan.

También toman esta medida pensando en la reutilización, ya que estas bolsas gruesas se reutilizan con más frecuencia que el resto, pero quizá al proponer un precio más bajo puede conllevar que se empiecen a usar como ahora mismo se utilizan las ligeras.

Bolsas de plástico compostables. En el 2021 todas las bolsas de plástico ligeras y muy ligeras tendrán que ser compostables.  Estos plásticos solo se degradan bajo unas condiciones específicas que se dan en plantas de compostaje industriales pero raramente en la naturaleza, por lo que si acaban sueltas en medios naturales no se van a degradar tan fácilmente. En el entorno marino, sin oxígeno y con muy poca luz, pueden ser igual de dañinas que las convencionales. El sistema digestivo de las ballenas o tortugas no distingue entre estos tipos de bolsas.

Además, al desecharlas no se deben mezclar con las de plástico convencional. Esto va a causar confusión entre los ciudadanos, ya que las convencionales deben de ir al contenedor del reciclaje (aunque apenas se reciclen) y las compostables al contenedor de basura orgánica (se supone que, en el 2021, con la modificación de la ley de residuos, todos los municipios de más de 5.000 habitantes estarán obligados a recoger la fracción orgánica de los residuos de forma separada).

El Ministerio (¡por fin!) tendrá que lanzar campañas de sensibilización sobre las consecuencias negativas para el medio ambiente del consumo excesivo de todo tipo de bolsas de plástico y de los efectos de su abandono (llevamos mucho tiempo deseando ver esto). Dichas campañas contendrán información sobre el contenedor en que deben depositarse las bolsas.

No queremos ser negativos pero si bastante les cuesta a muchas personas reciclar, más les va a costar distinguir entre unas bolsas y otras.  

Además, la gran mayoría de los plásticos compostables se producen a partir de alimentos, como patata o el maíz. ¿Qué cantidad de terreno haría falta para cultivar los productos que se necesitarían para manufacturar todo este plástico? ¿No está ya el mundo lo suficientemente sobreexplotado y deforestado?

Como siempre, no se trata de sustituir un material con otro, se trata de cambiar nuestra forma de consumo.

A nivel sancionador se apoyan en la ley de residuos y suelos contaminados. En ella se habla de sanciones que van desde los 900 euros por las faltas leves hasta los 1.750.000 euros por faltas muy graves. Creemos que deberían de poner sanciones más claras y específicas para este decreto en concreto. Y si es posible hasta más “asustadizas”, para que nadie se las salte (acabo de bajar a comprar una barra de pan y a la persona que iba antes de mi no se la han cobrado).

Lo bueno es que por fin tenemos una normativa (que trabajito nos ha costado). En países como Inglaterra este tipo de medidas han funcionado muy bien bajando el consumo de las bolsas de plástico un 85% después de su implantación. A ver si por aquí conseguimos lo mismo y sobre todo no quedarnos sólo en las bolsas.

Nosotros queremos ir un poquito más allá del decreto y por eso nos hemos unido con más asociaciones para pedirte que uses bolsas reutilizables, sin importar el grosor o el material. Y desde aquí, te animamos que a través de redes sociales compartas fotos de tus compras hechas con bolsas reutilizables con el hashtag #YoUsoMiBolsa para demostrar que hacer la compra con tu propia bolsa es de más sencillo y a contagiar a más personas a que así lo hagan.

Seguro que tienes por casa un montón de bolsas esperando a ser utilizadas y si no, echa un vistazo a este tutorial que Marta de 2ndfunniestthing ha preparado para hacer una bolsa con materiales que tengas por casa y además un mensaje muy claro y sencillo ;)

A nosotros en particular nos gustaría que el mensaje no solo se quedase en las bolsas tipo camiseta, ¿quién ha dicho que no se pueden reutilizar las bolsas ligeras de comprar a granel? Debemos que dejar de verlas como inofensivas, al fin y al cabo son del mismo material y no tiene ningún sentido llenar tu bolsa reutilizable con productos embolsados en bolsas desechables.

Las bolsas tipo camiseta son las protagonistas malas de la película. Si piensas en reducir el uso del plástico lo primero que te suele venir a la cabeza son ellas, pero por muy malas que sean no son los únicos objetos a eliminar o a sustituir por otros materiales. No podemos quedarnos ahí, debemos de ir por delante de las normativas.

¡Si te ha gustado, compártelo!

