Inicio » Información » La Comisión Europea contra la basura marina

La Comisión Europea contra la basura marina

por Vivir sin plástico
La comisión europea contra la basura marina

El 21 de septiembre fue el Día Mundial de la Limpieza de Playas. Tuvimos la suerte de ser invitados por la Comisión Europea a una limpieza en la Playa de Rodas, en las mismas Islas Cíes. Además conocimos uno de los proyectos que han financiado, LitterDrone.

Lo que nos gusta de la Comisión es que reconocen problemas como que “mucho del plástico en Europa acaba en vertederos o incinerado en lugar de reciclado. Incluso cuando los consumidores hacen el esfuerzo gran parte de los envases no pueden ser reciclado o son difíciles de reciclar” o que en Europa  “menos del 30% es recolectado para reciclar” (lo que no significa que dejemos de reciclar). 

En Europa se están tomando muchas medidas con respecto a los plásticos de un solo uso, pero a nosotros a veces nos parece que no se está haciendo con la urgencia necesaria. Su Estrategia sobre los Plásticos obliga a que en 2030 todos los plásticos que se pongan en el mercado puedan reciclarse.  No debe de ser tan fácil cuando tenemos que esperar tanto.

Otros objetivo que tienen son:

  • Para 2029, los Estados miembros tendrán que recuperar el 90% de las botellas de plástico y para 2030, deberán reciclar el 30% de dichas botellas. Como dato, decir que la mayoría de botellas de plástico, están fabricadas en PET, que es uno de los plásticos que se reciclan más fácilmente.
  • Se les pedirá una mayor responsabilidad a los productores de plástico y fabricantes de aparejos de pesca, quienes tendrán que asumir el coste de la recogida de redes perdidas en el mar.
  • Los fabricantes estarán obligados a incluir en el etiquetado advertencias sobre el impacto medioambiental de sus productos como cigarrillos con filtros de plástico, tazas de plástico, toallitas húmedas y compresas higiénicas.

Y en cuanto a los proyectos financiados por la Comisión Europea nos han parecido interesantes estos dos:

  • Life CerSuds. Un sistema de baldosas porosas que retienen el agua de lluvia evitando posibles inundaciones. Además el agua que recogen puede ser utilizada posteriormente para limpiar las calles o regar.
  • PlanetEarth. Sistema atrapamicrofibras para la lavadora.

Ahora sí, te dejamos con un vídeo que grabamos en Vigo y con la entrevista que le hicimos a Francisco Fonseca, jefe de la Representación de la Comisión Europea en España sobre sobre las medidas que están tomando contra los plásticos en la Unión Europea.

¿Nos puedes explicar en qué consiste el programa contra la contaminación por plásticos en los océanos? 

El programa de la contaminación por plásticos es muy amplio, en el cual hay que invertir en técnica, implicar a los políticos, hay una parte económica muy importante… Pero sobre todo es una exigencia social. Hay una realidad que nadie puede negar, ni a nivel político ni a nivel económico y es que si no contenemos la basura que está en los océanos, para el año 2050 habrá más plástico que peces en los océanos. No podemos permitirlo. Es una cuestión de exigencia intergeneracional. 

Hay datos que son muy alarmantes, por ejemplo, en la Unión Europea, se generan todos los años 25 millones de toneladas de basura marítima y de estos 25 millones apenas reciclamos el 30%.

Para solucionar esto, hay que tener un enfoque global. Todos tenemos que luchar a nivel de estados miembros, a nivel Unión Europea en el contexto internacional y proponer medidas concretas. Esta estrategia la hemos encaminado hacia la economía circular porque en el sector de la industria del plástico hay un millón y medio de empleos y tenemos que tener también en cuenta las necesidades económicas.

Dentro de esta estrategia que empezamos en 2015, el objetivo es que tengamos en 2050 un continente medioambientalmente neutro en el cual el 50% de la basura que está en los océanos se recicle y donde además prohibamos la comercialización de plásticos que no sean biodegradables.

¿Cómo hacemos todo esto? Tenemos una pata legislativa, una de investigación científica y otra de acción personal. La parte legislativa se compone de dos directivas: la primera es sobre el reciclaje y la reutilización de plásticos. Por eso, la utilización de bolsas de plásticos en supermercados está restringida, se cobra por ellas y además, a partir del 2021 vamos a exigir unas condiciones específicas en el tipo de plásticos que se utiliza  para que sean biodegradables.

Y la segunda directiva que ha entrado en vigor en junio de 2019, va a prohibir a partir de 2021 la utilización de plásticos de un solo uso: bastoncillos de algodón, compresas, palitos de chupachups, pajitas, vasos de plástico…. Además con unos objetivos de reciclaje muy ambiciosos.

Todas estas prohibiciones no tendrían mucho sentido si no tuviésemos una alternativa de mercado. Con nuestro programa horizonte 2020 tenemos hasta un total de 350 millones de euros dedicados a la financiación de soluciones industriales, económicas, de ingeniería que nos permita tener plásticos reciclables económicamente.

Hoy en esta expedición a las islas Cíes vamos a asistir a un programa de ingeniería financiado por la Unión Europea, el programa LitterDrone, desarrollado por la Universidad de Vigo en el cual con una serie de drones, se localiza dónde están los elementos más peligrosos de basura para que la limpieza de playas sea más eficaz. 