También te puede interesar

9 comentarios

Eva 16 julio, 2018 - 16:46

Trabajo en una tienda y lo triste es que esta medida sólo está suponiendo el enfado de los clientes, porque a pesar de todo pagan la bolsa con protestas y se la llevan (he de decir que yo llevo unos 8 o 9 meses sin consumir bolsas de plástico y antes consumía lo justo para fruta y verdura hasta que empecé a ir a la frutería de barrio que no me obligaba a llevar plátanos en una bolsa de plástico…). La gente no entiende el problema del plástico… sino que es un «impuesto» que pone el gobierno porque le da la gana… En los 15 días ya he «vendido» unas 300 bolsas de plástico más y yo era la primera ilusionada por esta medida…
Gracias por vuestra labor. Un saludo.

Contestar
Vivir sin plástico 6 agosto, 2018 - 18:58

Hola Eva,

La verdad es que no es la primera vez que lo escuchamos. Pero imaginamos que a la larga, la gente se aburrirá de ir de tienda en tienda echando la bronca por lo mismo, que se acostumbrará a llevar su bolsa o a pagar sin rechistar. Al menos esperamos que así sea.

¡Un abrazo!

Contestar
Alejandro 18 octubre, 2018 - 17:14

Porque no las dan de papel ? Y aún así las pagas porque el establecimiento las incluye en la cuenta de gastos Lo que vamos a pagar dos veces la bolsa y encima con publicidad y de papel que es recicble Para mi otra tomadura de pelo al consumidor ya que no tienes opción a elegir si quieres pagar marca.Yo si quiero comprar un polo tengo opción de comprarlo de marca o no, en cabio si compro un kilo de olivas ,al pasar por caja pagaré la publicidad del establecimiento en la bolsa !! Claro siempre puedo llevarmelas en la mano

Contestar
Vivir sin plástico 25 octubre, 2018 - 18:54

¡Hola Alejandro!

El problema de las bolsas de papel es que contaminan igual o más. Tienes razón en lo de la publicidad en las bolsas pero para no pagar al súper por hacerle publicidad ¡lleva tu propia bolsa! Puede que al principio te olvides de llevarla pero poco a poco te irás acostumbrando hasta que se convierta en rutina. Nosotros muchas veces nos hemos llevado la compra en la mano para no coger una de plástico y te aseguramos que después de hacerlo varias veces, te acuerdas de cogerlas antes de salir de casa.

Contestar
Jordi Valverde 19 marzo, 2019 - 1:18

Les bosses que et donen quan et tallan el pa …com queden amb aquestes normes?
Normalment són bosses de polietilè sense nansa de 30 a 40 micres

Contestar
Vivir sin plástico 7 abril, 2019 - 12:18

¡Hola Jordi!

Se supone que sí. ya que «se prohíbe la entrega gratuita a los consumidores de bolsas de plástico en los puntos de venta de bienes o productos, a excepción de las bolsas de plástico muy ligeras (menos de 15 micras) y de las bolsas de plástico con espesor igual o superior a 50 micras con un porcentaje igual o mayor al 70% de plástico reciclado.»

Se exceptúan de esta medida las bolsas de plástico muy ligeras, es decir, las bolsas de plástico de menos de 15 micras de espesor que son necesarias por razones de higiene, o que se suministran como envase primario para alimentos a granel.

En este caso serían para comprar a granel, pero como tienen un espesor mayor al permitido entendemos que se deberían cobrar. De todas formas hay algunos aspectos que no quedan nada claros en esta normativa.

¡Un saludo!

Contestar
Alberto 19 marzo, 2019 - 14:00

Las de papel contaminan un 70% mas de aire y un 50% mas de agua, todo esto de prohibir es una verdadera estafa y unos intereses ocultos, no sabeis los daños q los ecologistas estais ocasionando a muchas familias, cuando bien q os dan subvenciones de mas de doce millones de euros al año, y empujais a la gente q haga vuestro trabajo, los politicos son los primeros contaminantes

Contestar
José Luis 2 abril, 2019 - 18:37

Yo no compro nunca las frutas (sandías, melones, calabacines, etc.) envueltas en plásticos y debemos comunicarlo a los distribuidores que hay gente que no compra estas mercancías.
Si cada vez somos más los que rechazamos estas frutas, los distribuidores empezarán a cambiar.

Contestar
Vivir sin plástico 6 abril, 2019 - 13:15

Hola José Luis,

Claro, la idea es no comprar productos sobreenvasados y los que nos comentas no tiene ningún sentido que se envasen, ni mucho ni poco. ¿Conoces la campaña #DesnudaLaFruta? Lleva más de un año luchando contra el sobreenvasado de frutas, verduras y hortalizas.

¡Un abrazo!

Contestar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.