Y al final, esto no sirve de nada, si no hay implicación social. Por eso hoy vamos a limpiar una playa. Hoy han venido a las islas Cíes 40 jóvenes del Cuerpo Europeo de solidaridad, que van a decir con nosotros “Empieza por ti mismo, do it. No dejes que lo hagan solamente las autoridades”.

¿Crees que estamos a tiempo de solucionar esto o crees que hemos llegado a un punto de no retorno? 

Yo creo que estamos a tiempo de solucionarlo, que no podemos perder más el tiempo pero naturalmente sin una voluntad política para ello no es posible.

Aquí hago referencia a llamamiento que hizo del secretario general de Naciones Unidas, Antonio Gutierrez, a los estados: “Vengan a Nueva York con planes concretos. Los planes no consisten en prohibir, los planes consisten en producir de manera diferente. Y no vengan con retórica”. 

Por eso yo creo que si combinamos una acción política decidida, si invertimos en investigación de base (y Europa tiene todas las capacidades para ser la punta de lanza en este ámbito) y tenemos el compromiso de la sociedad de limpiar, reciclar y no tirar basura, estamos a tiempo.

Nosotros creemos que uno de los problemas más graves del plástico son los microplasticos, que no se ven. ¿Cómo aborda la Comisión Europea este tema? 

Es cierto que los microplásticos se están convirtiendo en un enemigo silencioso e invisible y tienen un uso muy extendido en sectores muy importantes como el de la moda y el lujo.

En primer lugar queremos saber exactamente cuáles son los autores del problema y cómo atacarlo, de nuevo investigación, investigación e investigación. 

Con respecto a los microplásticos financiamos una línea de investigacón muy importante para sustituir estos plásticos que se añaden en los cosméticos por materiales biodegradables y vamos a poner límites a los productores, en el reglamento de sustancias químicas para que queden prohibidos. 

Lo primero sería la investigación para ver con qué los sustituimos y en segundo lugar, plazos para prohibirlos.

Y hay proyectos que están empezando ya a dar resultados en el marco de las microfibras, como PlanetCare, una firma eslovena que ha llevado a cabo una investigación financiada por la unión Europea con el que han conseguido un sistema con el que las microfibras se quedan dentro de la lavadora y se pueden extraer, no se van al medioambiente.

Pero hay que ser realistas, esto exige investigación y tener en cuenta el mercado. Pero podremos con ello.

¿Hacia dónde tiende el futuro del plástico en Europa (reciclaje más efectivo, plásticos compostables, reutilización,…? 

Hacia todas ellas, en primer lugar hay una prohibición de los plásticos que no son biodegradables. Esta prohibición con respecto a los plásticos de un solo uso será efectiva a partir del año 2021, como te decía anteriormente. En segundo lugar, hay que tener una línea de investigación que nos permita que se comercialicen en el mercado plásticos biodegradables.

Muchos residuos plásticos acaban en países asiáticos para que sean reciclados. ¿Hay alguna regulación a nivel europeo para que esto no ocurra? Si no la hay, ¿se regulará este tema en el futuro? 

Tienes toda la razón y Europa tiene que ser ejemplar en este sentido. Tenemos tres líneas de acción: en la primera estamos trabajando en Naciones Unidas para establecer estándares internacionales, para que las plantas de residuos de plástico tengan los mismos estándares en el mundo más “próspero” que en otros países. Esto exige uniones internacionales muy amplias y exige financiación. Evidentemente los países más prósperos tendrán que financiar a los países que trabajan con los plásticos.

En segundo lugar queremos extender un sistema de certificación obligando a los países terceros para que, para recibir plásticos, que tengan una certificación de cómo reciclan los plásticos. Insisto, hará falta financiación.

Y en tercer y último lugar tenemos que garantizar que los países terceros responden  la materia de reciclado de plásticos a las exigencias que aparecen en nuestro reglamento de la Unión Europea de residuos.

Solidaridad, financiación y acuerdo global.

¿Cuál es el mensaje que le transmitirías a los ciudadanos de a pie que están preocupados por la situación actual?

El mensaje de a pie es que no podemos esperar a que todas estas grandes negociaciones y grandes discusiones cristalicen. Hay que actuar en el día a día. Una parte fundamental en la lucha contra el plástico consiste en que cuando vamos a comprar una botella de agua nos guardemos el plástico para reciclarlo y si es posible la compremos en cartón. Una gran medida consiste en la sociedad y eso es intergeneracional, hagamos estas actividades, limpiemos playas, avergoncémosnos de lo que hacemos al medioambiente que yo lo que no quiero es que mis hijos y mis nietos me avergüencen por no haber hecho lo que era necesario.

Has preguntado hace un momento “¿Estamos a tiempo?” y sí, estamos a tiempo pero no podemos esperar a que lo resuelvan las grandes políticas y acuerdos internacionales, actuemos hoy.  


Si has llegado hasta aquí, lo primero darte un abrazo virtual enorme. Haríamos una reflexión de todo esto pero se nos quedaría una entrada excesivamente larga. Resumiendo, nos parecen geniales las medidas que se están tomando para la luchar contra la contaminación por plásticos, desde su origen a su recogida, pero nos encantaría que fuesen más ambiciosas y concretas. Quizá seamos demasiado exigentes.

¡Si te ha gustado, compártelo!

También te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.